Trucos sobre cómo regar las plantas de marihuana

Muchos cultivadores tienen serias dudas en cuanto a lo que es regar las plantas de marihuana, porque se ha creado una gran duda existencial gracias a los mitos como «si se seca un cm la tierra hay que regar». ¡Bien, pues esto es falso! Si la planta no alcanza ni 10 cm de altura y está en una maceta de 7 litros, lo más seguro es que se seque la parte superior del sustrato antes de que esa planta acabe de absorber todo el agua que hay en la maceta. Si procedemos a regar de nuevo, seguramente encharcaremos la zona baja, perjudicando seriamente al sistema radicular e impidiendo su capacidad para la correcta absorción de agua.

Con qué cantidad se deben regar las plantas

Las plantas de marihuana hay que regarlas bien pero con moderación y adaptarse al tamaño de la planta, porque no va a consumir el mismo agua una planta que acaba de germinar, que una que tiene un mes de vida. Cuanto más grandes son, más agua necesitan y vice versa. La mejor solución es sopesar la maceta antes de regarlas y después.

Lo primero que debemos hacer antes de regar es comprobar que se ha bebido el agua del riego anterior. Si todavía tiene humedad no es necesario echar más. Cuando tenemos muchas plantas es una faena, pero si no lo hacemos, luego no nos quejemos de que han salido pequeñas, que una no crece, que una no bebe, que una está amarilleando… etc.

Cómo regar las plantas de marihuana en interior | Paso a paso

El primer paso que debes dar es germinar tus Semillas con el sistema del Tupper que explicamos en nuestro blog; es un método que prácticamente garantiza el éxito de germinación, y si se utiliza cualquier otro método no podemos garantizarte los resultados deseados. A partir de le germinación, nostros realizamos un tipo de entrenamiento a la hora de regar para garantizar raíces sanas y fuertes. Debes empezar a seguir los siguientes pasos después de la germinación:

  • Cuando ya les haya salido la raíz, hay que meterlas en una maceta de 7 x 7cm pequeña a unos 5 o 10 mm de profundidad y con la raíz hacia abajo. Lógicamente, hay que rellenarlas previamente con sustrato y regarlas. Después, no hay que volverla a regar hasta que la plántula haya salido de la tierra y solo cuando la maceta ya no pese.
  • Cuando ha acabado de estirarse la planta, hay que pasarla a una maceta de 3 L. Se trasplanta y se riega con medio litro de agua más o menos y según el sustrato. Hay que levantar la maceta todos los días hasta que no pese casi nada; esto querrá decir que ya está seca la maceta de arriba a abajo casi en su totalidad. Justo ahí, hay que empezar con el entrenamiento.
  • Empezaremos regando con un vaso de agua por maceta, si vemos que en 3 días se ha acumulado el agua y no se la bebe, no hay que volver a regar hasta que se la beba y no pese. Después, hay que seguir regando con el vaso de agua, tal y como lo estábamos haciendo.
  • Cuando veamos que un vaso de agua no hace nada, empezaremos con dos vasos. Si vemos que se acumula el agua, hay que dejar de regar hasta que se la beba y no se debe volver a regar aunque las demás plantas sí se lo beban; hay que comprobarlas todas si queremos que todo salga bien. Cuando ya vemos que las plantas un día no han crecido y al otro tampoco, es síntoma de que necesitan un trasplante. A estas alturas deberíamos tener una planta con un buen sistema de raíces capaz de ser transplantada a campo abierto, o a una maceta de doble de tamaño, de 7 L.
  • En el transplante a 7 L, solemos regar con 1 L ya que a estas alturas es más fácil que se nos seque antes. Iremos subiendo las dosis que se beba cada día, comprobando siempre el peso de la maceta. No riegues porque se haya secado arriba; la mayoría de raíces están en la zona del medio de la maceta hacia abajo. Aquí deberíamos pasarlas a floración en interior. Cuando pasemos como una semana o 10 días en esta maceta entrenando a la planta, difícilmente te cargarás las raíces; serán abundantes y fuertes, capaces de beberse toda el agua que haya en la maceta cada día.

Cómo regar plantas de marihuana en exterior

Cuando cultivamos en exterior y notamos que la tierra no se seca, y si incluso viendo que no se seca, seguimos regando con más agua, acabará con todas las hojas para abajo como si faltara agua; realmente es lo que les pasa, que les falta agua. Al encharcarlas acabas estropeando a los pelos absorbentes y la planta no beberá, con lo cual se morirá si no es capaz de recuperarse. Para recuperarla, hay que dejar que se seque la tierra del todo y luego empezar con riegos de poca agua con algo que sane las raíces; Complejo Radicular de Hesi si cultivas con químicos, o Bio-Rhizotonic si cultivas con abonos orgánicos.

Últimos consejos sobre cómo regar

Los mayores cuidados y precauciones de no encharcar, suelen ser al comienzo y al final de la vida de la planta. Si el encharcamiento es temprano, podemos acabar con la vida de la planta. Si el encharcamiento es tardío, podemos hacer que la tierra no se seque y no podamos cortarla, porque corremos el peligro de que en el secado nos coja moho, y si la dejamos ahí con tanta agua en el suelo, también nos arriesgamos al moho. Lo mejor, es tener cuidado al principio y al final del cultivo. La planta te va dando avisos de que ya va estando para cortar, porque cada día se come cierta cantidad de agua, que de repente no bebe, ese es el aviso. Si aun no bebiendo la vuelves a regar, ya sabes lo que hay si llueve sobre mojado.

Riega siempre poco a poco, regula el ph de tu agua de riego, y tus plantas serán sanas y fuertes.

Hasta aquí cómo regar las plantas de marihuana y todos los trucos aplicables; deja un comentario si se te ocurren más trucos o si has utilizado este método y quieres compartir tu experiencia. ¡Buenos humos!

Autor del artículo: Javi Chinesta, del equipo de GrowBarato.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 44 Promedio: 4.2)