Cómo saber si tienes marihuana de calidad

Cómo saber si tienes marihuana de calidad
4 (80%) 1 voto

Si somos fumadores de marihuana, tendremos que obtener la hierba de alguna forma. Por lo general la gente se la cultiva, pero hay veces que el cultivo se nos va al traste o no nos produce lo que nosotros esperábamos. En este caso nos toca recurrir al mercado negro, para comprar nuestra preciada marihuana. Esto nos lleva a pensar sobre la marihuana que estamos comprando, pues desconocemos el proceso que ha llevado, hasta acabar en nuestras manos. Ahora vamos a ver varios puntos, en los que determinaremos como saber si tienes marihuana de calidad, ya sea comprada o cultivada.

Textura y forma:

La forma es en lo primero que nos tenemos que fijar cuando vamos a comprar una marihuana. Cada variedad tiene su estructura, pero ya sean esponjosos o prietos, tienen que estar bien formados y con buena presencia. Todo lo que veamos que se aleja mucho de la forma de un cogollo convencional, será que lo han manipulado mucho, ya sea en el proceso que sea (cosechado, secado, transporte…). Esto hará que nuestra hierba haya perdido mucha resina y calidad en general. Por otro lado si la marihuana proviene de una planta que se cortó antes de tiempo, sus cogollos estarán muy fofos, y sin apenas sabor ni efecto.

Olor:

El olor es otro dato muy importante a la hora de comprar nuestra marihuana. Esto quiere decir que siempre que vayamos a comprar, tendrá que tener un buen olor, aunque cada una tenga sus propios matices. Si nos muestran una hierba sin olor, querrá decir que es de mala calidad o que se ha degradado por algún motivo. A lo mejor para sacar su fragancia tenemos que presionarla levemente con las yemas de los dedos, pero si tener que romper el cogollo. Una vez la hayamos presionado y aplastando un poco las glándulas de resina, tendrá que salir el aroma propio de cada variedad. Si por otro lado detectamos un olor que no es propio de la marihuana tendremos que desecharla. Esto es porque pude llevar algún elemento que no sea de la marihuana en sí, y podría ser tóxico para el ser humano.

Aspecto externo:

Si la observamos por fuera tiene que estar bien madura y con aspecto apetecible (incluido su color, que tiene que ser verde nunca marrón o amarilla). A simple vista podemos observarla, y ver si tiene algún elemento contaminante, como podría ser la tierra o algún insecto. Si tenemos una lupa/microscopio, para poder analizar nuestra marihuana con más precisión, será la opción más profesional. Si la tenemos, podremos ver de cerca si tiene alguna clase de patógeno microscópico o ver los tricomas. Si las glándulas de resina tienen un tono translúcido, querrá que decir que la marihuana aún no estaba en el punto óptimo de cosecha. Si tienen un tono blanquecino o lechoso, estará en el momento perfecto para su consumo (mayor potencia psicoactiva). Por ultimo si estas glándulas de resina (tricomas) tienen un color ambarino, nos querrá decir que esta hierba está demasiado madura o pasada. Sabiendo esto será buena idea comprar una lupa, pues cada vez que vayamos a comprar nuestra hierba podremos comprobar de más cerca su estado (hay lupas desde 5-10 euros, a más 50 euros).

 

 

 

Cómo saber si tienes marihuana de calidad - lupas

 

Aspecto interno:

Cuando hablamos del aspecto interno, nos referimos al interior de los cogollos. En este caso tendremos que observarla de la misma forma que cuando la examinamos por fuera. La podemos ver a simple vista y detectar si hay orugas, hongos etc. Si queremos tener una visión más profesional podremos utilizar también la lupa, ya que puede haber patógenos microscópicos también en el interior. Por lo demás, la hierba tiene que tener la misma pinta apetecible por dentro que por fuera. Tiene que tener cuerpo y resina, y no estar con huecos vacíos, sino querrá decir que le han dado un PK alto, pero no le han puesto los carbohidratos necesarios para que el cogollo esté bien formado.

La cata:

Este proceso es el último que haremos para confirmar que el cannabis que tenemos es de calidad. Solo tenemos que llegar este momento, si comprobando los otros aspectos hemos visto que es digna de hacer su cata (buen olor, libre de plagas y hongos, y buen color). Cuando nos hagamos un canuto y la probemos, podremos ver realmente el potencial que tiene. Notaremos su sabor, que es una parte importantísima, ya que de ello dependerá que nos guste más o menos la hierba. Si se han preocupado de cultivarla bien, respetando los tiempos de uso de fertilizantes y los insecticidas/fungicidas, tendremos una hierba más pura y sana. Para hacerte una idea de los restos que puede tener nuestra hierba, podremos fijarnos al fumar y en la ceniza. No deberemos de fumarla si sale alguna chispa al fumar o si la ceniza es oscura (casi negra) y cuesta que se desprenda del canuto. Esto quiere decir que la hierba puede contener bastante clorofila, que sería lo menos problemático que nos puede suceder. Solamente tendremos que continuar con el proceso de curado, para seguir pudriendo la clorofila, hasta que la hierba gane más en sabor (pasando de tener un verde fuerte a tonalidad mucho más clara). Si la hierba está bien curada, significará que contendrá dosis altas fertilizantes, funguicidas y/o insecticidas. Si es así no es recomendable que la fumemos, pues nos podemos intoxicar al consumir marihuana en este estado.

Ahora que ya conocemos un poco las cualidades que debe tener una marihuana de calidad, podremos fumar sin problemas ya sea nuestra o comprada. En el caso de que sea comprada, podremos hacer un examen de la hierba en sí y ver si nos la quedamos (sin que nos volvamos sentir estafados). Si podemos, tenemos que buscar alguien de confianza que la cultive el mismo, ya que así estaremos más seguros de que conseguimos un producto de calidad y lo más sano posible. Eso será si la compras, pero como siempre decimos, la mejor marihuana será la que cultivemos, pues estaremos seguros al 100% de lo que contiene.

Abel Alamar Brocal