La música y la hierba

Si eres consumidor habitual de cannabis, seguro que sabes que la música y la hierba son el conjunto ideal para desconectar de todo. Cuando escuchamos música después de haber consumido marihuana, nuestro cerebro lo asimila de forma diferente a cuando no la hemos consumido. El cuerpo y la mente se relajan, por lo que la música fluye libremente por nuestro cuerpo, haciéndonos notar una experiencia más profunda. Al entrar en un estado de relajación y poder desconectar un poco de todo lo que nos rodea, sentimos la música mucho más adentro, notando como nos invade la melodía.

En el siglo XX, muchos artistas de gran fama mundial se empezaron a declarar públicamente consumidores de marihuana, declarando que el cannabis les ayudaba a componer. Se autoproclamaron las voces representantes del cannabis, utilizándola como mensaje de paz o de ayuda a las clases bajas. Hoy en día son muchos más los artistas que reconocen públicamente que consumen cannabis, incluso algunos llegan a hacer que sus vidas giren alrededor de esta planta, aunque es cierto que la utilizan más para promocionarse que para mandar mensajes de paz o amor. Cada vez son más los artistas que salen consumiendo cannabis en sus videoclips, enseñando espectaculares cultivos o con un porro en las manos. Sobre todo los artistas relacionados con el mundo del Hip-hop, especialmente en USA. Muchos artistas afirman que al componer bajo los efectos del cannabis crean un vínculo más fuerte con sus fans, ya que cuando estos los escuchan bajo los efectos del cannabis, podrán comprender todo el trasfondo de sus canciones.

El cannabis tiene la facilidad de aumentar las relaciones entre conceptos e ideas que no se relacionan en nada, por lo que en momentos en que no llega la creatividad, puede llegar a hacer un papel importante. Si la canción está compuesta bajo los efectos del cannabis seguramente lo notaremos, ya que si nosotros estamos en el mismo estado que estaba el compositor al escribirla, nuestro cerebro podrá llegar a asimilar mucho mejor todos los pequeños matices.

Ayuda a que las notas se oigan más claras y nítidas, por lo se diferencian más los cambios de ritmo e intensidad. Los tonos que antes pasaban desapercibidos, con el cannabis se escuchan mucho más claros, tomando mucha más importancia en la canción. Esto significa que hay un sinfín de canciones compuestas bajo los efectos de la marihuana, pero que solo los fans que consuman podrán llegar a disfrutarlas completamente.

La música afecta mucho al estado de humor en que nos encontremos, por lo que si estamos enfadados, nos apetecerá escuchar música mucho más dura que cuando estemos en un estado más alegre. El cannabis nos anima a escuchar música mucho más relajada y tranquila, que nos trasmita paz y buen rollo. Cuando escuchamos música después de haber consumido cannabis, nuestro cerebro muestra cambios en el área parieto-occipital derecha y en el área y occipito-temporal. Las ondas alfas son una constante en la capacidad de percepción musical, facilitando al oyente fluir entre las notas. Se puede analizar mediante estudios, pero ninguno será tan convincente como comprobarlo en carne y hueso. Para mucha gente, el hecho de fumarse un bong o un porro  escuchando su artista favorito, es todo un ritual.

Científicos de todo el mundo afirman que este campo debería de ser mucho más investigado, ya que parece estar clara la relación entre el sistema cannabinoide, y la capacidad auditiva. Si éste área estuviera mucho más estudiada y tuviéramos más información sobre el tema, seguramente tendríamos muchos más tratamientos para algunos tipos de enfermedades.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 2.5)