El cultivo ecológico de plantas de marihuana está ganando popularidad por la búsqueda, cada vez más notable, de productos naturales y sin tóxicos por parte de los amantes del cannabis. Una de las claves para llevarlo a cabo es conseguir un suelo rico en microorganismos beneficiosos para la tierra y la planta, que la ayude a combatir los patógenos maliciosos sin usar pesticidas u otros productos químicos. Las bacterias de ácido láctico o lactobacillus son un gran aliado para conseguirlo, aunque posee otros muchos beneficios para las plantas.

¿Qué son los ácidos lácticos?

Los ácidos lácticos son una bacteria que se emplea, sobre todo, en la fabricación de ciertos alimentos desde hace miles de años. Su uso más extendido es la elaboración de lácteos fermentados como yogur y sus derivados (kéfir, crema de leche, queso o manteca). Durante el proceso de fermentación, estos microorganismos benignos se encargan de elaborar ácido láctico, que se encuentra de forma normal en nuestro sistema digestivo, así como en grandes cantidades en la naturaleza.

Los ácidos lácticos son los encargados de cuajar los productos lácteos y conferirles su olor característico. 

Fórmula del ácido láctico

Aunque su uso se centra en la fabricación de lácteos, también es un buen aliado para curar carnes, pescados y embutidos. Asimismo, son muy utilizados en cultivos probióticos, pues se complementan con las bacterias que se encuentran en la flora intestinal del cuerpo humano y favorece el buen funcionamiento del aparato digestivo.

Funciones de los ácidos lácticos en el cultivo de cannabis

Uno de los cometidos principales del ácido láctico en los cultivos es equilibrar la población de microorganismos del suelo, en el mismo suelo es capaz de realizar otras funciones muy beneficiosas para la planta:

  • Refuerza el sistema inmunitario de las plantas
  • Permite aprovechar mejor los fertilizantes
  • Ayuda a restaurar los suelos compactados y enfermos
  • Incrementa los nutrientes disponibles del suelo
  • Previene la aparición de hongos nocivos para la tierra y para la planta

Otras funciones de los ácidos lácticos

Una peculiaridad de lactobacillus es su capacidad de eliminar los olores, por lo que uno de sus usos más curiosos es la posibilidad de añadirlo al compost para neutralizar el aroma. Esto sucede gracias a la capacidad de esta bacteria beneficiosa de alimentarse de amoniacos y del resto de compuestos que se liberan de la fermentación anaeróbica (sin aire) y que produce el molesto olor. 

Además, añadir lactobacillus al agua de riego mejora la salud del suelo, pues descompone la materia orgánica y libera nutrientes que las plantas pueden absorber. Uno de los productos preferidos de las bacterias ácido lácticas (BAL) es el azúcar. Al digerir los azúcares del suelo, crean un ácido graso conocido como hexanoato, el cual es sintetizado por la planta de marihuana para la producción de terpenos y cannabinoides

Ácido láctico para eliminar el olor en el compost

Por otro lado, un estudio ha analizado el uso de estas bacterias para aumentar el crecimiento de las plantas proporcionando una mayor biodisponibilidad al sustrato, así como previniendo afecciones mediante la eliminación de especies de microorganismos nocivas; ambos con buenos resultados.

Cómo conseguir lactobacillus 

En un cultivo ecológico es muy probable que las lactobacillus estén presentes de forma natural en el sustrato, ya que esta bacteria se encuentra por todas partes (aire, tierra…). Hay que tener en cuenta que se sitúan en la capa superior del suelo, no más allá de los primeros 15 cm, pues proliferan mejor en las zonas oxigenadas. Aun así, es posible enriquecer el suelo añadiendo estos microorganismos en el agua del suelo o vaporizarlos sobre las plantas.

Un dato a tener en cuenta es que los rayos UV terminan provocando su muerte, por lo que hay que prestar atención a la hora de remover la tierra para que no queden expuestos a la luz y acabar reduciendo la población. Además, es recomendable agregarlos durante la noche o justo en el momento anterior al apagado de luces en interior. 

Para conseguir una población extra de BAL, una de las mejores opciones es hacer un cultivo propio de estas bacterias en casa con ingredientes básicos.

Preparación de lactobacillus en casa

Ingredientes y utensilio necesarios para cultivar lactobacillus

  • 250 g de agua
  • 350 g de arroz
  • 1 litro de leche
  • Un recipiente de cristal de boca ancha
  • Gasas
  • Goma elástica
  • Bolsa de papel
  • Jarra transparente

Cómo preparar lactobacillus paso a paso

  1. Coloca en un recipiente partes iguales de agua y arroz. En el caso en el que tu agua esté tratada con cloro tendrás que dejarla 24 horas en reposo para evaporarlo.
  2. Agita bien la mezcla y cuélala en el recipiente de cristal utilizando una gasa. La mezcla debe ser color blanquecino.
  3. Con otra gasa, cubre el frasco y ajústala con una goma.
  4. Ocúltalo de la luz introduciendo el frasco en una bolsa de papel o envolviéndolo en un trapo y déjalo en reposo en un sitio oscuro y con una temperatura entre 25 y 30ºC.
  5. Comprueba que los residuos se estén quedando en el fondo y que tenga el olor agrio de la fermentación a diario. En un máximo de 3 días debería estar listo. En el caso de que la temperatura del lugar donde se encuentre la mezcla sea inferior, tardará una semana o más. 
  6. Mezcla en la jarra diez partes de leche fresca por cada parte de agua de arroz fermentada (filtrada a través de una gasa limpia).
  7. Cierra la jarra con gasas y una goma asegurando un flujo de aire mínimo y déjala en un lugar fresco y oscuro resguardada de la luz. 
  8. Se formarán tres capas diferenciadas en aproximadamente una semana. Tira la capa superior y quédate con la capa intermedia.
  9. Coloca la capa intermedia en un tarro limpio filtrándola con otra gasa.
  10. Cierra el tarro sin presión para que salga el gas producido por la fermentación. 
  11. Consérvalo en la nevera
Preparar lactobacillus

En la nevera se ralentiza el desarrollo de las bacterias suero de lactobacilos. A temperatura natural, necesitarán unas cucharadas de azúcar moreno para alimentarse. Si se ha mantenido en la nevera, 24 horas antes de utilizar la mezcla hay que activar el serum añadiendo azúcar. Así, se creará una colonia enorme de bacterias. Antes de echar las lactobacillus en las plantas hay que mezclar un litro de agua por cada 10 ml de suero de ácido láctico.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Erik Collado

Con más de 10 años de experiencia en el sector del cannabis, sus vivencias y aprendizaje son la base del éxito de GB The Green Brand.

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *