El cannabis posee más de cien cannabinoides diferentes identificados. Pero la mayoría de ellos se encuentran en cantidades muy reducidas, inferiores al 1%. Los más importantes por su abundancia son el THC, CBD, CBG, CBN, CBC y THCV.  No obstante, las investigaciones científicas se han centrado desde los inicios en estudiar la composición y efectos del THC y CBD por presentarse en niveles más altos en la planta de marihuana. 

Por su parte, la THCV es una sustancia que se ha empezado a estudiar recientemente tras descubrir sus posibles beneficios en el campo de la medicina, pero todos se encuentran en fase preliminar, por lo que no se han obtenido conclusiones claras hasta la fecha. Las previsiones son alentadoras ya que parece que sus propiedades podrían ayudar a tratar trastornos neurológicos y neurodegenerativos, la ansiedad, y enfermedades inflamatorias y óseas, entre otras. 

Qué es la THCV

La tetrahidrocannabivarina o THCV es uno de los cannabinoides con más presencia en las plantas de marihuana  aunque las cantidades que posee son muy reducidas (<1%), tanto en el cáñamo como en el resto de variedades de cannabis. 

composicion molecular thcv

Como se puede deducir por su nombre, su estructura molecular es muy similar a la del THC, aunque sus efectos son más heterogéneos. La diferencia entre ambos cannabinoides se basa en el número de átomos de carbono presentes en su estructura. La THCV contiene dos átomos de carbono menos que el THC, cambio que provoca que las sustancias produzcan diferentes efectos en el organismo. 

El nivel de THCV es tan bajo en la mayoría de plantas de cannabis que es difícil conseguir concentraciones útiles de esta sustancia, aunque con los métodos más modernos se está logrando. Por ahora, las investigaciones parecen apuntar a que la potencia de la tetrahidrocannabivarina es un 25% superior a la del THC, lo que no implica unos efectos psicoactivos mayores. De hecho, existe bastante controversia al respecto. 

Efectos de la THCV

Mientras unos estudios apuntan a efectos psicotrópicos prácticamente nulos de la THCV, otros indican que depende de la dosis. La THCV se relaciona con el sistema endocannabinoide del cuerpo del mismo modo que lo hace el THC, mediante los receptores CB1 y CB2. Estos receptores se encuentran repartidos por todo el cuerpo a través del sistema nervioso central y periférico, y se encargan de regular una gran cantidad de funciones del cuerpo entre las que se incluyen la presión sanguínea, la temperatura, la frecuencia respiratoria y los niveles de azúcar en sangre. 

la thcv y el sistema endocannabinoide

Por esta razón, la posibilidad de que la THCV posea efectos medicinales es tan alta, al igual que los posee en THC aunque provoque efectos secundarios psicotrópicos por actuar como agonista del receptor CB1. Esto quiere decir que es capaz de activarlo y modificar su funcionamiento. En el caso de la THCV, es probable que en cantidades bajas opere como antagonista a los receptores CB1 y, por lo tanto, no produzca los efectos propios de una droga. Aunque en cantidades altas el resultado pueda ser completamente opuesto y actuar de manera similar al THC pero afectando al organismo durante menos tiempo. 

Independientemente de la forma en la que actúe y los efectos mentales que produzca, las investigaciones son optimistas respecto a los beneficios médicos que puede aportar la THCV. 

Beneficios para la  salud de la THCV

A pesar de la falta de estudios que respalden los beneficios de la THCV en personas, se han llevado a cabo varios en animales con resultados alentadores probando la eficacia de esta sustancia en una lista considerable de afecciones.

  • Diabetes. La THCV podría regular los niveles de glucos en sangre, al mismo tiempo que reducir la resistencia a la insulina
  • Obesidad. A diferencia del THC, parece que la tetrahidrocannabivarina es un excelente supresor del apetito .
  • Regenerador óseo. Esta sustancia también sería capaz de intervenir en la regeneración de tejidos y la actividad celular de los huesos, ya que en el interior de éstos también hay receptores CB1 y CB2. 
  • Enfermedades neurodegenerativas. La THCV posee propiedades altamente antioxidantes y neuroprotectoras, por lo que podría ayudar a retrasar y paliar los efectos del parkinson y del Alzheimer, así como los de todas las enfermedades asociadas a la epilepsia.
  • Ansiolítico. Se ha manifestado la reducción de la ansiedad en personas afectadas con trastorno postraumático (TEPT). Al mismo tiempo que disminuye la ansiedad, también lo hace la presión arterial, por lo que ayuda a conservar la memoria a corto plazo. 
  • Antiinflamatorio. Esta característica de la THCV ayudaría a combatir cualquier enfermedad provocada por una alteración inflamatoria como es la enfermedad de Crohn, la psoriasis y la colitis ulcerosa, entre otras.

La falta de investigación imposibilita el uso de la THCV, tanto por la necesidad de corroborar todos estos beneficios, como por el estado legal del producto.

Legalidad de la THCV

La THCV es una sustancia que ha pasado bastante desapercibida hasta ahora, por lo que no es muy conocida ni está lo suficientemente estudiada. Estos factores derivan en una evidente falta de regulación legal de la misma.

Actualmente, no está catalogada por la Convención internacional sobre sustancias psicotrópicas, pero por la similitud de su estructura con la del THC, se podría considerar equivalente. Aun así, a día de hoy pocas empresas fabrican productos a base de tetrahidrocannabivarina. Únicamente se puede encontrar en el mercado tinturas, aunque su precio es más elevado que los productos que contienen concentraciones de CBD o THC debido a la mayor cantidad de materia prima necesaria para producir el mismo volumen de THCV.

variedad sativa africana

Por lo tanto, en la mayoría de países no está claro su estado legal. De hecho, todavía no se sabe con seguridad si es una sustancia psicoactiva o, en ese sentido, es semejante al CBD. 

Sea como fuere, el primer paso que se debe dar para popularizar la THCV es desarrollar plantas con niveles más altos de este cannabinoide. Por ahora, la mayor concentración de THCV se encuentra en ciertas cepas sativas africanas, aunque son difíciles de encontrar. Las más conocidas actualmente son la Durban Poison (1%), la Cherry Pie o la Doug ‘s Varinn. No obstante, el banco de semillas Kannabia Seed Company ha querido adeltantarse en el campo de las plantas con alto nivel de THCV con una variedad a la que ha puesto el mismo nombre que este cannabinoide.

THCV de Kannabia Seed Company

Esta novedosa variedad de Kannabia Seed Company es una de las primeras cepas ricas en THCV creadas para aquellas personas que utilizan el cannabis con fines terapéuticos. THCV posee un ratio THCV:THC 1:1. En ambos casos el porcentaje de estos cannabinoides es de 7%. 

Esta sativa pura feminizada presenta un periodo de floración interior de 60-65 días, mientras que en exterior estará lista a finales de septiembre o a comienzos de octubre. A parte de tener un alto valor medicinal, THCV posee unas cualidades organolépticas muy apetecibles con aromas intensos y sabores cítricos y notas terrosas. Su código genético la hace ideal como planta medicinal, cuyos cannabinoides son capaces de disminuir el apetito, regular los azúcares en sangr y fortalecer el sistema óseo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Erik Collado

Con más de 10 años de experiencia en el sector del cannabis, sus vivencias y aprendizaje son la base del éxito de GB The Green Brand.

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *