El crecimiento de las plantas de marihuana es muy importante para que los cultivos salgan adelante. Es una fase de verdadera importancia, pues se forma la estructura que va a soportar el peso de las flores. Por tanto, cualquier “error” o defecto en esta etapa puede ser fatal para el cultivo. Tener plantas espigadas es un problema importante para el correcto desarrollo de estas. Y si no se sabe solucionar, puede derivar en la pérdida total de la cosecha, plantas inestables y débiles.

El espigamiento o Stretch es el desarrollo vertical prolongado de las plantas de marihuana producido durante el crecimiento y la primera fase de floración. Sin embargo, es algo que todo cultivador evita, sobre todo si se trata de un cultivo de interior. El estiramiento excesivo de las plantas genera una debilidad en la planta, y otra serie de problemas derivados: menor producción, falta de espacio en interiores, internudos separados, y otros problemas que pueden ser de gravedad.

¿Por qué se espigan las plantas?

Conocer a la perfección todos los aspectos de un cultivo supone un gran avance en la búsqueda de resultados. El crecimiento vertical de las plantas puede derivar en fallos a la hora de recibir una buena iluminación, competencia entre plantas para absorber nutrientes o una merma en la cosecha. Por esta razón, hay que conocer a la perfección que puede causar las plantas espigadas y si es posible remediarlo o paliar sus efectos.

espigamiento marihuana

La propia genética

Uno de los factores más importantes es la genética de la planta, que puede determinar si su espigamiento será mayor o menor. Las cepas índicas tienen un desarrollo bajo y con mucha frondosidad, siendo más complicado que se produzca el crecimiento vertical. Por otra parte, las variedades sativas sí que experimentan un crecimiento destacado, superando en muchos casos los 2 metros

Es muy importante conocer a la perfección el tipo de cultivo que se va a desarrollar, pues cada semilla requiere unos cuidados y un espacio determinado. Detectar si se trata de una cepa que tiende a espigarse, y aunque no sea negativo en sí, puede evitar una pérdida del 25% (aprox.) en la cosecha. 

La iluminación y su exposición

Otro de los puntos clave para detectar el posible espigamiento de las variedades es la iluminación. La falta de una fuente luz de calidad o la distancia de la misma sobre las plantas obliga a estas a espigarse, para alcanzar la suficiente luz y poder desarrollarse. En caso de tener muchas plantas, puede provocar un espigamiento generalizado y la pérdida de gran parte del peso final. La clave para evitar esto es colocar los focos a una distancia intermedia, ni muy cerca ni muy lejos. 

Asimismo, hay que tener en cuenta que no sólo la distancia puede provocar el estiramiento. También ocurre lo mismo con el tipo de iluminación elegida. Las luces con tonalidades rojas o anaranjadas, como pueden ser las bombillas HPS, emulan la luz solar otoñal y propician el espigamiento de las plantas. De la otra manera, los tonos más amarillos, blancos y azulados (fríos), presentes en lámparas LEC y LEDs, evitan este crecimiento exagerado y potencian que la planta reduzca su estiramiento. 

plantas espigadas

La temperatura del cultivo

Aquí se pueden encontrar dos causas posibles que involucran a la temperatura como clave para el espigamiento. En primer lugar, si la temperatura dentro del armario de cultivo o en el exterior supera los 27 °C, los tallos crecerán sin control. Por esta razón, es muy importante, sobre todo en interior, colocar los focos a una distancia de 30 a 50 cm sobre las plantas. Un ambiente inestable provocará el crecimiento desmesurado y cierta debilidad e inestabilidad.

Por otra parte, en los cultivos de marihuana las horas de luz y oscuridad influyen en gran medida al desarrollo final del cultivo. Una diferencia muy grande entre la temperatura diurna y nocturna provoca la producción de giberelina, una sustancia que provoca el espigamiento de los tallos. Lo recomendable es que la diferencia de temperatura se encuentre en un rango de ± 5 ºC. Además, algunos estudios han demostrado que el espigamiento se produce en las primeras horas de la mañana, por lo que una temperatura nocturna superior podría reducir ese estiramiento y beneficiar a la planta.

Ventilación adecuada

Algo que a priori puede parecer ridículo y sin sentido, pero es de gran utilidad para mejorar la vitalidad general de las plantas. Una buena circulación del aire reduce las altas temperaturas y favorece un cultivo en mejores condiciones. El uso de ventiladores dentro del cultivo fortalece las ramas, y centrará las energías de la planta en crear una estructura más compacta para resistir la fuerza del aire.

Moldear y podar la planta

El uso de técnicas para ajustar la altura o la distribución de las plantas es de gran utilidad para evitar el espigamiento indeseado. Una de las opciones es realizar podas apicales en la punta del tallo, para que la planta se centre en producir en una parte concreta. No obstante, esto puede provocar la reducción de la cosecha. Sin embargo, si dispone de espacio horizontal es posible doblar las ramas para que se expandan hacia los lados. Esto evita el espigamiento y maximiza la cosecha. De la misma manera, tutorar y aplicar métodos como el SCROG o el SOG pueden ayudar a reducir ese desarrollo vertical.

planta de marihuana

Evitar las plantas espigadas para mejorar las cosechas

A pesar de todo lo que se ha mencionado, es muy normal que las plantas se espiguen en la primera etapa de crecimiento y floración. Su intención es siempre la de buscar la mayor cantidad de luz, y el crecimiento según la genética está más o menos establecido. Lo que un buen cultivador debe buscar es el equilibrio entre un crecimiento vertical adecuado y un espigamiento radical. Para conseguir un control total sobre este proceso, es muy importante seguir los consejos antes mencionados.
Factores como una buena circulación del aire, el espacio entre plantas, la temperatura adecuada o el uso de tutores y técnicas de poda pueden servir en gran medida para frenar este problema de crecimiento desmesurado. Mejorar la calidad de los cultivos y buscar soluciones que eliminen el estrés en las plantas es la mejor solución para que los resultados sean óptimos y evitar así las plantas espigadas.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 9 Promedio: 4.6)

Erik Collado

Con más de 10 años de experiencia en el sector del cannabis, sus vivencias y aprendizaje son la base del éxito de GB The Green Brand.

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

2 respuestas a «Cómo evitar el espigamiento de la marihuana»

Tengo una auto que la tube que trasplantar en tierra firme en mi jardín, pero ahí solo le da el sol 5 o 6 horas de forma directa y pare e que se está espigando, como podía saber si lo que le pasa es espigado?? Antes de tranplantarla era muy compacta y ahora la copa a pegado un tirón para arriba

Si recibe 6 horas de luz directa no debería espigarse, normalmente si la transplantas o está a punto de florecer se estiran

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *