Montaje de una habitación de cultivo

Cuando nos disponemos a montar nuestro propio cultivo de marihuana, hay muchas veces que no sabemos si hacerlo en un armario de cultivo o si vamos a montar una habitación de cultivo. En este caso y para los que no lo tengan claro todavía, vamos a dar unas recomendaciones sobre los materiales necesarios para habilitar una habitación en la que cultivar marihuana, de forma óptima y sin realizar una gran inversión.

Normalmente cuando uno tiene claro que va a utilizar toda una habitación para cultivar, debe prepararla toda para no tener sobresaltos durante el cultivo. Esto supone que la inversión va a ser un poco mayor que si montamos un armario de cultivo, sin embargo, a la hora de trabajar es mucho más cómodo y se pueden conseguir producciones mucho mayores, ya que no hay un espacio delimitado, como sucede con los armarios.

Para que podáis montar vuestra habitación correctamente y únicamente con los materiales más imprescindibles, hemos desarrollado este post, en el que te ayudaremos a conseguir tu objetivo sin tener que realizar una inversión demasiado alta.

Desinfección y limpieza de la habitación de cultivo

desinfeccion y limpieza

Como ocurre al montar tu armario, lo primero que tenemos que hacer antes de empezar con el montaje de la habitación de cultivo es limpiarla y desinfectarla por completo. Esta acción abarca las paredes, el techo, el suelo, los marcos de la puerta y las ventanas. Para realizar esta operación de la forma más efectiva, os recomendamos utilizar Purolyt.

Si realizamos la desinfección y limpieza de la habitación desde antes de comenzar con el cultivo, conseguiremos que las plagas y los hongos tarden mucho más tiempo en aparecer. Lo cual es muy importante para la salud de los futuros cultivos y su éxito.

Primeras decisiones

Cuando se cultiva en una habitación abierta, lo primero que tenemos que tener claro es la cantidad de focos con la que vamos a trabajar. En este caso y para que os hagáis una idea aproximada, vamos a cultivar con dos focos de 600w HPS en una habitación de 2 x 2 x 2,20 cm. Hemos puesto de ejemplo dos equipos de HPS de 600w, pero se puede hacer prácticamente el mismo cálculo si utilizamos tres equipos LEC de 315w.

Es importante saber la cantidad de focos y la potencia de los mismos, ya que estos también influyen en la elección final sobre la potencia del extractor.

Papel reflectante para forrar la habitación de cultivo

Para cultivar de forma óptima en una habitación y no desaprovechar ni rayo de luz, es necesario forrar las paredes del habitáculo. En este sentido podemos forrar las paredes por completo o simplemente forrar las paredes hasta una altura aproximada de metro y medio. Para ello os recomendamos utilizar una grapadora, ya que la cinta de doble cara se despega por el calor y la cinta americana puede salir un poco cara.

Preparación del sistema de extracción e intracción

Una vez hemos forrado las paredes de la habitación, es el momento de preparar el sistema de extracción e intracción. Para ello lo primero que debemos hacer es preparar la ventana para que no se vea nada desde el exterior hacia el interior.

En este sentido muchas personas piensan que basta con bajar la persiana, colocar el tubo de extracción en la parte alta y la intracción en la parte baja. Pero esto es un error, ya que el aire que sale por el tubo de extracción golpea en la persiana y es absorbido por el intractor, introduciendo aire viciado y caliente hacia el interior de la habitación. Por ello una recomendación sencilla es utilizar la ventana solo para la extracción del aire y realizar en la puerta de entrada la colocación de una rejilla para la entrada de aire pasivo.

La colocación del tubo de extracción y de la entrada de aire fresco se puede realizar de diferentes formas, esto dependerá de las posibilidades que nos ofrezca la habitación. Nosotros hemos dado una sola recomendación fácil y sencilla, pero si crees que puedes mejorarla, adelante.

Sistema de extracción para la habitación de cultivo

habitacion de cultivo

Una vez hemos preparado por donde vamos a sacar el aire viciado y por donde vamos a introducir aire fresco, es el momento de realizar la instalación del extractor y del intractor en el caso de que vayamos a utilizar uno.

Los extractores suelen generar ruido y vibraciones que se traspasan a través del contacto con otros materiales y pueden hacerse perceptibles estando fuera de la sala de cultivo. Por este motivo recomendamos utilizar una caja insonorizada, la cual fijaremos al techo o en su defecto, podemos anclar el extractor al techo utilizando unos cáncamos y unos donuts de goma para evitar que la vibración se traspase al techo.

En el caso del intractor, si finalmente va a utilizar uno y no va a instalar una rejilla para la entrada pasiva de aire fresco, este debe situarse justo al otro lado donde se encuentra el extractor, a poder ser lo más bajo posible y encima de una base acolchada para evitar que la vibración se traspase al suelo.

Instalación del filtro de olor

filtro de olor

Una vez hemos preparado la ventana, tenemos el extractor anclado al techo y el intractor bien posicionado, es el momento de colocar el filtro de olor. La instalación del filtro se puede realizar en el mismo momento en el que preparamos toda la habitación o podemos instalarlo cuando cambiemos el fotoperiodo a 12/12. La principal diferencia reside en el consumo del mismo filtro, si se usa desde el principio se gastará en poco tiempo, si lo instalamos en floración lo podremos utilizar durante más tiempo.

Para realizar el anclaje del filtro al techo utilizaremos un par de cáncamos y un par de cuerdas de sujeción. Para realizar la conexión del filtro al extractor tendremos que utilizar tubo de aluminio flexible. Si queremos conseguir que la renovación del aire y el filtrado del mismo sea homogéneo, se debe colocar el filtro lo más centrado posible.

Conexión mediante el tubo flexible de aluminio

habitacion de cultivo

Después de haber anclado y situado el extractor, el filtro y el intractor, es el momento de realizar la conexión de los mismos mediante el uso de tubo de aluminio flexible. Para ello simplemente tenemos que fijar primero el tubo a la boca del filtro de olor, mediante unas bridas o unas abrazaderas. Después conectamos ese tramo al extractor, intentando que el tubo siempre permanezca recto sin ningún tipo de curva. Por último tenemos que realizar la conexión del extractor a la toma de salida que previamente hemos preparado.

La conexión del tubo de aluminio flexible al intractor no tiene mucho misterio, la única diferencia puede residir en el diámetro del mismo, ya que normalmente el intractor suele ser más pequeño que el extractor. Realiza la conexión del intractor a la toma de entrada que hemos diseñado mediante el uso de bridas o abrazaderas de metal.

Kits de iluminación para la habitación de cultivokits de iluminacion

Una vez tenemos el sistema de extracción, intracción y filtrado instalado y hemos forrado las paredes, es el momento de comenzar con la instalación de los equipos de iluminación con los que vamos a cultivar marihuana.

Lo ideal y más recomendado es intentar que los balastros queden fuera de la habitación de cultivo, por el calor que generan. De cara a cultivar en invierno puede ser beneficioso, pero con la llegada de la primavera y el aumento de las temperaturas, se hace necesaria su colocación fuera de la sala de cultivo. Si no es posible, los instalaremos en una tabla de madera anclada a la pared, lo más alto posible y alejada de las plantas.

Para colgar los focos de forma correcta, primero debemos medir la superficie de cultivo para cada foco y buscar exactamente donde se encuentra el centro de la bombilla, para más tarde hacer los agujeros en el techo en el sitio correcto.

Ventilación de la habitación de cultivo 

Para mantener bien ventilada la habitación de cultivo que estamos instalando, recomendamos la instalación de dos ventiladores de pared o de pie, la elección depende de ti. Lo que sí debemos hacer es instalarlos en unos puntos estratégicos para ayudar a que el aire que entra a través del intractor, se distribuya por toda la sala de forma homogénea. Por ello lo ideal es colocar un ventilador delante del intractor y colocar el otro ventilador al lado contrario. De esta forma se consigue distribuir el aire fresco perfectamente a través de todas las plantas.

Utilización del cuadro temporizador

Para conseguir controlar todos los materiales electrónicos con los que vamos a trabajar en nuestra sala de cultivo, es muy importante utilizar un reloj temporizador, o como en este caso un cuadro temporizado. Al utilizar un cuadro temporizador conseguimos controlar todos los aparatos electrónicos a través de un solo dispositivo de forma fácil y sencilla.

Lo ideal es colocarlo en una zona accesible y que al mismo tiempo permita que el cableado de los diferentes componentes electrónicos puedan llegar a él. Si queremos mantener la máxima seguridad, podemos aumentar la inversión e instalar justo encima del cuadro temporizador un pequeño extintor.

Termohigrómetro en la habitación de cultivo

habitacion de cultivo

Una vez hemos instalado todos los componentes electrónicos necesarios para poder cultivar en una habitación de cultivo, es el momento de comprobar que todo funciona perfectamente para poder empezar a germinar nuestras semillas. Pero antes de nada, lo ideal es colocar un termohigrómetro entre medias de los dos equipos de iluminación y observar los parámetros que nos muestra en cuanto a temperatura y humedad.

Es posible que la temperatura esté dentro de los parámetros ideales para el cultivo de cannabis, pero la humedad relativa seguramente esté muy por debajo de la necesaria, para que las plantas puedan desarrollarse correctamente durante sus primeras semanas de vida. Esto es debido al gran espacio de cultivo, en el cual mantener las condiciones óptimas de temperatura y humedad es un poco más complicado, si lo comparamos con el cultivo en armario.

Humidificador en la habitación de cultivo

humidificador

Al trabajar en un espacio de cultivo amplio, como puede ser la habitación que hemos puesto de ejemplo, es necesario el uso de un humidificador o de incluso varios. La humedad relativa del ambiente se tiene que mantener dentro de unos porcentajes durante las primeras semanas de vida de la planta, si esto no ocurre, lo más probable es que la planta no muestre su máximo potencial genético.

Para conseguir una distribución de la humedad ideal, coloca el humidificador en el medio de la sala y apoya la distribución del vapor creado con el uso de un ventilador. Al cabo de varias horas cambia el humidificador justo al lado contrario, para evitar que las plantas más cercanas a él tengan sufran un exceso de humedad y puedan sufrir problemas por culpa de los hongos.

 

Conclusión:

En esta ocasión al no disponer de una estructura donde poder colgar y colocar fácilmente todo el material que vamos a utilizar, se hace un poquito más laboriosa la instalación de todos ellos.

Ten en cuenta que una de las cosas más importantes que debes hacer, es asegurarte de que no se ve nada desde fuera y de que el sistema de extracción e intracción funcionan correctamente, ya que de lo contrario podemos tener problemas por culpa de los olores.

En este artículo hemos hablado sobre cómo realizar la instalación de una sala de cultivo con dos focos de 600w, con todo el material mínimo necesario para poder tener éxito. Si crees que puedes realizar alguna modificación y mejorar la instalación, adelante. Nosotros simplemente nos hemos centrado en la forma más sencilla y básica de instalación para personas que se están iniciando en el cultivo de marihuana.