Grandes empresas en contra del cannabis

Que el cannabis tiene muchos más usos que el fumarnos sus cogollos, es algo que siempre se ha sabido, por eso siempre ha habido grandes empresas en contra del cannabis. El cannabis sativa es una especie de planta que se ha utilizado desde hace miles de años por sus propiedades curativas, ya sea en infusiones, todo tipo de cremas y pomadas, mediante la extracción de su resina, etc…

Grandes empresas en contra del cannabisHace unos 200 años tenía cientos de usos, ya que el cáñamo que se extraía servía para hacer papel, cuerdas, todo tipo de telas, incluso los primeros pantalones vaqueros fueron realizados a base de cáñamo, que eran mucho más resistentes a los que tenemos hoy en día. Era una planta muy productiva, que además ayudaba al medio ambiente ya que en poco tiempo tenías plantas listas para producir materiales de nuevo, evitando así talar inmensos bosques de árboles para conseguir madera.

En 1930, el 60% del papel obtenido se extraía del cáñamo, mientras el 40% de la madera. Pero uno de los hombres más ricos de la época, William Randolph Hearst director de hasta 28 periódicos y miembro de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, decidió invertir en aserraderos de madera, de manera que a él le saliera totalmente gratis el papel para publicar sus periódicos. En 1935, se inventó una maquina donde procesar el cáñamo para su utilización apenas costaba trabajo, y con un coste muy asequible. Miles de familias de agricultores lo vieron como una opción para conseguir mucho dinero, mientras William veía como sus aserraderos perdían cada vez más y más faena, por culpa de la expansión del cáñamo. Pensó que una buena manera de frenar el creciente consumo de esa planta, era utilizar sus propios periódicos para decir que todos los males de este mundo: delitos, guerras, violaciones, asesinatos…, las causaba esa planta.

Otra gran empresa que hizo una fuerte campaña contra el cannabis fue la empresa petrolífera Dupont. Esta empresa ya muy extendida por toda América en la época, acababa de inventar 2 tipos de fibras, el nylon y el rayón, que no tuvieron un gran impacto por culpa de los bajos precios del cáñamo. Dupont tenía la patente del ácido sulfúrico, muy utilizado para la elaboración de madera, por lo que William era uno de sus mejores clientes.

El mensaje de Randolph Hearst tuvo un gran impacto en la sociedad y con la ayuda de los contactos financieros y políticos de Dupont, se llegaron a escuchar grandes debates relacionados con el tema hasta llegar al parlamento. Harry Anslinger fue el político que defendería los intereses de William y de Dupont, y entre los 3 conseguirían que el cannabis en 1937 pasara de ser uno de los materiales más usados para fabricar todo tipo de productos, a pasar a estar totalmente prohibido en todo USA. Que una de las naciones más importantes del mundo, que en ese momento estaba viviendo su época de mayor desarrollo prohibiera el cannabis, tuvo como consecuencia que esa prohibición se extendiera por casi todo el mundo.

A principios de los años 60 el cannabis volvió a resurgir con fuerza, pasando de ser fumado a escondidas a vivir una auténtica revolución donde millones de personas se manifestaron durante mucho tiempo, pasando a ser prácticamente su forma de vida. Estos son los que comúnmente conocemos como “hippies”, personas que realizaban protestas pacíficas, donde exigían sus derechos a poder consumir lo que ellos desearan, pudiendo vivir en paz. El movimiento hippie ha perdurado hasta hoy en día, donde viven en sus comunidades pacíficamente, cultivando enormes árboles de marihuana para su consumo propio.

En 2012 los estados de Colorado y Washington aprueban su uso recreativo y otra vez la historia se repite, si en USA el cannabis no está mal visto, en todo el mundo pasa a verse de otra forma. 4 años después el mundo ha cambiado su visión sobre la marihuana, y miles de empresas ya se dedican a este sector.

De igual manera que el cannabis se utilizaba hace miles de años con usos terapéuticos, hoy en día ya podemos encontrar lociones, cremas y todo tipo de artículos para realizar medicina cannábica. Por lo que al cannabis le vuelve a surgir otro enemigo, la industria farmacéutica.

El cannabis puede utilizarse para tratar: dolores crónicos, artritis, insomnio, trastornos intestinales, esclerosis múltiple, cánceres tumorales, y una gran cantidad de posibilidades que ya sabemos y que cada día se descubren más. A la industria farmacéutica no le interesa que todo esto salga a la luz, ya que perderían miles de millones, por eso insisten en que el cannabis destroza vidas y no tiene ningún valor terapéutico.

Pasen los años que pasen, por lo visto la legalización del cannabis siempre tendrá enemigos, que se encargarán de demonizar la planta. Por lo menos podemos decir que cada día se hacen estudios nuevos y sabemos más, por lo que por lo menos no nos vendrán diciendo que el cannabis arruina nuestra vida o que no tiene ningún efecto medicinal, ya que podremos decirles que se olviden de prejuicios y que a día de hoy ya tenemos estudios que nos lo confirman.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)