¿Qué criterios establece el tribunal supremo para catalogar los club sociales de Cannabis?

¿Qué criterios establece el tribunal supremo para catalogar los club sociales de Cannabis?
2.3 (46.67%) 3 votos

El criterio con el que el Tribunal Supremo perfila esta doctrina es claramente restrictivo siendo la citada doctrina una construcción de la jurisprudencia consistente en considerar no delictivo , no sólo el consumo particular individual, sino también el practicado en grupo aunque suponga la realización de actos de auxilio o facilitación recíproca entre los integrantes del colectivo que siempre ha de ser reducido y lo caracteriza con cuatro notas:

  1. Que se trate de consumidores habituales o adictos que se agrupan para consumir la sustancia.
  2. El consumo de la misma debe llevarse a cabo “en lugar cerrado” y la difusión de la sustancia no debe extenderse a quienes no forman parte de los inicialmente agrupados.
  3. Deberá circunscribirse el acto a un grupo reducido de adictos identificables y determinados.
  4. Solo se aplica a cantidades reducidas, limitadas al consumo diario sin posibilidad de almacenamiento masivo.

Por lo tanto para cumplir todos y cada uno de los requisitos que exige el Tribunal Supremo para considerar legal la actividad de consumo propio llevada a cabo por los clubes sociales de cannabis hay que basarse en :

NO EXISTE EL FAVORECIMIENTO Y/O LA FACILITACION DEL CONSUMO ILEGAL

En primer lugar, no se tiene que advierte una vocación de favorecimiento y facilitación del consumo ilegal de estupefacientes, siendo acorde con los fines anunciados tanto en los Estatutos como en las actividades de la Asociación.

No puede inferirse sin más la comisión del ilícito que se menciona; pues tal y como se aparecen expuestas y redactadas no es posible advertir una vocación del favorecimiento y facilitación del consumo ilegal de estupefacientes no solo por no ser acordes con el resto de fines anunciados sino también por los condicionamientos previstos para su realización.

GRUPO REDUCIDO DE PERSONAS

La Asociación está formada solo por usuarios habituales de cannabis que demuestran esta condición, y no se encuentra abierta a un número indiscriminado de socios. El consumo se da entre un pequeño núcleo de drogodependientes (adictos como la ley reconoce) una cantidad de socios que puede fiscalizarse perfectamente . Con dicha limitación se pretende evitar que terceras personas que no tienen nada que ver con los principios del club acaben usándolo ilegalmente por lo que debe darse como acto esporádico íntimo sin transcendencia social.

AUSENCIA DE TIPICIDAD PENAL

El consumo se produce en un lugar cerrado para evitar que se promocione de forma pública y limitar la distribución de cannabis entre sus socios . Esta asociación trata de evitar a toda costa la ostentación del consumo y que terceros desconocidos puedan inmiscuirse y ser partícipes en la distribución de la droga.

Las personas asociadas están debidamente identificadas para comprobar que realmente son los usuarios de cannabis habituales, se trata de facilitar un patrón de consumo habitual, llevándose este a cabo dentro del propio local sin poner en riesgo la salud de terceros, quedando así ,los socios amparados bajo la figura del “consumo compartido” que excluye toda responsabilidad por delito por ausencia de tipicidad.

  • El consumo es inmediato, con el fin de que el producto no salga del local ni pueda llegar a esos terceros a los que no debería.
  • Asimismo, la cantidad de cannabis con que cuenta esta Asociación es mínima y adecuada para su consumo en una sola sesión o encuentro.
  • También se insta a evitar el almacenamiento masivo de la planta al considerarlo “un germen del peligro que quiere desterrar el legislador” (en cuanto a tráfico de drogas).

Respecto a los usos del cannabis, no se permiten otros usos de los estupefacientes que los industriales, terapeútico, científicos y docentes autorizados, cultivo realizado por agrónomos o conocimiento en biología.

En el desarrollo de su actividad no se encuentran realizados actos subsumibles en el art 368CP por lo que entonces no puede ser apreciada la existencia de un delito contra la salud pública.