En GB queremos ir tratando y enseñando todos los patógenos que pueden afectar a nuestras plantas, semillas o esquejes a lo largo de una serie de artículos de cultivo, de los cuales hoy vamos a hacer el primero. Hoy hablaremos del hongo Fusarium, el cual es capaz de dar al traste en pocas horas con todo un cultivo entero, ya sea de cannabis, tomates o cebollas, entre otros, por ello si es agricultor o cannabicultor, debe leer este artículo con detenimiento.

El Fusarium

El Fusarium es un hongo o mejor dicho, es un género que engloba a una extensa variedad de hongos que se caracterizan por ser filamentosos. Este género de hongos se encuentran en la mayoría de suelos del planeta, sobre todo en los más cálidos y por lo general, suelen y pueden permanecer durante varios años esperando su oportunidad para colonizar un sistema radicular y extenderse por él de forma rápida.

Se suelen clasificar según el efecto que provocan en la planta afectada, daño que puede ser producido en el tallo, en la raíz y a nivel vascular. Los diferentes nombres que se les ha aportado a cada uno de ellos, suelen estar relacionados con el tipo de vegetal en el que se ha encontrado el hongo fusarium. Aunque la verdad que esto es lo de menos, ya que si nuestro cultivo se ve afectado por alguna de sus variantes, el nombre nos va a dar exactamente igual, ya que no podremos hacer nada, solo resignarnos, eliminar los ejemplares afectados y desinfectar por completo la zona.

Tipos de fusarium que provocan daño en el tallo:

  • Fusarium sulphureum
  • Fusarium graminearum
  • Fusarium lateritium
  • Fusarium sambucinum
  • Fusarium avenaceum
  • Fusarium culmorum

Tipos de fusarium que provocan daño en la raíz:

  • Fusarium solani

Tipos de fusarium que provocan daño a nivel vascular:

  • Fusarium oxysporum

Estos son solo unos pocos tipos diferentes de fusarium y podría decirse que los más comunes, aunque en la naturaleza existen cientos de especies y de sub-especies diferentes. En el cultivo de cannabis los dos tipos de Fusarium más comunes son el Fusarium solani y el Fusarium oxysporum.

¿Cómo se propaga el Fusarium?

El fusarium y sus variantes por lo general se encuentran en la tierra o a nivel del suelo en elementos en descomposición, como pueden ser restos de hojas muertas, troncos y ramas, por poner un ejemplo. Aunque estos según la especie, se pueden transferir también por contacto y a nivel ambiental, al poder viajar sus esporas por el aire.

  • En el caso de los hongos fusarium que afectan al sistema radicular y crean la conocida como putrefacción de la raíz, se debe tener en cuenta que su infección puede ser a través del propio sistema radicular, a través de cualquier parte de la planta que esté muriendo y a través de cualquier herida, ya sea a nivel radicular o aéreo.
  • Cuando hablamos de la variante de hongo fusarium que ataca al sistema vascular, tenemos que tener en cuenta que éste también se puede mantener a la espera de la misma manera que los hongos que afectan a las raíces. Sin embargo puede invadir una planta sin necesidad de que tenga algún tipo de herida, sobre todo a nivel radicular, aunque sí la tiene lo hará con mayor facilidad. Una vez el hongo ha penetrado en la planta y este llega al xilema, se va expandiendo por toda ella, hasta que finalmente el ejemplar muere.
  • Por último se encuentran los hongos del genero fusarium que atacan la planta y provocan lo que se conoce como cáncer de tallo. Este tipo de hongo se puede propagar de la misma manera que los hongos fusarium que atacan al sistema radicular, aunque por lo general suelen hacerlo a través de alguna herida que contiene la propia planta. Normalmente lo suelen hacer a través de ramas rotas, después de haber realizado algún tipo de poda y no haber taponado la herida o después de haber realizado algún tipo de técnica de entutorado y haber dañado la estructura de la planta.

                                                     

Fusariosis | Sintomas

Los hongos del género fusarium se pueden expresar de diferentes formas, por ello lo ideal como cada vez que se cultiva cualquier tipo de planta, es realizar revisiones periódicas en busca de los siguientes síntomas, los cuales se pueden apreciar en el follaje, en el tronco o ramas, en los peciolos y a nivel radicular. Si encuentras alguno de estos síntomas en tus plantas, preocúpate seriamente.

  • Amarilleamiento de las hojas bajeras.
  • Marchitamiento prematuro de las hojas amarilleadas.
  • Base y/o partes del tronco con coloraciones rosas, rojas, marrones, amarillentas e incluso violáceas.
  • Hojas decoloradas rizadas hacia arriba.
  • Sistema radicular con zonas marrones (necrosis).
  • Ramas decaídas de forma individual con respecto al resto de la planta.
  • Planta entera decaída.
  • Textura de la superficie del sustrato con cierta viscosidad.
  • Textura húmeda y olor desagradable del sustrato.
  • Plantas sanas que no absorben casi agua
  • Callos o partes inflamadas en el tronco

Cómo evitar la aparición de Fusarium

Para evitar la aparición de este temido hongo, lo único que podemos hacer es prevenirnos en este sentido. Si nuestro cultivo se ve afectado, como hemos comentado anteriormente, no podemos hacer nada. Una vez dicho esto, vamos con las tareas de prevención, las cuales aunque parezcan un poco exageradas, son la única manera que tenemos de evitar su aparición.

  • Limpieza y desinfección | Interior

Una de las mejores cosas que podemos hacer antes de comenzar un cultivo de interior, es desinfectar por completo la habitación (paredes, suelo, techo y ventanas), al igual que los materiales para el cultivo que vamos a utilizar (macetas, bandejas, equipos de iluminación, extractores y demás). También es interesante tener un traje o vestimenta siempre limpia y preparada, para cuando vayamos a entrar en la sala de cultivo. De esta forma se evita la introducción de este y otros tipos diferentes de hongos y de plagas.

  • Limpieza y desinfección | Exterior

En cultivos de exterior es un poco más complicado realizar una desinfección 100% óptima. Para ello lo ideal observar la vegetación de la zona para identificar si están sufriendo el ataque de fusarium, si es así, hay que buscar otro sitio para el cultivo. Una vez demos con una zona aparentemente sana, tenemos que eliminar todas las malas hierbas que haya en la zona donde se va a realizar la plantación y restos vegetales en descomposición. Después al realizar los agujeros en el suelo, hay que retirar toda la tierra de su interior y rellenarla con sustrato de calidad enriquecido con bacterias y/o micorrizas.

La solarización es una buena alternativa para la prevención de fusarium en cultivos de exterior, esa técnica consiste en cubrir la superficie de cultivo con un plástico transparente, para ayudar que la temperatura del suelo suba por encima de la requerida por el hongo para su conservación en el medio y posterior propagación.

  • El sustrato

La elección de un sustrato de calidad que contenga diferentes tipos de hongos y bacterias, también es muy importante para evitar su aparición. De este modo lo que conseguimos con certeza, es que el medio donde se va a desarrollar la planta no esté contaminado y que además tenga cierta protección. Después se debe evitar que permanezca demasiado tiempo empapado y que alcance altas temperaturas, las cuales favorecen la aparición y propagación del Fusarium. Utiliza perlita, arlita y fibra de coco para conseguir un sustrato aireado que se caracterice por no retener demasiada humedad.

  • Temperatura y humedad

El fusarium suele estar presente en zonas y suelos donde las temperaturas y la humedad relativa suelen ser altas. Para evitar su aparición por estos factores, interesa que el sustrato no supere los 25°C, al igual que la temperatura del ambiente. En cuanto a la humedad sucede lo mismo, hay que evitar que el sustrato permanezca demasiado tiempo empapado, zonas sin ventilación y sombreadas y que la humedad relativa del ambiente no supere los máximos recomendados para cada etapa de desarrollo. En exterior es un poco más complicado mantener unas condiciones óptimas de temperatura y humedad para que no aparezca este hongo letal, por lo que lo único qué podemos hacer es no excedernos con los riegos y cultivar en una zona ventilada y soleada.

  • Germinación de Semillas

germinacion de semillas

A la hora de germinar semillas debemos tener mucho cuidado, ya que en este periodo se precisa de una humedad ambiental bastante alta (70-90%). Para conseguir que las semillas no sufran de fusarium utiliza servilletas o papel de cocina, cuyo material de fabricación (celulosa) pasa por varios procesos de desinfección. A la hora de hidratarlas podemos utilizar agua osmotizada, agua embotellada o la misma agua del grifo, la cual al contener cloro y cal evita que contenga patógenos. También se puede aplicar hongos trichoderma para proteger las semillas desde un inicio y/o introducir las semillas durante 24h en un vaso de agua con un par de gotas de agua oxigenada.

  • Propagación de Esquejes

Con los esquejes tenemos que realizar las mismas tareas preventivas que a la hora de germinar semillas. En el caso de hacer nosotros mismos los esquejes, debemos hacerlos de plantas completamente sanas, tenemos que evitar la condensación de la humedad dentro de los propagadores y el material de corte y propagación tiene que estar completamente desinfectado.

Al existir la posibilidad de que consigamos esquejes de terceros, estos debemos ponerlos en cuarentena y si es posible, visitar la zona de propagación de la persona que nos los va a facilitar, para ver las condiciones de higiene y desinfección del cultivo. También es importante saber la procedencia del sustrato que haya utilizado la persona en cuestión para realizar el enraizado de los esquejes y la aplicación de productos fitofortificantes sistémicos de origen orgánico y hongos trichoderma.

  • Nutrición

La calidad de la nutrición también se debe tener en cuenta. Cuando se cultiva cannabis en muchas ocasiones solemos crear sobre-fetilizaciones en el medio de cultivo, este exceso de nutrientes por lo general suele dañar las raíces, lo cual deja una puerta abierta y aumentan las probabilidades de sufrir fusariosis. Además trabajar con un medio que no contenga demasiado nitrógeno y potasio ayuda a evitar su posible aparición. Otro de los factores a tener en cuenta es el nivel de ph, si este es demasiado ácido también incentiva la colonización de fusarium.

Resumen:

  • Limpia y desinfecta todo el material de cultivo.
  • Limpia y desinfecta la zona donde se va a realizar el cultivo.
  • Utiliza sustrato de calidad esponjoso y aireado.
  • Aplica hongos y bacterias beneficiosas.
  • Usa ropa limpia, guantes y evita el contacto con otros cultivos.
  • Cultiva con macetas de color blanco.
  • Evita que el sustrato se encharque.
  • Evita que el sustrato alance temperaturas superiores a los 25°C.
  • Intenta evitar que la humedad ambiental sea más alta de la recomendada para cada etapa.
  • Evita la reutilización del sustrato.
  • Realiza la técnica de solarización en exterior.
  • No sobrefertilices el suelo.
  • Evita excesos de Nitrógeno y Potasio.
  • Mantén el nivel de ph del suelo entre 6 y 7.
  • Trabaja con semillas de calidad y utiliza agua de calidad al germinarlas.
  • Pon en cuarentena esquejes adquiridos a terceros.
  • Aplica productos sistémicos preventivos.
  • Aplica hongos trichoderma harzianum
  • No depositar las hojas muertas de la planta en el sustrato.

Como hemos comentado anteriormente, las tareas de prevención para evitar el ataque del hongo Fusarium, pueden parecer muy laboriosas y la verdad es que lo son. Aunque si la realizamos correctamente, conseguiremos tener nuestro cultivo preparado para soportar el ataque de este y otros tipos de hongos, además de diferentes tipos de plagas.

                                                       

 

Conclusión: 

El Fusarium es uno de los hongos más peligrosos con el que nos podemos topar, ya que como habéis podido comprobar, una vez este ha infectado a una planta es imposible de erradicar. Por ello insistimos tanto en realizar tareas de prevención de calidad y a conciencia, sabiendo que si finalmente nos ataca, la mejor opción es desechar el cultivo entera, desinfectar e incluso replanteranos el cultivar en ese terreno, habitación o casa.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

4 respuestas a «El hongo Fusarium en plantas de marihuana»

Hola queria hacerle una consulta tengo mi planta que recien entro en floracion. La semana pasada amanecio una rama caida hasta secarse y hoy nuevamente una rama mas grande aparecio igual si les mando una foto me podrian decir si no esta infectada con el hongo fusariom? Desde ya muchas gracias

Por supuesto Fernando, envía un email a nuestro departamento de atención al cliente y adjunta la foto con tu pregunta y así podremos responderte de la mejor manera para tu caso particular. El correo es info@growbarato.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *