El mantillo es una base de materia orgánica o inorgánica que rodea y protege la planta. Esta capa, que se sitúa por encima del sustrato, proporciona nutrientes, mejora la calidad del suelo y estabiliza la temperatura, entre muchas otras cosas. La incorporación de un mantillo en la parte superior del sustrato beneficiará a la planta y, por ende, a la cosecha final. Además, es muy sencillo de realizar, ya que se trata de materiales relativamente fáciles de conseguir.

Cuando se comienza un cultivo de marihuana, es muy importante fijarse e interpretar los procesos que las plantas viven en plena naturaleza, ya que es ahí donde se encuentran en su hábitat natural y de donde se aprende qué es lo que necesitan las plantas y cómo proporcionárselo.

¿En qué condiciones se recomienda usar un mantillo?

Hay muchas cosas que ya hemos aprendido de la naturaleza. En primer lugar, les proporciona nutrientes a las plantas, igual que hacemos nosotros a través de fertilizantes. También les proporcionamos la luz necesaria para cada fase del cultivo, igual que ocurre con el sol y las distintas estaciones. Por último, establecemos la humedad y la temperatura para que no sufran estrés y crezcan de manera correcta a través de ventiladores, extractores, aires acondicionados…

Sin embargo, la madre tierra les proporciona muchas otras cosas a las plantas cuando estas crecen en plena naturaleza, por lo que la incorporación de ciertos trucos puede marcar la diferencia en el resultado final de la cosecha. Por ello, los cultivadores están introduciendo pequeños detalles en el cultivo como el uso del mantillo (también denominado acolchado), que proporciona muchas ventajas a las plantas de cannabis.

El mantillo es muy beneficioso, sobre todo, en situaciones desfavorables, como pueden ser los cultivos de guerrilla o en lugares con mucho calor o frío. Por esto, la utilización del mantillo es más recomendable en cultivos de exterior, ya que en interior tenemos distintas formas de ajustar la temperatura y humedad.

Lo común entre los jardineros que utilizan mantillo en sus cultivos es aplicar entre 3 y 7 centímetros de materia. El equilibrio en este punto es clave, ya que la cantidad que se aplique determinará el momento en el que se debe cambiar y puede afectar a los procesos naturales de las plantas, como la absorción de nutrientes o la pudrición de las raíces. Sin embargo, aplicando una capa abundante de acolchado se notan los beneficios instantáneamente.

¿Qué beneficios proporciona el mantillo a las plantas de marihuana?

  • Estabiliza la temperatura del sustrato: protege las raíces de las plantas en invierno y mantiene la humedad en verano para evitar la deshidratación del cultivo. Además, reduce los riegos y ahorra agua, ayudando de este modo al mantenimiento del medio ambiente.
  • Mejora la vida del sustrato: lombrices, bacterias, hongos y microorganismos se alimentan de este mantillo, lo que mejora la porosidad del suelo.
  • Favorece la absorción de nutrientes por parte de nuestras plantas, ya que los organismos que viven en el mantillo son los encargados de descomponerlos y hacerlos accesibles para ellas.
  • Protege al suelo de la radiación solar, la erosión y la germinación de malas hierbas que compitan con las plantas de marihuana por los nutrientes.
  • Actúa como anti plaga, ya que dificulta la llegada de organismos perjudiciales para las plantas como el pulgón u otros insectos.
cómo se hace el mantillo

¿Qué materiales se usan para hacer un mantillo?

El mantillo se puede hacer con materiales orgánicos o inorgánicos, según tengamos acceso a unos o a otros. Por otro lado, se recomienda siempre añadir nitrógeno en el acolchado, sobre todo en la etapa vegetativa del cannabis. Entre los materiales que podemos utilizar para crear el mantillo se encuentran los siguientes:

  • Restos de hierba: Se recomienda dejarlos secar antes de usarlos, ya que, si no se hace, puede fermentar en el mismo sustrato que nuestro cultivo de cannabis.
  • Restos de ramas: Proporcionan una mayor durabilidad. Hay que triturarlas antes. Son una excelente opción debido a los microorganismos que contiene.
  • Paja: Material muy rico en carbono. Retiene muy bien la humedad y repele plagas de bacterias y/u hongos.
  • Corteza: Este material es de larga duración. Se debe aplicar nitrógeno tras su implantación para facilitar la absorción de este mineral por parte del cultivo.
  • Serrín: No debe estar tratado. Se puede mezclar con la viruta para aumentar el tiempo que tarda en descomponerse.
  • Cartón: Su alto contenido en celulosa sirve de refugio para microorganismos beneficiosos para las plantas. Sin embargo, hay que tener cuidado de que no se cuele ningún material no degradable o tóxico.
  • Papel de periódico: Como la tinta de los periódicos ya no contiene plomo, es posible usarlo como acolchado. Tiene una buena retención de humedad y evita la aparición de hierbas competidoras. Eso sí, tiene una duración muy corta.

Estos son los materiales más comunes en la creación de un acolchado, pero también es posible elaborar uno con infinidad de componentes como granos de maíz, cáscaras de semillas, hojas sueltas, algas, madera e incluso plástico, aunque los cultivadores más experimentados no recomiendan este material si no se trata de uno específico para la agricultura.

Sin embargo, igual que sucede con el sustrato, el mejor mantillo será aquel que mezcle varios materiales para maximizar las propiedades beneficiosas de cada uno, por lo que es normal juntar varias de las opciones comentadas.

qué es el mantillo

Tipos de mantillo según la fase de la marihuana

El mantillo es una base que proporciona nutrientes y mejora la calidad del suelo pero, como ocurre con todos los procesos que se le aplican al cultivo, las necesidades de las plantas varían según la fase en la que se encuentre y las condiciones donde se esté realizando. Por lo tanto, el acolchado que incorporamos en el cultivo debe ser ligeramente diferente según el momento vital en el que se encuentre el mismo:

  • Fase de germinación y crecimiento: Durante la fase inicial del cultivo, lo más adecuado es incorporar un mantillo orgánico y verde, formado por hojas y restos de plantas. Un truco muy interesante es utilizar los restos de los anteriores cultivos para crearlo. Una alta presencia de nitrógeno ayudará a las plantas a crecer de forma adecuada y desarrollarse correctamente.
  • Fase de floración: En esta fase se suele variar hacia la creación de un mantillo marrón, con materiales como ramas, corteza o paja, para acidificar el pH del sustrato, mantenerlo en los niveles ideales para la floración del cannabis y favorecer la absorción de fósforo y potasio.

En definitiva, la utilización de mantillo sobre nuestro sustrato en los cultivos de cannabis es una acción muy fácil y económica de realizar, y nos proporciona multitud de ventajas con las cuales podemos mejorar la calidad de nuestras cosechas y solventar problemas derivados de las condiciones medioambientales desfavorables.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Erik Collado

Con más de 10 años de experiencia en el sector del cannabis, sus vivencias y aprendizaje son la base del éxito de GB The Green Brand.

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *