Guía de viajes marihuaneros (II): Colombia

A Colombia siempre se le ha conocido como el paraíso de café y de los narcotraficantes de droga dura. Pero es un país con muchos más encantos, que, teniendo en cuenta que estamos en la época más fría, no viene mal enumerar y plantear como posible viaje en busca de las temperaturas más estivales.

Colombia es un país sudamericano de clima variado, aunque en su mayor parte de regiones prima una temperatura estable que ronda los 25 grados. Tiene salida la mar, por el océano pacífico y al atlántico por parte de sus islas caribeñas. Además, desde junio del 2016, tiene una ley bastante más permisiva con el consumo de cannabis.

A pesar de que hasta el 2016 el consumo de marihuana terapéutica y la plantación de estas para su distribución e investigación eran en principio ilegal, Colombia ya contaba con uno de los mercados de investigación y distribución de cannabis más fuertes del mundo, muestra de ello son las múltiples marcas colombianas de productos creados a base del cannabis o cáñamo, como la industria textil, los cosméticos o alimentación, por enumerar algún ejemplo.

Hay que entender que el país andino siempre ha tenido una política de drogas de doble fondo, ya que, aunque de cara al resto de países ha perseguido a los narcotraficantes y fabricantes de productos prohibidos, por otra parte, y de cara a los nacionales, se ha tenido una permisividad ya que la industria de la droga reportaba incontables beneficios.

 

Y esta doble moral se ha extendido hasta hoy en día, donde a pesar de no ser legal, hasta el pasado junio, la distribución, consumo e investigación de la marihuana, según la ley 30 de 1986, la sentencia 882 de la Corte Constitucional la invalidaba, ya que seguía permitiendo a los indígenas el poder cultivar, tratar y comercializar todo tipo de productos derivados o con base de coca, marihuana o amapolas. Ahora bien, el comercio con otros países de estos productos si era ilegal lo que, a partir de ahora, se va a poder realizar sin problemas, siempre que el país con el que se comercialice tenga leyes en favor de los productos derivados de la marihuana.

Es por ello que la marihuana ha sido un producto de uso en la medicina tradicional colombiana, donde todos los abuelos conocen las recetas del alcohol de marihuana para quitar dolores de músculos y articulaciones, y es difícil encontrar una casa en las zonas más rurales donde no se haya utilizado durante una novena la antiquísima mezcla de aguardiente, marihuana, canela y clavo para “quitarle el frío” a los niños que todavía mojaban la cama.

El precio de la marihuana en Colombia

A pesar de no contar con la fama como México, Colombia siempre ha sido uno de los mercados exportadores de marihuana -entre otras muchas sustancias más “duras”- para Estados Unidos. En el país andino, gracias a la diversidad de climas que encontramos se pueden realizar plantaciones de diferentes especies con muy distintas necesidades climatológicas, y esto nos lleva a encontrar diversidad de tipos de la marihuana, y algunas de las más apreciadas entre los consumidores de cannabis. Además, con la legalización de la marihuana terapéutica en el país, la calidad de la misma ha subido, situándose entre algunas de las más apreciadas de la actualidad.

Colombia ofrece otro aliciente para los consumidores habituales de marihuana además de la calidad de la hierba, otra de las ventajas es el precio de la misma ya que es muy bajo. De media, un gramo de marihuana de buena calidad puede costar 0.30 euros. Esto, sumado a que, a pesar de no ser legal en traficar con marihuana si está permitido el auto consumo de hasta 10 gramos,  convierten a Colombia en uno de los paraísos para todos los amantes de la marihuana, que no hay que dejar de visitar.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 5)