Cannabis y el cine quinqui en España

Cannabis y el cine quinqui en España
5 (100%) 1 voto

Cannabis y el cine quinqui en España. Tras la muerte de Franco el país vivió una explosión cultural y de libertades. Esto permitió el nacimiento de un género cinematográfico que narraba las vivencias y aventuras de jóvenes delincuentes. El cannabis no era exclusivo de una edad o clase social. Este tipo de cine nos encanta en Growbarato.net. El séptimo arte incorporó esta realidad a sus películas durante los años setenta y ochenta gracias a directores como José Antonio de la Loma, Eloy de la Iglesia, Pedro Almodóvar y Fernando Colomo.

La España moralista de la Transición chocaba con estos directores que mostraron los bajos fondos de la sociedad. Siendo la delincuencia, la marginalidad y el sexo, así como los robos de coches, persecuciones y drogas los temas más recurrentes del cine quinqui.

El cannabis y la heroína estaban presentes en innumerables películas del género cinematográfico. ‘Bajarse al moro’ (1989) de Fernando Colomo o ‘¿Qué hice yo para merecer esto?’ (1984) de Almodóvar son claros ejemplos.

cannabis y el cine quinqui en españa

La primera narra la historia de un grupo de jóvenes que, tal y como revela la expresión popular, deciden viajar a Marruecos a comprar hachís para posteriormente volver con él oculto a España para su tráfico. Respecto al director manchego, ‘¿Qué hice yo para merecer esto?’ plasma la vida de una heroína del extrarradio, Carmen Maura, que quiere estructurar su familia. Además en el largometraje Almodóvar plasma el consumo de las drogas en la vida de sus personajes como las anfetaminas por parte de la madre y la heroína y el cannabis por la amiga prostituta (Verónica Forqué) y el hijo traficante, quien asegura no consumir lo que vende a excepción de algún porro de vez en cuando.

Almodóvar también incorporó el cannabis en otras películas de la época como ‘La ley del deseo’ (1986) y ‘Átame’ (1990).  Ambas con la presencia de Antonio Banderas. En la primera, se muestra la ignorancia y desconocimiento sobre el cannabis.  La actriz Helga Liné, madre del protagonista, quien alarmada por salir humo del baño piensa que su hijo, Banderas, está fumando un porro cuando en realidad está quemando las pruebas de un posible crimen.

Lo contrario sucede en ‘Átame’ donde se nos muestra una Victoria Abril que acude al médico a por un calmante. Mientras la doctora, María Barranco, le extiende una receta y no duda en ofrecerle unas caladas del porro que fuma durante la escena. Un hecho que asombró al público viendo como un profesional médico consumía marihuana, antes de conocerse su uso terapéutico.

cannabis y el cine quinqui en españa

Las escenas donde aparecen los porros siempre son situaciones de amistad y confidencia. Se fuma para olvidarse de los problemas como sucede en ‘Colegas’ (1982) de Eloy de la Iglesia. Asimismo, el director también relacionó el cannabis con la alta sociedad y la policía. Por ejemplo en ‘La mujer del ministro’ (1981) un comisario, tras detener en una redada a los protagonistas, decide quedarse el hachís como instrumento de chantaje o consumo propio.

Perras callejeras’ (1985) de José Antonio de la Loma, es otro film de la época y la historia gira alrededor de tres chicas jóvenes. Se sienten explotadas y discriminadas por la sociedad y una de ellas, enganchada a la droga, es extorsionada por un traficante que le incita abandonar la marihuana y pasarse a la heroína.

El cine siempre ha intentado mostrar un reflejo de la sociedad y el cannabis forma parte de ella. Estas películas incorporaron el cannabis y el cine quinqui en España como un actor más del reparto. Largometrajes donde vemos que fuman personas de todas las clases y condiciones sociales. Padres e hijos, hermanos y hermanas, y donde todos ellos se pasan los canutos con tranquilidad y naturalidad.