El uso de la marihuana está relacionado con sensaciones placenteras y relajantes, regalando momentos agradables. Para entender por qué sucede esto, se han realizado varios estudios acerca de la serotonina y el cannabis, con el fin de explicar cómo interactúan y pueden ayudar a tratar ciertas patologías como la depresión o la ansiedad. Esto se debe a cómo se relacionan el sistema endocannabinoide y esta molécula, un tema que se va a abordar a continuación para explicar todo sobre esta interacción.

Serotonina: ¿Qué es?

La serotonina, llamada 5-hidroxitriptamina, es un neurotransmisor que pertenece a la familia de las monoaminas, de la que también forman parte otras como la dopamina. Esta molécula derivada del triptófano está relacionada con el estado de ánimo, los ciclos de sueño, la digestión, la cicatrización, el apetito o la memoria.

Esta se ubica en el cerebro, en áreas como el hipotálamo o el cerebro medio, así como el tejido intestinal o las plaquetas sanguíneas. Si bien es reconocida por sus efectos en el cerebro, en realidad más del 90% de la misma se ubica en el tracto gastrointestinal, regulando estas funciones.

Serotonina

Relación entre la serotonina y la depresión

Esta molécula conocida como la hormona de la felicidad, contribuye a regular el estado de ánimo, al ayudar a transmitir los mensajes a través de las células nerviosas del organismo. Por eso, en muchas ocasiones se relaciona la serotonina con el trastorno obsesivo-compulsivo, la ansiedad o la depresión. Además, influye en funciones como el apetito, el dolor, la líbido,el sistema vascular, la regulación de hormonas como la melatonina, la formación y mantenimiento del sistema óseo o la percepción cognitiva.

Unos niveles bajos de la serotonina están relacionados con ciertas enfermedades como la depresión o la ansiedad:

  • La depresión se caracteriza por generar sentimientos de apatía, letargo o carencia de sentido debilitando la capacidad de actuación de las personas.
  • La ansiedad, por su parte, se da cuando se activa de forma inadecuada o excesiva, el sistema nervioso, generando una sensación de estrés, temor o preocupación.

El tratamiento de este tipo de patologías se suele realizar con ciertos tipos de antidepresivos que bloquean la recaptación de la serotonina o inhiben las enzimas encargadas de destruir la serotonina. De esta forma se aumentan sus niveles en el cerebro. No obstante, este tipo de tratamientos pueden generar efectos secundarios como sequedad de boca, estreñimiento o visión borrosa. Además, en algunos casos pueden ser ineficaces o incluso contraproducentes si se utilizan a largo plazo.

Cómo incrementar los niveles de serotonina

Existen múltiples prácticas diarias que pueden mejorar la producción de esta sustancia. Algunas son:

  • Dieta: incluir alimentos con triptófanos como pasta, arroz, huevos, pollo, lácteos,cereales, legumbres, plátano o pavo.
  • Ejercicio: sobre todo el cardiovascular, como correr.
  • Sol: la cantidad de luz solar que se recibe está relacionada con los estados de ánimo y la vitalidad.
Cannabis y serotonina

¿Cuál es la relación entre la serotonina y el cannabis?

Son múltiples las investigaciones que demuestran la relación entre el sistema endocannabinoide y el sistema serotoninérgico, los cuáles están estrechamente ligados, influyendo el uno con el otro. Se cree que ambos actúan para mantener el equilibrio entre las funciones del organismo. En concreto, el sistema endocannabinoide parece estar conectado con los neurotransmisores de monoamina, dopamina o serotonina, lo  cuáles explicarían los efectos del CBD y THC.

Las últimas investigaciones apuntan a una posible actividad metabolizadora de la serotonina por parte del THC, el principal componente del cannabis. Así, dependiendo de la cantidad de esta sustancia que se use, se puede aumentar o disminuir la cantidad de serotonina. Los cannabinoides al entrar en el organismo interactúan con los receptores CB1, expresándose en neuronas gabaérgicas y glutamatérgicas, las cuales regulan su activación.

Cannabis y depresión

Por otro lado, se ha descubierto que terpenos como el beta cariofileno o el limoneno tienen efectos antidepresivos y ansiolíticos, aunque se desconoce cómo se relacionan en el organismo. Asimismo, cannabinoides como el CBD, con propiedades ansiolíticas, permiten reducir el estrés, el cual es el principal causante de la depresión.

Otras investigaciones apuntan a que el consumo de cannabis complemente el uso de antidepresivos en dosis bajas, sirviendo más como suplemento que como sustituto de los mismos.

Tanto los endocannabinoides, producidos por el organismo, como los fitocannabinoides que se encuentran en el cannabis, aumentan la activación de estas neuronas. Dependiendo de la dosis, se puede conseguir el efecto contrario, así lo demuestra un estudio realizado por la McGill University. Los resultados mostraron que su uso en dosis bajas aumenta los niveles de serotonina, pero en dosis altas puede reducirlo.

Es decir, el uso excesivo del cannabis puede generar el efecto contrario. Esto se debe a que los sujetos se sensibilizan en exceso ante la liberación de la serotonina, necesitando cada vez más cantidad para ello.

En definitiva, la serotonina y el cannabis interactúan entre sí, pudiendo generar sensaciones relajantes y placenteras. Sin embargo, se deben controlar la dosis y consultar siempre con un especialista para evitar que se cree el efecto contrario.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Erik Collado

Con más de 10 años de experiencia en el sector del cannabis, sus vivencias y aprendizaje son la base del éxito de GB The Green Brand.

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *