El agua de riego como factor clave en cultivos de marihuana

El agua es uno de los elementos más importantes para que exista vida en el planeta tierra tal y como la conocemos hoy en día, por lo tanto, el uso de agua riego de calidad a la hora de cultivar plantas de cannabis, influye directamente en la calidad del producto final. En este sentido, tendemos a utilizar la primera fuente de agua que tenemos a mano, la cual, suele ser siempre la del agua de grifo, a la que además, solemos añadir gran cantidad de abonos específicos para conseguir plantas de gran tamaño, vigor y producción, sin ni siquiera medir los niveles de pH y Ec. Esto se traduce en plantas con mayor propensión a contraer enfermedades y plagas, y a la obtención de cosechas no satisfactorias, después de haber realizado una mínima inversión.

Para conseguir cosechas de calidad y óptimo aprovechamiento de los abonos aplicados, en primer lugar, es de vital importancia el conocimiento del tipo de agua que vamos a utilizar, al igual que sus características. En segundo lugar, se debe trabajar con unos niveles de Ec y de pH más o menos específicos, los cuales, varían según la etapa de desarrollo de las plantas, según el medio de cultivo en el que se vaya a trabajar y según la variedad cultivada. Por estos motivos, es totalmente necesario el uso de medidores de pH y Ec, aunque en este artículo, nos vamos a centrar más en las propiedades que contiene cada tipo de agua y sus posibilidades de uso.

¿Qué tipo de agua de riego puedo utilizar?

A continuación, vamos a hacer un breve repaso sobre los tipos de agua que se pueden utilizar en nuestros cultivos, ya sean de cannabis, hortalizas o de plantas aromáticas y/o decorativas, dado que existen muchas teorías erróneas sobre este tema.

Agua de grifo

El agua de grifo es probablemente el recurso más utilizado para regar plantas de marihuana, ya que es a la fuente a la que más fácil acceso tenemos. La recomendación del uso de esta, depende de la zona donde residamos, ya que según la zona, tendrá unas características u otras. El agua de grifo, dependiendo de la zona, puede ser dura (Ec + 0.8), intermedia (Ec + 0.4) o blanda (Ec 0.4), y por norma general, suele tener un pH superior a 7,0 y suele contener gran cantidad de productos que ayudan a que su aspecto sea completamente transparente, además de contener grandes cantidades de cal y cloro e incluso flúor, los cuales, empeoran la calidad y matan la micro vida del suelo.

Para poder regar con el agua de grifo, se pueden hacer varias cosas; la primera, es dejar reposar el agua durante 24 horas para que se volatilicen algunos componentes nocivos y los minerales perjudiciales se precipiten al fondo del depósito, la segunda, es utilizar equipos de ósmosis inversa para filtrar el agua y convertirla en agua apta para el consumo humano y para las plantas.

Agua destilada

El agua destilada de venta en supermercados y droguerías, se caracteriza por no contener sales minerales, ni ningún otro tipo de componente o microorganismo, ya sea beneficioso o perjudicial. Lo que se traduce en un agua apta para su uso en plantas de marihuana e incluso humanos, aunque como no contiene sales, su uso de forma continuada en personas no es recomendable. Para su uso en plantas, tan solo se debe tener en cuenta que por lo general, suele tener un pH superior a 7,0, y una Ec de 0.0, por lo que es recomendable ajustar el pH, y añadir Calcio y Magnesio hasta llegar a 0,4 Ec.

El agua destilada se obtiene a partir del proceso de destilación, proceso en el que se calienta un líquido (agua en este caso), hasta que sus principales componentes pasan a ser vapor. Posteriormente, se enfría el vapor obtenido para recuperar los componentes evaporados, de nuevo, en forma líquida y sin ningún tipo de componente perjudicial.

Agua de aire acondicionado

El agua del aire acondicionado, se obtiene del desagüe de los propios aires acondicionados, esta, se puede aprovechar para el riego de nuestras plantas, ya que prácticamente se trata de agua destilada. Aunque siempre es recomendable el uso de un medidor de Ec, ya que dependiendo de la edad del aparato de aire acondicionado, o de su propio diseño, puede que la Ec no sea de 0.0 y que esta llegue a dar valores de hasta 0.4 Ec. En cuanto a su nivel de pH, este suele ser superior a 7,0.

Agua osmotizada

el agua de riegoEl agua osmotizada, no llega a ser agua destilada pero casi, ya que no consigue eliminar al 100% todas las partículas minerales (cal, cloro, etc.), e impurezas y micoorganismos que puede contener, pero es el agua que más se le acerca y además, se puede obtener en casa con la simple compra e instalación de un buen filtro de ósmosis inversa. Por lo general, aunque esto depende del tipo de filtro de ósmosis y de su longevidad, los filtros de ósmosis suelen dejar la Ec por debajo de 0.4 y el pH en torno a 7,0, por lo que se puede utilizar directamente para el consumo humano y para el riego de plantas, sin necesidad de tener que modificar las características del agua obtenida.

El agua osmotizada se obtiene a partir del uso de unos filtros que consiguen atrapar los minerales y los componentes nocivos no deseados y perjudiciales para nuestra salud, que, dependiendo del modelo y de la calidad del filtro de ósmosis, se obtendrá un agua más o menos purificada y por lo tanto, un agua de mayor o de menor calidad. Aunque siempre será mucho mejor el agua de ósmosis que la que sale directamente del grifo de casa o de la que se puede conseguir en pozos, ríos, embalses y demás.

Agua de lluvia

El agua de lluvia, como su propio nombre indica, es la que se obtiene y se almacena en los días de lluvia, llenando aljibes, depósitos, pozos de absorción o los llamados tanques de tormenta. Por lo general, se comenta que no es potable, aunque existen varios estudios que lo desmienten, sin embargo y sin dudas, se puede utilizar perfectamente para regar prácticamente cualquier tipo de planta, ya que durante el proceso en el que las lluvias se van cargado para después soltar toda el agua almacenada en forma de lluvia o nieve, se eliminan gran parte de los posibles componentes nocivos que esta pueda contener, lo que la convierte en el agua dulce más limpia del planeta. Suele contener un pH cercano a 7,0 y la Ec no suele superar el 0.4.

Para obtener agua de lluvia de la mejor calidad posible, se debe realizar la instalación de un sistema de recogida de agua, el cual, debe permanecer lo más limpio posible para evitar arrastrar componentes que empeoren la calidad del agua o, debe contener un sistema de filtrado de impureza. Además, es recomendable utilizar el agua de lluvia obtenida fuera de grandes poblaciones, ya que la lluvia que cae en las ciudades, se contamina por si misma al mezclarse con los componentes nocivos del ambiente durante su caída.

Agua de pozo, pantano, embalse, fuente, etc.

El uso de agua para el riego de plantas obtenida de pozos, pantanos, embalses, fuentes y demás, no está del todo recomendado, a no ser que se conozca su composición a partir de la realización de un estudio preciso que indique, el contenido en minerales y sobre todo, el contenido en sustancias químicas. Esto es necesario, ya que es posible que por culpa de la aplicación de insecticidas químicos y/o de fertilizantes minerales, estos, hayan quedado contaminados o que sus características ya no sean aptas para su uso como agua de riego. Además, también es muy probable que este tipo de aguas contengan gran cantidad de bacterias, hongos, virus y parásitos, por culpa de los excrementos de los animales, e incluso de las personas.

Para poder aprovechar este tipo de aguas, es necesario realizar un estudio previo y en consecuencia, tratar el agua o preparar la zona de almacenado para evitar la proliferación de microorganismos perjudiciales. En el caso de ser un pozo propio, por ejemplo, se puede vaciar y tratar la superficie con radiación ultravioleta o, sin vaciarlo, se puede tratar con cloro. En el caso de ser un pantano, una fuente o un embalse, se debe hablar con las autoridades de la zona para conocer su composición y tomar las medidas pertinentes en el caso de que no sean ideales para la propia vida del entorno y los cultivos que se vayan a regar con ella.

Agua de río

El agua de río, en un primer momento nos puede parecer una opción ideal para regar nuestras plantas e incluso para el consumo humano, aunque desgraciadamente, esta práctica no es nada recomendable por los siguientes motivos. Los ríos, por lo general, suelen tener varias decenas de kilómetros de recorrido, en los que puede atravesar zonas amplias de cultivo en las que se utilizan pesticidas, zonas industriales o empresas posicionadas estratégicamente para abastecerse de su agua y desechar sus residuos en él, e incluso, pueden contener animales muertos, que contaminan el agua a su paso por culpa del proceso de descomposición.

Por otro lado, la propia ubicación del río, dota al agua de unas características casi únicas, por las que es casi imposible encontrar esa misma agua en otro río. Además, es posible que por el contenido de un cierto mineral o de otro, su uso no sea recomendable para el cultivo de cannabis, por lo que se debe realizar un análisis preciso de todos sus componentes y no solo del nivel de pH y Ec.

Para poder utilizar el agua de río, es interesante residir o tener cerca una zona de montaña en la que nos pueda asegurar el propio ayuntamiento, que sus ríos no contienen ningún tipo de contaminante vertido por el ser humano. Los que quieran aprovechar el agua de los ríos que pasan por ciudades o están cerca de ellas, debe evitar su uso por la razones comentadas anteriormente.

Agua mineral embotellada

El agua mineral embotellada es perfecta para el consumo humano y no es del todo la mejor opción para regar plantas de marihuana, aunque es mucho mejor que utilizar agua de grifo, de río, de embalse, pantano o pozo, siempre que no se conozcan sus características. El agua mineral nos asegura que no contiene microorganismos perjudiciales, que los niveles de Ec se encuentran por debajo de 0.5, y los de pH en torno a 7,0, sin embargo, es posible que contenga proporciones demasiado altas de diferentes minerales, los cuales, pueden perjudicar el desarrollo normal de una planta y a las características del suelo, como sucede con el calcio.

Para poder trabajar con agua mineral embotellada, se debe seleccionar la marca que contenga la mineralización más baja, después, se debe regular el nivel de pH y de Ec como haríamos con cualquier otro tipo de agua, así de simple.

¿Cuál es la mejor agua de riego?

En definitiva y después de este pequeño análisis sobre los tipos de agua de riego a los que tenemos acceso y con los que nos hemos planteado regar nuestro cultivo de marihuana alguna vez, tenemos que decir, que el agua de mejor calidad que podemos conseguir es la de ósmosis o la destilada. Con estos dos tipos de agua, sabemos con seguridad que no contienen prácticamente ningún tipo de mineral, por lo que el control sobre la alimentación de nuestras plantas es absoluto. Además, también es seguro al 100% que tampoco contienen microorganismos perjudiciales para la salud de nuestras plantas. Para que os sea más sencillo saber cuál es la mejor agua, vamos a hacer un ranking:

  1. Agua destilada
  2. Agua osmotizada
  3. Agua de aire acondicionado
  4. Agua mineral embotellada
  5. Agua de lluvia
  6. Agua de río
  7. Agua de pozo, pantano, embalse, fuente, etc.
  8. Agua de grifo

Este ranking no es definitivo y los diferentes tipos de agua de riego que aparecen en él, pueden variar de posición dependiendo de sus características.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 5 Promedio: 4.8)