El pH en el cultivo de marihuana

A la hora de cultivar cannabis además de cualquier otro tipo de vegetal, hay varios factores que influyen directamente en su correcto desarrollo y en la calidad del producto final, como son; el aire, al agua, el sol y la tierra. La falta íntegra, una leve carencia o mala calidad de cualquiera de estos factores, dará como resultado plantas improductivas y con altas probabilidades de contraer diferentes tipos de enfermedades y/o de ser atacadas por diferentes tipos de plagas. Por ello, este artículo va a tratar sobre el pH en el cultivo de marihuana, más concretamente sobre el ph del agua de riego, uno de los factores más determinantes y que más se debe tener en cuenta, si se quiere obtener un óptimo aprovechamiento de los nutrientes aplicados, además de cosechas de calidad.

¿Qué es el Ph?

El Ph sirve para medir la acidez o la alcalinidad de una sustancia líquida o de un sólido disuelto. El Ph tiene un rango de medición que oscila entre 0.0 y 14.0, donde las sustancias con un pH por debajo de 7.0 se consideran soluciones ácidas, las sustancias con un pH por encima de 7.0 se consideran soluciones alcalinas y las sustancias con un pH en torno a 7.0 se consideran soluciones neutras. Un buen ejemplo de una sustancia ácida es el ácido clorhídrico (pH 0.0), otro ejemplo de una sustancia alcalina es la sosa cáustica (pH 14.0), y un buen ejemplo de una sustancia neutra es el agua (pH 7.0)

La importancia de medir el pH del agua en cultivos de marihuana

Cuando cultivamos marihuana de forma interesada y con la intención de obtener un producto final de calidad, es importante conocer los valores de ph del agua de riego para asegurarnos de que todos los nutrientes suministrados pueden ser absorbidos por las plantas, más concretamente por su sistema radicular. Si estos no se encuentran dentro del rango ideal de disponibilidad, es cuestión de tiempo que comiencen a aparecer diferentes tipos de problemas nutricionales, causados por la acumulación de distintos tipos de minerales en el medio de cultivo, los cuales, pueden crear un entorno tóxico para las raíces e incluso pueden bloquear a otros nutrientes impidiendo su correcta absorción. Si se mantiene un control sobre el nivel de ph en cada riego, también es posible que aparezcan carencias nutricionales e incluso bloqueos, aunque las probabilidades de que lo hagan son mucho menores, y en el que caso de que finalmente aparezcan, será mucho más sencillo poder reestablecer la normalidad y conseguir que las plantas vuelvan a lucir verdes y sanas.

El pH adecuado para las plantas de marihuana

Para que una planta de marihuana se pueda desarrollar de forma óptima, es importante tener en cuenta que no siempre se debe mantener el mismo valor de pH a la hora de regar, ya que dependiendo de la variedad cultivada, del estadio en la que esta se encuentre (germinación, crecimiento, pre-floración y lavado), del medio de cultivo utilizado y de si vamos a realizar un cultivo orgánico o mineral, los valores ideales de pH que debe contener el agua de riego varían levemente.

Por lo general, se puede cultivar una planta de marihuana manteniendo un nivel de pH constante, aunque este debe oscilar entre 5.5 y 7.0. De esta forma se pueden conseguir resultados decentes, aunque no se obtendrá todo el potencial de la variedad cultivada, ni el máximo aprovechamiento de los nutrientes aplicados. Además, es posible que aparezcan problemas nutricionales durante el cultivo.

Valores ideales para el cultivo de marihuana en sistemas hidropónicos, aeropónicos o en medios inertes:

  • Primeras semanas de desarrollo: ph 5.8-5,9
  • Etapa de pre-floración: ph 6.0-6.2
  • Etapa de floración real: ph 6.0-6.3

Valores ideales para el cultivo de marihuana en mezcla de turbas o en suelo directo:

  • Primeras semanas de desarrollo: ph 5.5-6.0
  • Etapa de pre-floración: ph 6.0-6.2
  • Etapa de floración real: ph 6.2-6.5

Regular el ph del agua en cultivos de marihuana

Una vez hemos dado un repaso a los medidores de ph para marihuana y a los diferentes líquidos reguladores, es el momento de aprender a regular el ph de nuestra agua de riego, aunque en este sentido, debemos diferenciar entre; riegos solo con agua y riegos con productos, además de los sistemas de riego automatizados que se utilizan en medios de cultivo hidropónicos o aeropónicos.

  • Riego solo con agua

Llena el depósito, deja reposar el agua unos minutos, introduce el medidor y anota el valor del ph marcado cuando este permanezca inmóvil. Añade la cantidad indicada por el fabricante para reducir punto por punto el nivel de ph hasta llegar al valor deseado. Si el fabricante no hace ninguna recomendación sobre la dosis, entonces hay que añadir una pequeña cantidad del regulador al depósito, diluirlo correctamente y dejarlo reposar unos segundos para volver a medir de nuevo. Esta operación se debe realizar las veces que sean necesarias hasta llegar al valor deseado.

  • Riego con productos

Esta operación varía según la gama de abonos utilizada, ya que algunos fabricantes recomiendan medir y regular el ph antes de añadir sus abonos, y otros recomiendan medir y regular el ph después de haberlos disuelto en el tanque de riego. En el caso de que el fabricante de abonos no indique nada, lo más recomendable es disolver los abonos uno por uno en el tanque de riego, removiéndolos de forma enérgica para que se mezclen perfectamente. Después, hay que dejarlos reposar durante varios minutos para que el ph se estabilice y podamos saber el valor exacto de la mezcla realizada. Una vez hecho esto, podemos medir el ph del agua y regularlo correctamente.

  • Riego en cultivos hidropónicos

En este tipo de sistemas, se suele utilizar un depósito de riego junto con un sistema de riego automatizado, el cual, contiene el agua y los nutrientes que precisan las plantas durante aproximadamente 1 o 2 semanas. Para poder regular y mantener el nivel de ph dentro de los valores ideales, es recomendable el uso de monitores de medición para el ph y la temperatura, los cuales indican de forma continua el valor del ph del tanque de nutrientes. Gracias a ellos es muy sencillo regular el nivel de ph y rápido, ya que tan solo tenemos que estar atentos al indicador de ph, para que en el momento en el que este indique que el valor de ph no está dentro del rango ideal, lo podamos modificar de inmediato.

Nota: para evitar tardar demasiado tiempo a la hora de regular el ph del agua de riego, es recomendable apuntar el ph inicial del agua y la cantidad de regulador de pH utilizada hasta llegar al valor deseado.

¿Cómo regular el pH del agua?

Regular el ph del agua es una tarea sencilla que se puede complicar si no se tienen las herramientas adecuadas y en perfecto estado de mantenimiento. Para poder hacerlo de forma correcta, es necesario disponer de un medidor de ph, además de líquidos específicos para aumentar o disminuir en el ph. Por ello, vamos a dar un breve repaso sobre los medidores de ph y los líquidos para regular el ph.

  • Medidores de pH

Los medidores de ph son unos aparatos de medición bastante sencillos de utilizar, ya que por lo general, tan solo hay que encenderlos e introducir su sonda en el agua para conocer el ph del agua analizada. Para evitar que estos ofrezcan mediciones erróneas y se estropeen en un corto periodo de tiempo, es preciso limpiarlos después de cada uso, así como regularlos cada cierto tiempo y mantener la sonda húmeda con una solución de mantenimiento.

  • Líquidos para regular el pH

Los líquidos para reducir o aumentar el nivel de pH del agua, están formulados por componentes ácidos o alcalinos, y estos pueden ser de origen orgánico o mineral. Además y según el fabricante, es posible diferenciarlos entre reguladores de ph para crecimiento y reguladores de ph para floración.

Por lo general, los reguladores de ph minerales suelen estar formulados por los siguientes componentes:

  • Ácido Nítrico: según la concentración, se puede utilizar para subir o bajar el ph, además es ideal para la etapa de crecimiento por su alta concentración de nitrógeno.
  • Ácido Fosfórico: reduce el Ph y es ideal para la etapa de floración por su alto contenido en fósforo, aunque también se puede utilizar en crecimiento.
  • Hidróxido de Potasio: aumenta el ph del agua y por su alto contenido en potasio, se puede utilizar en crecimiento y en floración.

Los reguladores de ph orgánicos, suelen estar formulados por los siguientes componentes:

  • Ácidos Húmicos: aumentan el nivel de Ph y se puede utilizar durante todo el cultivo, aunque lo más recomendable es utilizarlo solo en la etapa de crecimiento, ya que los ácidos húmicos reducen la producción de THC.
  • Ácido Cítrico: disminuye el ph y se puede utilizar durante todo el cultivo sin problemas.

La principal diferencia entre los reguladores de ph orgánicos y minerales, reside en que los minerales dañan la microvida del suelo, por lo que hay que volverla a recomponer después de cada uso. Sin embargo, los orgánicos no presentan ningún tipo de problema para las colonias de microorganismos, aunque se debe utilizar un poco más cantidad de producto comparado con los reductores minerales para alcanzar los niveles deseados.

Tipos de Medidores de pH para marihuana

Medidor pH gotas

Este medidor es uno de los más sencillos de utilizar, ya que tan solo consiste en una probeta, un líquido reactivo y una tabla de colores. Para conocer el nivel de pH de nuestra agua de riego, tan solo hay que llenar 3/4 partes de la probeta con el agua que queramos analizar, después, hay que añadir un par de gotas del líquido reactivo, seguidamente hay que poner el tapón, agitar de forma enérgica durante unos segundos y contrastar el color aparecido con la tabla de colores para saber el pH del agua analizada.

Es importante tener en cuenta, que este tipo de medidor reactivo mediante gotas, solo se debe utilizar con agua sin ningún tipo de abono o producto, de lo contrario, la medición será errónea.

Medidor pH 600 Eco Milwakee

Es uno de los medidores de pH más utilizados en salas de cultivo de interior y en cultivos de exterior, dado que es el más económico de todos y proporciona buenos resultados. Es perfecto para iniciarse en el cultivo de cannabis, si buscas un medidor barato o por si no puedes permitirte uno mejor. Se calibra introduciendo el medidor en un líquido de calibración para medidores de pH, primero a 7.00 pH y después a 4.00 pH. Para ajustar el nivel de pH con el valor del sobre de calibración utilizado, se debe girar el pequeño tornillo que incorpora, hacia un lado o hacia el otro, al mismo tiempo que se mira la pantalla para saber el valor, así de simple.

El único inconveniente de este medidor, es que se debe mantener la sonda limpia y humedecida con una solución de mantenimiento para medidores de pH, de lo contrario, es un poco más fácil que comience a dar valores erróneos si lo comparamos con otros medidores. Por otro lado, es importante saber que no es resistente al agua, por lo que no se debe introducir el medidor más allá de la propia sonda.

Medidor pH Adwa AD-100

Este medidor de pH es un poco más sofisticado que el medidor anterior, ya que además de ofrecer mediciones un poco más precisas, se calibra automáticamente utilizando sobres de pH 7.00 y 4.00, los cuales vienen incluidos, además, al compensar automáticamente la temperatura, las mediciones ofrecidas son más precisas. Este modelo en concreto ofrece una mayor resistencia y fiabilidad con el paso del tiempo, aunque al igual que sucede con el resto de medidores del mercado, si no se mantiene la sonda limpia y se añade al tapón un poco de solución de mantenimiento para que la sonda permanezca húmeda, es fácil que al poco tiempo ofrezca mediciones erróneas. Su único inconveniente en que no es resistente al agua, por lo que solo se debe introducir la punta del medidor.

Medidor pH Adwa AD-11 Waterproof

El medidor de pH digital AD-11 de Adwa, es un modelo que se puede catalogar de semi-profesional, ya que además de ofrecer mediciones de pH precisa, gracias a que compensa la temperatura del agua de forma automática, indica la propia temperatura del agua de riego y además, es capaz de sobrevivir si se nos cae dentro del tanque de riego. Esto no quiere decir que se puede introducir por completo debajo del agua para tomar mediciones, si no que simplemente es capaz de resistir una caída dentro del deposito de riego sin estropearse. Otra de las particularidades de este medidor de Adwa resistente al agua, es que la sonda se puede intercambiar en el caso de que se haya estropeado o roto, ya que son bastante delicadas. Esto nos permite sustituirla en cualquier momento, sin necesidad de tener que adquirir un medidor de pH nuevo.

Para calibrarlo, tan solo hay que pulsar el botón de ON/OFF durante varios segundos mientras permanece encendido, hasta que aparezcan las letras “CAL”, después, el propio medidor nos indicará el valor del sobre de calibración en el que se debe introducir, primero nos indicará pH 7.00 y después pH 4.00. Para mantenerlo en perfectas condiciones, es recomendable limpiar la sonda después de cada medición e introducir un poco de solución de mantenimiento en la tapa para que la sonda permanezca húmeda y pueda funcionar correctamente durante mucho más tiempo.

Monitor Guardian Bluelab

El Guardian Monitor Bluelab es sin duda el medidor más sofisticado, profesional y preciso que mostramos en este artículo, ya que se trata de un medidor continuo de pH, Ec y temperatura, el cual, es perfecto para ser utilizado en sistemas de cultivo hidropónicos y/o aeropónicos, cultivos en los que se debe mantener un control constante sobre las características del agua de riego.

Para hacer un correcto uso de este medidor digital continuo de pH, Ec y Temperatura, tan solo se debe colocar el monitor a una altura en la que podamos visualizar cómodamente los valores que indica, después, tan solo se deben ajustar los niveles de pH y de Ec del agua de riego, según las necesidades de las plantas y de la etapa en la que estas se encuentren. Por otro lado, dispone de un sistema de alarma visual (luz parpadeante) por el cual nos avisa de que los valores del agua del tanque de riego no están dentro de los niveles deseados, lo que nos permite poder corregir casi en el acto cualquier tipo de fluctuación.

Lo cierto, es que con el uso de este tipo de monitor continuo, se ahorra mucho tiempo a la hora de regar y aumentan las posibilidades de conseguir sacar todo el potencial a las genéticas cultivadas. Hay que mencionar, que sus sondas son intercambiables, por lo que en el caso de rotura o desgaste de estas, se pueden sustituir sin problemas. Y en cuanto a su sistema de calibración, este es muy sencillo, ya que tan solo precisa ser calibrada la sonda para el pH y al igual que sucede con el resto de medidores de ph del mercado, es interesante limpiar las sondas después de cada uso y mantenerlas humedecidas con las soluciones de mantenimiento que indique el fabricante.

 

Para conocer mejor las características de los medidores de pH para marihuana que hemos comentado en este artículo, puedes pinchar directamente en cada una de las fotos, de esta manera podrás visualizar el producto en nuestra web con una descripción mucho más amplia y concisa, además de poder visualizar otros tipos de medidores que tenemos a la venta. Un saludo y hasta el próximo artículo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 11 Promedio: 4.4)