Materiales tóxicos para las plantas

Los materiales tóxicos para las plantas son muchos y de los más insospechables. Productos que hemos usado desde generaciones, que nos parecían inocuos, pero en realidad con elevadas temperaturas y en determinadas condiciones, pueden emitir gases nocivos para las plantas.

Empezamos el listado con un producto que hemos utilizado en agricultura, tanto para plantas comestibles, como ornamentales: el azufre (S). Nutriente esencial para la fase de crecimiento de nuestras plantas, ayuda la formación de la clorofila y de las enzimas que forman la clorofila. También se conoce su uso como fungicida, pero en cuanto la temperatura ambiental alcance los 35º, su efecto fungicida devuelve un efecto foto toxico para las hojas. Importante su uso con temperaturas menores que 35º y superiores a los 15º. En caso de mucha calor, una concentración de solo 130 nano gramos por metro cuadrado son suficientes en provocar daños a las plantas en forma de necrosis, en caso de mucho frio, se limitaría la formación de clorofila y provocaría un amarillamiento de la planta por un exceso de acumulación de sulfato.Materiales toxicos para las plantas

El óxido de nitrógeno (NO2) es uno de los pocos gases altamente nocivos para las plantas, causa necrosis negro-marrón en las hojas. Hay casos donde ese gas se junta al óxido de azufre (SO2), en este caso las alteraciones vegetales serían mayores. Estos gases se suelen encontrar con más frecuencia cerca de zonas urbanas y cerca de zonas donde haya actividad agrícola. Si a esto le añadimos hidrocarburos (HC) ya podremos hablar de contaminación fotoquímica, debida a la presencia de smog, ozono (O3) y peroxidoacetilnitratos (PAN). Este último es un subproducto de la combustión de petróleo y derivados. En caso de envenenamiento de ozono, se formarían unas manchitas blancas encima de las hojas, mientras que en caso de exceso de los otros 3 gases, se formarían lesiones graves en las hojas jóvenes con aspecto de tintura plateada o vidriosa.

A parte estos gases que no podemos evitar dependiendo donde estamos viviendo, hay que tener en cuenta la composición del suelo también, y si no de las aguas que usamos para el riego. Una presencia elevada de boro puede provocar problemas serios a todo tipo de planta, la planta que mejor aguanta el boro es el esparrago, puede aguantas entre 6.0 y 15.0 mg/l. Un exceso de Boro ocasiona un amarillamento de las hojas viejas y una perforación del tejido, en casos extremos hasta una necrosis de las hojas viejas. De forma natural, el boro se encuentra cerca de minas de turmalina o de mica. En suelos alcalinos se puede encontrar boro, y en casos de sequía este elemento será de difícil absorción para las plantas, cosa que provoca un crecimiento lento y una necrosis de las yemas nuevas impidiendo la formación de paredes celulares.

Un componente muy común en todas las aguas de grifo, es el cloro, elemento esencial para activar la absorción de Magnesio. Regula la fotolisis del agua con emisión de oxígeno en el fotosistema. En caso de falta de cloro, la planta demuestra un sistema radicular no homogéneo y débil, mientras que en las hojas manifiesta clorosis general y marchitez de las apicales foliares. Se habla de carencia de cloro cuando se presenta en 2mg/kg. Cuando tenemos una concentración mayor podemos encontrarnos problemas de hojas, se enrollan en sí misma y adelgazan, pueden secarse, y es fácil confundirlo con carencia de potasio, duda solucionable con una analítica de hoja.

Hay que tener en cuenta nuestro equipo también, del material con el cual esta echo. Siempre será mejor el polietileno (PE) que el PVC. Este último en caso de temperaturas altas, puede soltar en el aire un gas toxico para las plantas que provoca un bloqueo del crecimiento, amarillamiento de las hojas y espacio internodal casi nulo. A cambio y por sorpresa, el desarrollo de las raíces es bueno y casi parece normal a la vista.

Podríamos seguir así el listado con bastante más componentes, materiales y micro elementos, alguno que otro se queda tóxico tanto en pequeñas como en grandes cantidades. Mientras, los micro elementos y los macronutrientes se portan al igual que una “droga”, dependiendo la cantidad, tendremos un efecto favorable o completamente lo contrario.

Autor: Fabio Inga

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 10 Promedio: 4.4)