Los polifenoles son unas sustancias químicas repletas de propiedades antioxidantes que generan diferentes efectos fisiológicos positivos en la salud de nuestras plantas y otros organismos. Caracterizados por estar formados por más de un grupo fenol de moléculas, habitualmente se dividen en taninos hidrolizables y fenilpropanoides, entre los que destacan los flavonoides, la lignina y los taninos condensados.

Estructura molecular de un fenol.

De forma más exacta, estos conjuntos moleculares de carácter heterogéneo están estructurados a partir de múltiples grupos bencénicos, los cuales son suplidos por funciones hidroxílicas. Debido a los beneficios saludables que reportan en los organismos, los polifenoles están considerados como un producto natural de gran valor dentro de la medicina tradicional. Dentro de su principal subdivisión, se pueden asociar los taninos hidrolizables con ésteres de ácido gálico de glucosa y diversos azúcares; y los fenilpropanoides con los flavonoides, los taninos condensados y la lignina.

¿Dónde se suelen encontrar los polifenoles?

Se suelen encontrar principalmente en alimentos vegetales como plantas, verduras, frutas, chocolate o vino, entre otros. Por su función antioxidante, es capaz de neutralizar los radicales libres que pretenden dañar las células y, por ende, disminuir la aparición de enfermedades cardíacas y otras como el cáncer y la diabetes. Actualmente, según reflejan diferentes estudios científicos, ya se han identificado más de 8.000 tipos de polifenoles. Su categorización también se puede realizar en flavonoides, ácidos fenólicos, amidas polifenólicas y otros polifenoles.

Como compuestos biosintetizados, los polifenoles son específicos en algunos alimentos y plantas. Su formación depende de múltiples factores medioambientales como la conservación, la madurez y la luz. También de factores agronómicos como la producción, el transporte, el almacenaje, la preparación y el tipo de cultivo. La exposición a la luz es una de las cuestiones más trascendentales a la hora de especificar el tipo y el número de polifenoles en el contenido.

En un contexto cannábico, los polifenoles son los grupos de metabolitos de carácter secundario que componen los flavonoides, cuya función -como fitonutrientes- es dotar de pigmentación a las plantas con el objetivo de atraer polinizadores y colaborar en la protección de las plantas frente a plagas, enfermedades u otros posibles daños.

¿Cuáles son los principales beneficios de los polifenoles?

Las últimas tendencias alimenticias occidentales han potenciado el consumo de vegetales, con el claro objetivo de reducir la aparición de diferentes enfermedades como la aterosclerosis, la diabetes, cardiopatías o el cáncer. A través de este incipiente modo de vida saludable y “verde”, la beneficiosa labor de los polifenoles se ha convertido en uno de los principales motivos de estudio por parte de la comunidad científica.

Su principal función, como elemento de prevención de enfermedades, se basa en crear metabolitos que desempeñen una actividad antioxidante dentro de los organismos. A nivel cardiovascular, debemos destacar sus efectos vasodilatadores, antitrombóticos, antilipémicos, antiateroscleróticos, antiapoptóticos y antiinflamatorios. Asimismo, también pueden participar en la mejora de la longevidad y en la lucha contra el cáncer, la neurodegeneración y la diabetes.

A pesar de la escasez de estudios sobre la relación de los polifenoles (como flavonoides) con el cannabis, se puede concretar que su diversidad está directamente relacionada con el tipo de cultivo y la genética de la planta. De este modo, se puede asociar diferentes características organolépticas como la intensidad aromática, cromática y gustativa de plantas específicas a la presencia de flavonoides en ellas. Asimismo, los flavonoides Cannaflavin A, B y C, así como la quercitina, el kaempferol o la orientina poseen diferentes propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antimicóticas, que incluso pueden llegar a ser más efectivas que la propia aspirina.

Estas son las principales propiedades medicinales de los polifenoles

  • Antioxidantes
  • Antiinflamatorias
  • Antibacterianas
  • Antiagregantes plaquetarias
  • Antritrombóticas
  • Antirradicalares
  • Antimutagénicas
  • Antiaterogénicas
  • Antilipémicas
  • Antiateroscleróticas
  • Antiapoptóticas

Principales tipos y clasificaciones de polifenoles

Existen diferentes clases y subclases de polifenoles según el número de anillos fenólicos que poseen, así como por otros elementos específicos. Los polifenoles, por unidades simples derivadas de los metabolitos de las plantas de la ruta del ácido siquímico, se subdividen en flavonoides, taninos y ligninas.

  • Los flavonoides son pigmentos naturales que protegen al organismo de diferentes agentes oxidantes.
  • Los taninos son compuestos fenólicos que destacan por su actividad antiinflamatoria y astringente.
  • Las ligninas son polímeros orgánicos que proporcionan rigidez a las paredes celulares y ayudan a la defensa de los microorganismos.

También es habitual dividirlos en flavonoides y no flavonoides. El primero de ellos está formado por dos anillos aromáticos unidos por un heterociclo de tres átomos de carbono y uno de oxígeno.

Actualmente se han detectado más de 5.000 compuestos flavonoides en el reino vegetal y su subdivisión es la siguiente: flavanoles, flavonas, flavononas, antocianidinas e isoflavonas. Los conocidos como no flavonoides están compuestos por alcoholes monofenólicos, ácidos fenólicos y estilbenos.

Por tipo y número de subcomponentes fenólicos

  • Fenol: ligninas propias del ácido cumárico y kaempferol.
  • Pirocatecol: quercetina, catequina y ligninas.
  • Pirogalol: taninos, ligninas, miricetina y galocatequinas.
  • Resorcinol: resveratrol.
  • Floroglucinol: mayoría de flavonoides.
  • Hidroquinona: arbutrina.

El papel de los polifenoles en el cannabis

Para entender la vinculación de los polifenoles con la marihuana, se ha de rescatar el término flavonoide. Este grupo de compuestos polifenólicos son los encargados de la pigmentación de la marihuana, debido a su función de metabolito secundario. Se pueden encontrar diferentes flavonoides: la cannflavina A, B y C, la quercetina, la luteolina, la orientina, la vitexina, la paigenina, la isovitexina y el kaempferol, entre otros.

Se estima que en las hojas y flores de cannabis se pueda llegar hasta un 2,5% de flavonoides en su peso seco. Así como la dotación de color en la que trabajan los flavonoides en la planta del cannabis, también ejercen como protectores del organismo frente a posibles hongos, plagas y rayos ultravioleta.

Otras de las plantas más relevantes respecto a la presencia de polifenoles son ginseng, uva, eucalipto, mandarina, limón, naranja, romero, avena, caléndula, agrimonia, garra del diablo, ginkgo biloba o rabo de gato, entre otras.

El botiquín de las plantas

Como si de un botiquín se tratase, se puede asociar la presencia y el trabajo de los polifenoles con las principales características más importantes de la planta del cannabis. Como se ha explicado, todavía restan múltiples estudios, más exhaustivos y pormenorizados, de sus efectos y propiedades. Pero sí que podemos aseverar con rotundidad su valor como encargado de la pigmentación de la planta, así como por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Tenemos ante nuestros rostros un mundo por descubrir. Pero cada día estamos más concienciados y formados de todos los componentes, elementos y aspectos técnicos que forman a nuestra pasión cannábica.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *