Cannabis para tratar el cáncer

Cannabis para tratar el cáncer
3.7 (73.33%) 3 voto[s]

La aplicación del cannabis medicinal está en plena investigación, y aunque hay algunas aplicaciones que todavía no conocemos, sí que podemos afirmar que es realmente beneficioso para tratar ciertos tipos de enfermedades. Hoy hablaremos del cannabis para tratar el cáncer, un efectivo y revolucionario sistema con el que combatir la enfermedad, además de los diferentes síntomas causados por su tratamiento.

Se sabe que es altamente efectivo contra los cánceres tumorales, aunque sus resultados con humanos no han sido probados, pero si podemos encontrar diferentes estudios con ratones y ratas.foto de celulas cancerigenas

Aplicaciones en contra del cáncer:

Se ha apreciado que los cannabinoides tienen la capacidad de causar la destrucción celular, bloquear la multiplicación de las células cancerígenas y frenar el crecimiento de los vasos sanguíneos, los cuales son utilizados por los tumores para crecer. De esta manera conseguimos combatir directamente contra los tumores, atacando sus células y frenando su capacidad de desarrollarse. A su vez se ha apreciado que únicamente este tipo de células dañinas han sido las atacadas por cannabinoides, mientras que las células normales han continuado intactas.

Algunos estudios prueban que si se utiliza en combinación el CBD con la quimioterapia, las células cancerígenas estarán más débiles, por lo que esta ofrecerá una potencia mayor. Otros estudios más recientes prueban que el CBD en combinación con el THC y en una proporción exacta, ofrecen unos beneficios aún mayores, debilitando todavía más las células cancerígenas, mientras que las células normales quedan reforzadas.

En la lucha contra el cáncer de hígado se descubrió que el THC cuenta con la capacidad de dañar y posteriormente destruir las células cancerosas. Se puede utilizar con fines antitumorales, y posteriormente se descubrió que atacaba ciertas células que también se encuentran en el cáncer de pulmón, por lo que también se está investigando.foto de pulmon

También conocemos que en el cáncer de mama podemos encontrar células con receptor de estrógeno positivo y con receptor de estrógeno negativo. En un estudio realizado a base de CBD, ha quedado comprobado que los resultados fueron muy beneficiosos para acabar con ambos tipos de células, mientras que las células no cancerígenas, el efecto fue mínimo. Hay médicos y científicos que afirman que si se estudiara más a fondo, se podría tratar casi totalmente esta enfermedad a base de CBD.

Beneficios sobre de la quimioterapia:

Todo fumador habitual sabe que la marihuana da hambre, motivo por el que uno de los porros que más disfrutan los consumidores, es el de antes de comer o el de antes de cenar. La quimioterapia suele dejar a los pacientes muy debilitados y sin ganas de hacer nada, con leves náuseas y el estómago totalmente cerrado. La marihuana también es favorable a la hora de combatir los vómitos y las náuseas, ya que actúa directamente sobre las células que se encargan de esta función, disminuyendo la posibilidad de tener cualquier tipo de nauseas o angustia. De esta manera combate directamente la falta de apetito, estimulando el estómago y reduciendo las posibilidades de vómitos.

La quimioterapia ataca directamente al estado de ánimo, provocando depresión en muchas ocasiones, otro efecto que podemos combatir con el cannabis ya que según la combinación de cannabinoides que consumamos, podemos obtener un efecto muy agradable y social. Muchas variedades tienen la capacidad de estimular el habla, la imaginación y demás sentidos, mejorando generalmente el estado de ánimo del consumidor.

A los beneficios del CBD para combatir el dolor cada vez se les descubre nuevas aplicaciones, ya que tiene la capacidad de actuar tanto ósea, como muscularmente. Los dolores causados por la quimioterapia son uno de los objetivos del CBD, llegando a ofrecer mejores resultados que algunos opiáceos como la morfina. En un estudio en el que se trataron 21 pacientes de dolor crónico, se descubrió que el cannabis vaporizado en combinación con morfina, contaba con la potencia suficiente como para calmar los dolores más agudos. Además al reducir los opiáceos reducimos los efectos secundarios, como puede ser una rápida tolerancia o síndrome de abstinencia.

Conclusión:

Aun sabiendo todo esto, Estados Unidos (país referencia en cuanto al uso del cannabis medicinal) no lo reconoce como posible medicamento con el que combatir el cáncer, por lo que pensamos que todavía queda mucho para que se aprueben este tipo de medicinas. Sin embargo, en USA sí que se puede encontrar fácilmente Dronabinol o Nabilona, 2 cannabinoides sintéticos que pretenden simular los beneficios del THC o el CBD.

No sabemos cuánto puede tardar esto en convertirse en una medicina básica, ya que recordamos que lo está en juego es la vida y el sufrimiento de miles de personas de todo el mundo. Supongo que en el momento en el que se convierta en un negocio tan o igual de factible como las farmacéuticas, será cuando al fin conoceremos sus verdaderas capacidades, y podremos consumirla libremente.