Recolectar la cosecha puede parecer la culminación al minucioso y constante trabajo desempeñado durante meses. Esta falsa creencia se sustenta en el desconocimiento sobre las necesarias labores posteriores, enfocadas a manicurar, secar y curar la marihuana, con el objetivo de potenciar los aromas, sabores y efectos de cada variedad. De la misma manera, una vez conseguidos unos cogollos perfectamente secos y curados, es posible mantenerlos durante meses protegiendo sus principales cualidades organolépticas. Por ello, en este artículo GB The Green Brand pretende explicar parámetros básicos, consejos y técnicas sobre cómo conservar la marihuana.

Después de la cosecha: secado, curado y conservación

Como ocurre con el buen vino, la marihuana debe someterse a una serie de procesos después de su cosecha, en pro de maximizar sus increíbles propiedades organolépticas y efectos. Una vez detectemos que los ejemplares están adecuadamente maduros para cortar, atendiendo principalmente a su aspecto y tamaño, así como a la coloración de los tricomas y el nivel de resinado, continúa el trabajo del cultivador con las conocidas labores de manicurado, secado y curado de las flores.

Aunque el manicurado se puede llevar a cabo después del secado, el momento más recomendable es antes de dicho proceso, sobre todo si la humedad relativa en el ambiente es superior al 60%. No obstante, hacerlo después puede hacer que los cogollos sean más densos, pero por el contrario necesitará más tiempo para conseguir un material cannábico en las mejores condiciones. Para ello, se requiere de tijeras de punta fina, bandejas y guantes para separar el material manicurado.

como conservar la marihuana

Posteriormente, es necesario secar la marihuana, labor que requiere paciencia, ya que las prisas suelen traducirse en un producto inacabado o totalmente desaprovechado. Este proceso consiste en eliminar el exceso de humedad y reducir el contenido de agua del 75% al 15% tras unas dos o tres semanas. Para ello, se debe realizar en un lugar seco, oscuro y fresco, con una temperatura media de 20 ºC y una humedad relativa cercana al 50%.

Por último, el proceso de curado es una labor todavía más importante, pues es el comienzo de la conservación del cannabis. Para ello, se deben utilizar botes de cristal herméticos para introducir el material cannábico ya secado, a un 75% de su capacidad, dejando un mínimo de aire en la parte superior de dichos recipientes. Durante la primera semana se deben abrir los botes durante varias veces cada día, mientras que en las siguientes semanas será cada pocos días.

Cómo conservar la marihuana: parámetros óptimos

En primer lugar, es importante que la zona dispuesta para conservar los cogollos curados sea lo suficientemente fresca, cuya temperatura se encuentre entre 20 y 25 ºC. Además, también es beneficioso que sea lo más seca y oscura posible, por lo que también es importante controlar los valores higrométricos y la exposición de luz solar que recibe. En este sentido, conseguir dicha oscilación térmica permite que los cannabinoides y terpenos no se degraden, ni que tampoco sufran una descarboxilación más lenta ante temperaturas inferiores.

Asimismo, es importante conseguir una humedad relativa del 60%, la cual posibilita la obtención de las propiedades organolépticas de cada variedad de la manera más adecuada posible, al mismo tiempo que impide la proliferación de hongos como moho gris, mildiu u oídio, entre otros patógenos. Igualmente, la exposición a la luz solar debe ser nula, puesto que los rayos UVA pueden mermar la producción de terpenos y cannabinoides, acelerando su degradación.

como conservar la marihuana

Del mismo modo, es importante para propiciar las mejores condiciones de conservación de la marihuana, que la habitación en la que se encuentren almacenados los botes con las flores esté completamente limpia. Mantener una correcta higienización de todos los elementos que se disponen en el interior de la sala de conservación es esencial para posibilitar un almacenaje seguro, como por ejemplo limpiar muebles y fregar el suelo cada vez que alguien entre a la habitación para observar o manipular los cogollos.

Botes herméticos de cristal para conservar marihuana

Sin lugar a dudas, la mejor forma de conservar marihuana es utilizando botes de cristal con cierre hermético. Debemos elegir el recipiente más adecuado según el tamaño de los cogollos, sabiendo que es importante no dejar demasiado aire que podría secar las flores ni tampoco aplastarlos, lo que podría provocar que perdiera parte de su ansiada resina. 

También es necesario que la rosca dé al menos tres vueltas para garantizar un adecuado hermetismo, así como que no estén expuestos a la luz, manteniendo los botes a oscuras. Otra opción es utilizar recipientes herméticos opacos, que imposibilitan de manera total la recepción lumínica por parte de las flores curadas. También se deben extremar las precauciones ante la posible aparición de hongos u otros patógenos, eliminando si fuera el caso el material infectado antes de que pueda propagarse por el resto.

Del mismo modo, es igual de importante que los artículos empleados para conservar la marihuana no sea de plástico, puesto que este material puede agilizar el envejecimiento del material cannábico, reflejado en la degradación de THC, la conversión a CBN y la pérdida de las principales cualidades organolépticas.

botes hermeticos de cristal

Más consejos para la conservación de cannabis

La marihuana se puede conservar durante meses e incluso varios años, aunque el tiempo que debe ser almacenada también dependerá del uso que se le pretenda dar, aunque por regla general su máximo apogeo se consigue a los cinco o seis meses. En este sentido, también existen bolsas de plástico específicas para envasar al vacío las flores, eliminando por completo el exceso de humedad y reduciendo el oxígeno existente. Esta técnica suele ser empleada por cultivadores comerciales, que priorizan el ahorro del espacio y un transporte más cómodo y sencillo.

Por otro lado, también es una opción recurrente almacenarlas en cajas de madera, las cuales se usan principalmente para el curado de los cogollos, sobre todo las de cedro, que ofrecen una menor porosidad. Asimismo, es posible adquirir cajas de madera con higrómetro que permiten un mayor control de la humedad. Aunque se usan para un corto periodo de tiempo de conservación, cabe destacar que el característico aroma amaderado de estos recipientes pueden posibilitar mejores fragancias y gustos en el material cannábico.

cajas de madera

Paradójicamente, existe un acalorado debate sobre la congelación de los cogollos de marihuana como método de conservación. Aunque algunos cultivadores defienden que este método puede comprometer la calidad de las flores, debe saber que sí es posible almacenar el material cannábico en el congelador por un tiempo de 1-2 años, siempre y cuando se haga con cuidado y sin tocar los cogollos. Lógicamente, durarán más tiempo pero las cualidades organolépticas y los efectos reducirán su potencial. 

Paciencia y precisión para conservar marihuana

Como habrá podido comprobar leyendo este artículo, es cierto que el cuidado y la conservación de la marihuana está al nivel de los tratamientos que reciben los mejores vinos. Por este motivo, es necesario ser paciente y no precipitarse en las labores de secado y curado, al mismo tiempo que se debe ser preciso para no desajustar los parámetros necesarios que necesitan los cogollos para conseguir su máximo esplendor. Por este motivo, conservar la marihuana una vez ha experimentado todos estos procesos es igual de importante, pues de que dicho almacenaje dependerá mantener las cualidades organolépticas y efectos que tanto trabajo han costado conseguir durante muchos meses.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 5 Promedio: 4.2)

Erik Collado

Con más de 10 años de experiencia en el sector del cannabis, sus vivencias y aprendizaje son la base del éxito de GB The Green Brand.

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *