Los sistemas y métodos de cultivo no paran de evolucionar, siempre buscando la mejor opción para aprovechar el espacio de la forma más eficiente posible. El enfoque clásico del cultivo indoor se realiza de forma horizontal, intentando utilizar el máximo el espacio disponible. Sin embargo, el cultivo vertical indoor de marihuana permite sacar el máximo rendimiento al espacio vertical. Con este método se cambian las reglas del juego, al utilizar el espacio hasta entonces sobrante en las salas de cultivo.

Cultivo vertical indoor: ¿qué es?

Esta técnica de cultivo es la práctica que se basa en producir plantas de marihuana, apiladas verticalmente o en superficies inclinadas. Para ello, se centra en la colocación de las plantas en estantes, paredes o columnas. Estas pueden tener forma de U o redondeada y se coloca un foco de luz en el centro, de forma que la luz se reparta de forma equitativa por todos los ejemplares. De esta manera, no solo se aprovecha mejor el espacio disponible, sino que se consigue que la luz llegue de forma más sencilla a las plantas, ahorrando energía y aumentando el rendimiento.

El cultivo vertical indoor de marihuana surgió en Estados Unidos hace varios años, cuando se legalizó el uso del cannabis en diferentes estados, con el fin de explotar mejor aquellos espacios más limitados.

Cultivo vertical indoor

¿Cómo realizar el cultivo vertical indoor de marihuana?

Existen varias formas de cultivar marihuana vertical indoor, desde las más sencillas a aquellas con necesidad de una mayor inversión. Algunos de los factores a tener en cuenta son:

El sistema de riego escogido

El diseño y la instalación del sistema de riego en el cultivo vertical, es un trabajo laborioso y complejo que requiere de ciertos conocimientos, ya que tiene que ser capaz de alimentar y humedecer las plantas de marihuana en todos los niveles. Para ello, será necesaria una pompa de elevación.

Lo normal en esta técnica es que se realice con riegos automáticos y se cultive en sistemas hidropónicos, al tratarse de macetas que pesan menos y ocupan menos espacio. La idea es eliminar el suelo y proporcionar a las plantas una mezcla de nutrientes a base de agua, consiguiendo que los recursos hídricos se dirijan eficazmente a las plantas, reciclando el agua a través de un sistema para su utilización.

Se debe tener en cuenta que cuantos más niveles tenga más complejo será el sistema a utilizar. Esto se debe a que se alimenta a través de un gotero independiente que debe aportar la cantidad justa de la solución nutritiva, para alimentar de forma adecuada y homogénea. 

Limpieza del sistema de riego

Tanto los depósitos como las tuberías deben mantenerse en perfecto estado, evitando la acumulación de sal y la formación de bacterias. Así, se deben reemplazar las tuberías entre el depósito y el grifo cada pocos ciclos garantizando siempre un suministro limpio de nutrientes.

Otro factor importante a tener en cuenta es la organización de las aguas residuales, en algunos casos será necesario la instalación de bombas y tanques de retención.

Elección de la cepa correcta

Este tipo de cultivo trata de maximizar el uso del espacio, para lo cual será preferible escoger una buena genética a cultivar. Se recomienda escoger aquellas con un crecimiento moderado. Por lo general, las índicas se suelen adaptar mejor que las sativas, al tratarse de plantas con una estructura corta y que se estiran menos. Lo ideal es que se trate de ejemplares de floración rápida, para controlar la estatura de cada ejemplar.

Por otro lado, lo mejor es seleccionar cepas resistentes a enfermedades y plagas, ya que se trata de una amenaza común en los cultivos verticales.

Organización del espacio de cultivo

Es aconsejable dividir el espacio según las variedades, para que aquellas con características similares se encuentren en el mismo, pudiendo utilizar los recursos de forma más eficiente. Asimismo, es recomendable dejar el espacio suficiente para las tuberías, el movimiento del aire y el acceso para poder trabajar. 

La limpieza es importante en esta técnica, por lo que se debe retirar con regularidad las bandejas de cultivo para limpiarlas y cambiarlas. Así, la distribución del espacio además de aprovecharlo debe permitir la realización de estas tareas.

Utilización de la iluminación correcta

Se debe buscar una luz que penetre por cada ejemplar de forma uniforme y a corta distancia. Las más recomendadas son las luces LED, al ofrecer una amplia gama de espectros de luz, casi siempre adaptables, para las diferentes fases de crecimiento del cannabis. Del mismo modo, a largo plazo este tipo de sistemas de iluminación LED para el cultivo de marihuana son más rentables, permitiendo ahorrar en la factura de la luz.

Cultivo de cannabis vertical

Ventajas e inconvenientes del cultivo vertical indoor

Cuando se realiza este tipo de cultivos se obtienen múltiples beneficios, pero también ciertas desventajas.

Ventajas del cultivo vertical indoor de cannabis

  • Mejor aprovechamiento del espacio vertical disponible.
  • Aceleración de los ciclos de cultivo.
  • Optimización de los costes de producción.
  • Ahorro energético que se sitúa en torno al 50-60%.
  • Mayor producción. Al obtener más cosechas a lo largo del año, al tratarse de plantas de menor tamaño que requieren de ciclos más cortos.
  • Más eficiencia. Se aumenta la productividad del cultivo en un 30% reduciendo el gasto en electricidad y usando el mismo espacio. También se consigue lograr una eficiencia del agua que pasa de un 70 a un 90%.

Inconvenientes del sistema de cultivo vertical

  • Inversión inicial elevada. El coste inicial es más alto, salvo que el cultivador pueda preparar con sus propias manos las estructuras y aparatos necesarios.
  • Dificultad para el control de las condiciones climáticas y una mayor complejidad, por lo que no es recomendable para aquellos que se inician en el cultivo de marihuana, al requerir de sistemas de control climático más avanzados.
  • Aumenta la posibilidad de un accidente.
  • Se requiere un gran control de los elementos presentes en el cultivo y la realización de múltiples trabajos de mantenimiento.
  • Supone un mayor estrés para las plantas, debido a que la distancia a la que se encuentran las luces en estos cultivos es menor. Esto puede causar problemas en el desarrollo fisiológico, así como el biorritmo de la planta.

El cultivo vertical indoor de marihuana es un método con el que aprovechar al máximo el área de cultivo en interior, proporcionando grandes ventajas. No obstante, no se trata de uno de los mejores métodos para aquellos cannabicultores que se inician al requerir de cierto grado de experiencia para controlar factores como el riego, la luz o el estrés.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Erik Collado

Con más de 10 años de experiencia en el sector del cannabis, sus vivencias y aprendizaje son la base del éxito de GB The Green Brand.

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *