¿Sabes cuál es la diferencia entre cáñamo y marihuana?

Estéticamente, para una persona que no cultive marihuana o tan solo sepa un poco al respecto, puede ser muy difícil saber cuál es la diferencia entre cáñamo y marihuana. La verdad que existen diferencias bastante significativas que las caracterizan, las cuales vamos a explicar una por una en este fantástico post. Quédate con nosotros y aprenderás todo lo que hay que saber sobre esta curiosa y versátil planta.

El origen del cáñamo y la marihuana

diferencia entre cañamo y marihuana origenLos orígenes del cáñamo y la marihuana están ligados desde siempre, ya que pertenecen a la misma familia, el cánnabis. Esta planta tan especial se cree que tiene sus orígenes en Asia Central y Asia del Sur, los cuales se remontan a casi más de 10.000 años A.C. El cannabis se ha desarrollado de manera natural durante miles de años, hasta que la humanidad fue aprovechando de forma progresiva sus fantásticas propiedades, aunque en un principio se utilizaban todas las plantas de cannabis para los mismos usos, sin distinguir entre cáñamo o marihuana.

 

Con el paso de los siglos, el uso y aprovechamiento de las plantas de cannabis fue variando, se empezaron a seleccionar plantas por sus cualidades y características y, por tanto, se dejaron de utilizar con el mismo objetivo. Por un lado, comenzaron a cultivarse y seleccionarse ejemplares para la obtención de fibras y/o alimento y, por otro lado, para la obtención de flores psicoactivas, las cuales se utilizaban en diferentes tipos de rituales y como remedio medicinal. Podríamos decir que el cultivo y domesticación del cannabis con unos objetivos empezó a desarrollarse a partir del año 7.000 A.C., diferenciando entre plantas para fibra y plantas para uso medicinal o espiritual, sin tener todavía un nombre científico que las identificase, pero sí un uso.

Poco a poco, la planta de cannabis se fue extendiendo geográficamente a zonas próximas de Asia Central y Asia del Sur, seguramente por culpa del hombre y no por una expansión natural provocada por agentes atmosféricos o por la propia fauna de la zona. Por este mismo motivo, décadas o siglos después, se podían encontrar fácilmente plantas de cannabis cultivadas por toda Europa, hasta llegar al sur de la Península Ibérica.

Estos datos explican, más o menos, el origen del cáñamo y de la marihuana, pero no cuándo se clasificaron por primera vez y las bautizaron con un nombre en concreto. La primera vez que se clasificó la planta de cannabis lo hizo el botánico sueco Carl Linnaeus y la llamó Cannabis Sativa L. La palabra ‘cannabis’ tiene orígenes inciertos, ya que en muchas culturas se han utilizado palabras muy parecidas a la propia palabra ‘cannabis’, por lo que no se puede esclarecer. La palabra ‘sativa’ significa ‘cultivada’ y podemos encontrar multitud de especies vegetales que contienen esta palabra en su nomenclatura como, por ejemplo, la avena sativa. Años más tarde, el naturalista Jean-Baptiste Lamarck descubrió lo que hoy denominamos como cannabis índica (marihuana).

diferencia entre cañamo y marihuana origen

Diferencias morfológicas entre cáñamo y marihuana

La planta de cáñamo posee unas características morfológicas que la diferencian del resto de variedades de cannabis que se pueden encontrar. Por lo general, es una planta que tiene un gran desarrollo vertical y un desarrollo horizontal casi nulo, por lo que normalmente suele sobrepasar con facilidad los 2 metros de altura, pudiendo llegar hasta los 5 metros. Desarrolla hojas de gran tamaño palmeadas y con folíolos de tamaño medio o medio grande. La distancia internodal que desarrolla es muy amplia, pudiendo llegar a ser superior a los 15 cm. Habitualmente, sus ramas y troncos presentan una mayor densidad y poseen un mayor porcentaje en fibra. Las flores que se forman en ellas no son demasiado llamativas, ya que tienen un aspecto espigado y poco apetecible.

diferencia entre cañamo y marihuana morfologica          diferencia entre cañamo y marihuana morfologica

Diferencias en el cultivo de cáñamo y marihuana

La planta de cáñamo, tal y como hemos comentado anteriormente, tiene un desarrollo íntegramente vertical y no genera casi ramas laterales. Por este motivo, si se quieren obtener beneficios en su producción, es necesario cultivar una gran cantidad de plantas por m2, aproximadamente entre 50 y 100 semillas, la cantidad dependerá de la cepa de cáñamo cultivada y con qué objetivo, fibra, semillas o flor. Lógicamente, para obtener beneficios es necesario disponer de una gran extensión de terreno para su cultivo. Además, es necesario que las plantas cultivadas dispongan como mínimo de 4 meses de crecimiento antes de afrontar el periodo de floración para poder ofrecer producciones rentables.

La alimentación para el cáñamo es una de las partes más importantes. Hay que tener en cuenta que este tipo de explotaciones deben producir plantas que no sean psicoactivas, ya que pasan por controles exhaustivos de THC. Si la alimentación no está controlada y se abona en demasía, los porcentajes de THC producidos por el cultivo pueden variar y finalmente ser más altos de lo permitido.

En este caso, cuando se cultiva cáñamo industrial, no suelen hacerse distinciones entre plantas macho o plantas hembra, ya que se aprovechan los dos para la obtención de los mismos materiales, excepto para la producción de semilla.

Diferencias en el uso del cáñamo y la marihuana

El cáñamo, como ya hemos comentado brevemente, se utiliza para el aprovechamiento de sus partes fibrosas, flores y semillas con la intención de elaborar múltiples productos, alimentos y materiales, los cuales vamos a enumerar.

Productos producidos a partir de cáñamo:

  • Diferentes tipos de ropa y textiles: camisas, pantalones, zapatillas, cortinas, etc.
  • Material para la construcción: ladrillos, aislantes térmicos, paneles, etc.
  • Productos de cosmética: cremas, aceites, champús, etc.
  • Nutrición animal y humana: agua, aceite de cáñamo, semillas de cáñamo, pasta, harina, etc.
  • Productos medicinales ricos en CBD: cremas, aceites con CBD, flores, etc.
  • Material industrial incluido en diferentes componentes de vehículos, maquinaria, etc.

diferencia entre cañamo y marihuana usos          diferencia entre cañamo y marihuana usos
 

Tal y como podéis observar, se utiliza la planta de cáñamo en su totalidad y se pueden producir infinidad de productos, materiales y medicamentos, por lo que es una de las plantas más versátiles que existen en el mundo.

Sin embargo, el cultivo de marihuana está destinado a la producción de flores con carácter medicinal y/o recreacional, de la cual no se aprovechan el resto de componentes para la elaboración de otros productos, ya que no destaca por ser una gran productora de fibra.

Situación legal en España

La Unión Europea es la encargada de regular y permitir el cultivo de cáñamo industrial en su territorio, siempre y cuando el producto final cosechado no supere unos límites de THC impuestos por la misma UE. El límite marcado es claro, 0,2 THC es el máximo permitido en el análisis de las inflorescencias. Cualquier cultivo que produzca niveles superiores a los estipulados, está fuera de la legalidad y, por tanto, puede acarrear consecuencias negativas para el cultivador.

Para evitar esta situación, se permite el cultivo de un número de variedades de cáñamo en concreto. Para ser más exactos, existen cerca de 30 genéticas legales que cumplen los límites impuestos en cuanto a THC. Aunque hay que tener en cuenta que la cantidad de THC producido por las plantas puede oscilar por culpa de un cambio en las condiciones climáticas del cultivo, también puede variar si el régimen alimenticio no es el adecuado. Por este motivo, es necesario realizar varias pruebas de campo para analizar después los resultados y comprobar qué cepa es la ideal para la zona.

En España se permite el cultivo, el transporte, la manipulación y la elaboración de productos derivados del cáñamo, aunque esto no quiere decir que si cultivamos semillas de cáñamo industrial de forma legal, no vayamos a tener ningún problema con las autoridades. De hecho, existen varios casos en los que se han intervenido cultivos de este tipo de planta por el simple hecho de ser físicamente igual que una planta de marihuana productora de THC y no pararse a analizar el cultivo. Lógicamente, ninguno fue finalmente acusado y los casos se van archivando uno detrás de otro, aunque el cultivo ya no se puede recuperar.