Beneficios del autocultivo

 

Los beneficios del autocultivo son muchos, por lo que cuando empiezas a cultivarte tu propia hierba, enseguida sabes que todo lo que habías hecho hasta entonces era tirar el dinero. Cada día son más las personas que se animan a iniciarse en el cultivo tanto de interior como de exterior, ya que con una pequeña inversión en un pequeño armario, o con unas plantitas en una terraza o balcón se puede abastecer muy bien a una persona y hacerle ahorrar mucho dinero. Existen muchos sistemas de cultivo, para todo tipo de bolsillos y personas. Desde plantar en pequeñas macetas para un balcón a sacar grandes árboles plantando en tierra directa en el cultivo de exterior, o armarios de todas las medidas y bombillas de todo tipo para cultivar en interior.

Ha llegado un momento en que los precios se han disparado y el consumidor del día a día no puede permitirse fumar cuando le apetece, obligándole a rebajar sus dosis, si no quiere que se le acabe eso que acaba de pillar y que al final del mes se convierte en una auténtica pasta. Cultivando tus propias plantas podrás fumar más y fumarás más a gusto, ya que no tendrás que estar preocupándote por quedarte sin reservas, puesto que en casa tendrás más y en caso de que se hayan acabado estarás a punto de cortar la siguiente cosecha.

Beneficios del autocultivoUn punto a favor es el tiempo que le tienes que dedicar, ya que es una tarea muy entretenida, y que acaba convirtiéndose en todo un hobby. Sentarte a ver el desarrollo de tus plantas día a día, ponerte un poco de música mientras te fumas tu porro controlando todo, es una sensación que no tiene comparación. Poco a poco irás mejorando tus técnicas, notando un incremento considerable en la calidad de la hierba, hasta sacar potentes ejemplares que se convertirán una de las mejores que te hayas fumado. También como es tuya, te ha costado tu faena sacarla adelante y quieres disfrutarla bien, lo más normal es que quieras hacerle un buen secado y curado y así poder degustar bien el sabor de nuestra obra. Cuando la hierba la quieres para vender, no te importa su sabor en absoluto, por lo que muchos la venden estando húmeda (donde además ganan en peso), o sin siquiera hacerle antes un lavado de raíces.

Además de aumentar la cantidad de dosis y poder fumar sin estar padeciendo, la hierba que producirás será de mayor calidad a la que pilles, ya que no se puede prestar la misma atención cuando tienes un pequeño cultivo personal a cuando tienes una enorme y extensa plantación con el único interés de hacer dinero.

Una de las mayores ventajas es que sabes que tu marihuana está libre de todo tipo de enfermedades, hongos o cualquier problema que en un cultivo personal es mucho más fácil de controlar. Cuando se cultivan una gran cantidad de plantas para usar con fines comerciales, nos encontramos con problemas como que todas las plantas no se riegan de igual manera, de manera que es más fácil la aparición de carencias o la sobrealimentación. Este tipo de problemas puede facilitar la aparición de plagas y enfermedades en la planta, cosa que no impedirá al cultivador acabar comerciándola, si eso es lo que tenía en mente de un principio. Pueden surgir muchos tipos de problemas en una plantación, desde la aparición de gérmenes patológicos, esporas de moho o plagas. Consumir marihuana en mal estado, o que contenga insecticidas o cosas similares puede causar graves problemas en la salud del consumidor, donde se pueden ver muy infectados los pulmones en los peores casos.

Otra de las grandes ventajas que encontraremos es que podremos elegir la variedad que deseemos, siempre sabremos lo que estamos consumiendo y los efectos que provoca. Se acabó eso que todos hemos vivido, esa experiencia de ir a pillar y que cogollos con aspecto y olor totalmente diferentes, tener que aguantar como nos dicen es “Kritikal Bilbo” o “Ak 47” cuando ni siquiera el que nos las vende sabe lo que tiene.

Para finalizar que no se nos olvide la razón más importante, la satisfacción de saber que ese producto es tuyo y lo has cultivado tú y eso no se puede comparar con nada.

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 7 Promedio: 3.6)