Bizcocho de chocolate de marihuana

Bizcocho de chocolate de marihuana
5 (100%) 1 voto

Bizcocho de chocolate de marihuanaHacer un bizcocho de chocolate de marihuana es algo increíblemente fácil, con el que sorprenderemos a cualquier amigo y nos echaremos unas buenas risas, ya que sus efectos son muy intensos. Será perfecta para cualquier cena, comida o simplemente para merendar cualquier día, ya que su sabor es espectacular y agradará a todo el mundo.

Ingredientes:

  • 200g de chocolate (para fundir)
  • 250g de mantequilla cannábica
  • 200g de azúcar
  • 5 huevos
  • 1 poco de extracto de vainilla
  • 350g de harina
  • 2 cucharadas grandes de cacao en polvo
  • 1 cucharada pequeña de levadura
  • 1 vaso de leche
  • Un chorro de zumo de limón

Pasos de la receta de Bizcocho de chocolate de marihuana

La preparación de mantequilla cannábica será uno de los procesos más importantes en la elaboración del bizcocho, ya que será el momento en el que introduciremos los cannabinoides en nuestra receta. Es lo primero que debemos hacer, ya que su elaboración incluye 24h de reposo, así que deberemos realizarla el día de antes de preparar nuestra tarta.

Para realizar la mantequilla de marihuana necesitaremos unos 250g de mantequilla y aproximadamente un 20% del peso en hojas, o un 10% si utilizamos cogollos. Lo más recomendable es mezclar hojas y cogollos, ya que con los cogollos sacarás más calidad, pero con las hojas te ahorrarás unos cuantos cogollos.

Lo más recomendable es hervir primero nuestra hierba en agua, ya que así soltará toda la suciedad que pueda tener, además de perder una gran cantidad de clorofila. Los cannabinoides necesitan de células grasas para unirse, por lo que en el agua podemos estar tranquilos que solo soltará lo que no nos interesa. Una vez tengamos la hierba completamente limpia será el momento de comenzar a hervir la mantequilla, ya que cuando se funda deberemos echar nuestra hierba.  Deberemos mantenerlo a un fuego bajo, para que los cannabinoides no se evaporen, y remover a un ritmo muy lento para que se queden bien impregnados a la mantequilla. Deberemos mantenerlo a fuego lento y removerlo unos 30 minutos, que será el tiempo necesario para que suelte toda su sustancia y para que no se evapore ningún cannabinoide. La mantequilla tiene una gran cantidad de células grasas a las que se pegarán los cannabinoides, lo que dejará nuestra hierba totalmente inservible, ya que todo su potencial se encuentra ahora en la mantequilla. Cuando terminemos de removerlo, la mantequilla estará en estado líquido, flotando encima del agua, por lo que deberemos volcar el contenido en un plato hondo y dejarlo reposar a temperatura ambiente. Después de un par de horas, se encontrará en perfectas condiciones para meterlo en la nevera, para que después de 24 horas se encuentre totalmente apta para su uso. Después de un día de reposo en la nevera, nos habrá quedado una capa dura de mantequilla, flotando encima del agua.

Preparar el bizcocho es realmente fácil, y apenas nos llevará tiempo, por lo que lo primero que debemos hacer es precalentar el horno a unos 180ºc aproximadamente.

El siguiente paso será fundir el chocolate, que dejaremos derretir lentamente al Baño María. Mientras el chocolate se funde, deberemos añadir el zumo de limón al vaso de leche y remover, con un par de veces con la cuchará será suficiente. El chocolate ya debería estar fundido, por lo que lo quitaremos y dejaremos reposar a temperatura ambiente. Cogeremos un plato aparte y echaremos la harina, el cacao y la levadura y lo mezclaremos, y ya tenemos listo todo lo que necesitamos para elaborar el bizcocho.

Deberemos batir la mantequilla con el azúcar, aunque deberemos guardar un mínimo de mantequilla para untar la base del molde, y que no se pegue cuando lo horneemos. Una vez se haya quedado una pasta totalmente homogénea, será el momento de añadir 1 huevo, y volveremos a batir hasta que se mezcle completamente con la pasta. Repetiremos el proceso con todos los huevos, repetimos que es importante añadir uno a uno, y no añadir el siguiente hasta que la mezcla sea totalmente homogénea.

Es el momento de añadir el chocolate, que debería estar a temperatura ambiente, pero todavía derretido. También añadiremos el extracto de vainilla, y volveremos a batir nuestra pasta hasta que esté totalmente mezclada. Es el momento de empezar a echar la mezcla de harina, cacao y levadura, pero no se la echaremos de golpe. Echaremos un par de cucharadas y un chorro de nuestra leche con limón. Ahora es momento de batir despacio, para conseguir la mejor textura para nuestro bizcocho. Deberemos alternar la mezcla de la harina con la de la leche, hasta que acabemos volcando ambas en un máximo de 4 veces.

Tiene que quedar una pasta totalmente homogénea, por lo que se recomienda batir bastante rato, y que acabe todo completamente mezclado. Ahora es momento de pintar un poco el molde con la mantequilla que nos sobró antes, para volcar nuestra mezcla a continuación y ya la tendremos lista para meterla en el horno.

Con 50 minutos será suficiente para que nuestro bizcocho cuaje y se forme una espesa masa, que deberemos dejar reposar a temperatura ambiente un par de horas, y ya estará totalmente lista para consumir.

Este bizcocho tiene un sabor espectacular, ya que el amargor del chocolate acaba intensificando el sabor a marihuana, que deja un fuerte trasfondo después de cada mordisco. Su efecto como en todas las recetas explico tarda más en aparecer, ya que tendremos que esperar a hacer la digestión, pero será más intenso que si la hubiéramos fumado.