Beneficios de la marihuana

Las plantas de cannabis cuentan con miles de propiedades, motivo por el cual pueden tener un uso tan medicinal como recreativo, según las necesidades del consumidor. Sus usos medicinales han quedado prácticamente suprimidos por la ley en el último siglo, pero su utilización se remonta a miles de años atrás. Los beneficios de la marihuana son múltiples, por lo que cada vez son más las personas que se aprovechan de sus propiedades.

Gracias al avance de la ciencia en el campo de la medicina, en la última década se ha comenzado a estudiar los usos medicinales de esta gran planta, lo que ha permitido descubrir nuevos usos, que están ayudando a millones de consumidores en todo el mundo. Según la concentración de cannabinoides que contenga cada variedad, podemos utilizarla con un fin u otro, ya que actúan de diferente manera según la proporción en la que se encuentren.foto de planta de cannabis sativa

Además algunos cannabinoides como el CBD cuentan con propiedades medicinales pero sin llegar a producir un efecto psicoactivo, por lo que los que únicamente deseen aprovecharse de sus propiedades medicinales, podrán hacerlo sin necesidad de sentir ningún efecto psicoactivo.

  1. Ayuda a combatir el alzhéimer y otras enfermedades relacionadas con la degeneración cerebral.

El efecto de los cannabinoides en el cerebro no es únicamente sensitiva, ya que es capaz de reducir la degeneración cerebral, consiguiendo mantener el cerebro mucho más sano. Alarga la duración de la vida de las células mientras fuerza la regeneración de células nuevas, lo que hace que el cerebro desarrolle más células que van a durar más tiempo, por lo que acaba creando una capa celular más fuerte y resistente. Tiene la capacidad de actuar como antiinflamatorio, antioxidante y neuroprotector, lo que mejorará la salud cerebral.

  1. Ayuda a combatir los síntomas causados por el cáncer.

Los enfermos de cáncer reciben una terapia dura y con muchos efectos secundarios, lo que hace que la recuperación de esta enfermedad sea dura y muy dolorosa. El cannabis puede ayudar a combatir todos esos síntomas, motivo por el que cada vez son más los consumidores de esta enfermedad los que se aprovechan de sus capacidades medicinales. La quimioterapia puede causar problemas como dolores muy agudos, depresión, falta de apetito o demás. La capacidad que tiene el cannabis para combatir ese dolor tan agudo, no puede ofrecerlo ningún medicamento que no cuente con efectos secundarios, como síndrome de abstinencia. La depresión es otro de los grandes efectos secundarios, ya sea por la pérdida de pelo, la degeneración repentina que muestra la piel o cualquiera de los múltiples síntomas que puede causar la quimioterapia. Gracias al cannabis cientos de enfermos de cáncer sonríen a diario, ya que les permite desconectar y olvidarse de sus problemas. Los trastornos alimenticios como las náuseas, diarreas o falta de apetito también las podemos tratar con el cannabis, lo que les permite a estos pacientes llevar una movida lo más normal posible.

  1. Frena la evolución del glaucoma.

El glaucoma es una enfermedad que ataca a los ojos, y que debe de tratarse en la mayoría de los casos, ya que puede provocar  pérdidas de vista e incluso ceguera. La vista perdida ya no se puede recuperar, por lo que hay que tratarlo lo antes posible, ya que en un 10% de los casos puede. Aun recibiendo la medicación necesaria, en muchos de los casos se sigue experimentando perdida de vista, aunque a un ritmo más lento que sin recibir medicación. Se sabe que el cannabis es capaz de reducir la presión sanguínea en los ojos, lo que hace que frene la evolución del glaucoma, de una manera más efectiva que cualquier medicamento.

  1. Es un fuerte afrodisíaco.

Aunque no sea un uso medicinal, teníamos que hacer referencia a esta propiedad en particular. Se sabe que al consumir cannabis el liberamos unas leves dosis de oxitocina, la que comúnmente se conoce como la hormona del amor. Nuestro cerebro desprende grandes dosis de esta hormona durante el orgasmo, por lo que cuando la consumimos aumentamos levemente nuestros sentidos. Además mejora el flujo de sangre, lo que se notará directamente en el aparato reproductor. Si a eso le sumamos una leve relajación que hace que te sientas más tranquilo y en confianza, te sentirás mucho más a gusto, lo que hará que pierdas todo tipo de vergüenza. Como en la mayoría de los efectos esto dependerá de la dosis que consumas, ya que no es lo mismo un porro relajante para aliviar tensiones, a fumarse unos cuantos y no tener nadas de nada, por lo que acabaría convirtiéndose más en un impedimento que en un leve afrodisíaco.

  1. Sirve para tratar los dolores menstruales y premenstruales.

Algunas plantas de cannabis (no todas) tienen la cualidad de aliviar ese malestar que sufren algunas mujeres, mientras su cuerpo pasa este proceso natural. Una de las cepas más utilizadas para este fin es Kali Mist, ya que se sabe que esta campeona cuenta con una combinación de cannabinoides perfecta para este fin, por lo que aporta unos resultados inmejorables. No todas las mujeres sufren igual en este proceso, ya que hay algunas que lo pasan realmente mal mientras otras ni se enteran. Las propiedades que este tipo de medicina ofrecen son efectivas para cualquier mujer, ya que los cannabinoides actuarán internamente, ofreciendo mejores resultados que cualquier medicina.

  1. Tiene la capacidad de actuar como antiinflamatorio y antiespasmódico.

Algunos cannabinoides principalmente el CBD, tienen la capacidad de actuar sobre el sistema muscular, ofreciendo propiedades calmantes y relajantes. Se puede utilizar para combatir todo tipo de dolores musculares, o para aliviar diferentes contracturas o inflamaciones. Al bajar la presión de la sangre en el músculo y relajarlo levemente, también ofrece muy buenos resultados para aliviar los dolores causados por las agujetas. Al aportar tal relajación al músculo reduce totalmente los espasmos involuntarios, ya sean causados por una sobrecarga del músculo o por cualquier trastorno u enfermedad.

  1. Sirve para tratar adicciones a drogas más fuertes, como el alcohol o los opiáceos.

Toda la vida se ha dicho que consumir marihuana era una puerta de acceso a drogas más duras, y con el paso de los años ha quedado más que demostrado que realmente es todo lo contrario. Los opiáceos son utilizados en la mayoría de tratamientos en contra del dolor, siendo capaz de provocar un fuerte síndrome de abstinencia. El alcohol es una droga legal que ha arruinado la vida a millones de personas, y es la causa principal de la muerte de muchas otras. El cannabis no crea ninguna dependencia física, por lo que se puede dejar de utilizar en cualquier situación sin necesidad de enfrentarse a esa sensación de ‘’mono’’. Gracias al cannabinoide CBD, es capaz de frenar la degeneración neuronal causada por estas drogas, saciando además el síndrome de abstinencia que son capaces de producir.

  1. Es excelente para combatir el autismo.

Algunas variedades (principalmente sativas) son capaces de aportar un efecto muy social y creativo, estimulando las zonas del cerebro relacionadas con el habla y la percepción de otros sentidos.

marihuana como planta medicinal

Con el paso del tiempo y las nuevas pruebas que se vayan realizando iremos conociendo nuevos usos medicinales de esta gran planta. Lo que sí que podemos garantizar a día de hoy es que la mayoría de pacientes que han sido tratados con cannabis, afirman sentir un alivio en los síntomas de su enfermedad, sobre todo en las enfermedades más críticas.