Pasta, pizza y cannabis

Pasta, pizza y cannabis en Italia el día 25/07 llega la propuesta de ley en aula para la aprobación, o no, de la legalización del cannabis a uso recreativo y a uso terapéutico también. El motivo para presentar esta propuesta de ley es la lucha contra las mafias, así imponiendo un impuesto para la compraventa de cannabis, al igual que con el alcohol y el tabaco, de esta manera, el estado debería de ganar entre 6 y 8 mil millones de euros al año, fondos que pueden venir como un guante para muchas más obras sociales antes que a los bolsillos de unos pocos.

Aunque figuras como Brunetta, Forza Italia (escuela Berlusconi) se inclina hacia un No rotundo sin oír básicamente explicaciones, Della Vedova y otros políticos entre Partido Democrático y Movimento 5 stelle, empujan con fuerza hacia una aprobación de la ley que tiene que cumplir diferentes puntos.

La tenencia será estrictamente autorizado a los mayores de edad, el uso recreativo será autorizado entre los 5 y los 15 gramos, en casa, mientras que fuera de casa solo 5 gramos serán los permitido por la ley, en ningún caso será permitido fumar en espacio públicos. La compraventa será regularizada por el estado, en ningún caso estará permitida la compraventa entre privados, no será necesaria ninguna autorización de parte de ningún órgano estadal para poder acceder al uso del cannabis, mientras que en casos de uso terapéutico los limites serán mayores que el uso recreativo.

El auto cultivo será permitido, no más de 5 plantas, de sexo femenino, a la vez se pueden cultivar, que estas sean de forma individual o asociada, eso ya da igual, pero no serán admitidas más plantas de sexo femenino que 5. El producto de estas 5 plantas si es posible tenerlo en casa aunque supere los limites establecido por la ley, es suficiente enviar una petición a la oficina regional de los monopolios, no hace falta esperar respuesta o autorización, esta petición será puesta entre los datos sensibles, y no serán divulgados a terceros.

Existe una posibilidad de cannabis social club también en Italia, tendrán que ser asociaciones sin ánimo de lucro, entonces no serán considerados clubes, si no asociaciones, la diferencia esta justamente en la facturación. Los modelos a seguir para los cannabis social club en Italia serán sobre base de los clubes españoles, con los estatutos, mientras que sobre los asociados, hay una limitación de 50, claramente todos mayores de edad, y que vivan en Italia (residentes). Solo en este caso estará permitido el cultivo de 5 plantas de sexo femenino por cada socio; el cultivo será posible a los 30 días de haber efectuado la comunicación a la oficina de los monopolios.

La venta del cannabis, o de las sustancias derivadas de él, están bajo las estrictas normas del monopolio de estado, cualquier persona que intente a sobrepasar estas leyes, será tratado como un cualquier traficante. El monopolio de estado emitirá unos permisos para poder respetar los términos legales de venta también hacia privados, las únicas actividades que estarán fuera del monopolio serán los cultivos para auto producción y cultivos con fines industriales y producción de fibras. La venta del cannabis, que sea lúdico o terapéutico, estará bajo la vigilancia del ministerio de salud para obtener un seguimiento completo del material, desde el cultivo hasta el embalaje del producto.

El cannabis terapéutico será gestionado por empresas que facilitarán las necesidades nacionales, la finalidad será favorecer los productos cannabicos a causa de alguna terapia que, actualmente sería legal, si no fuese por la burocracia, que ralentiza y dificulta el acceso de estos productos a los enfermos que lo desean.

Tolerancia cero hacia quien fuma en público o en ambientes de trabajo, será posible el consumo solo en espacios privados, pero, a diferencia de los clubes españoles, en Italia será posible el consumo en el exterior solo de espacios privados: terrazas, jardines, hasta piscinas siempre y cuando sean privadas.

No se podrá conducir bajo los efectos del cannabis, al igual que con el alcohol, hay que respetar unos límites de seguridad vial, ahora bien, las preguntas surgen sobre cómo medir el grado de THC en la sangre ya que muchos test aún tienen un reconocimiento de la sustancia hasta 48h atrás, tiempo en el cual el THC ya no hace efecto a nivel psicomotórico.

Los beneficios económicos de esta legalización serán repartidos con un 5% a favor de la guerra contra las drogas, posiblemente sustancia más duras y adictivas que el cannabis, mientras que todo el dinero recaudado por las sanciones administrativas irán todas hacia programas informativos, educativos, curativos realizados por las escuelas e instituciones sanitarias.

Resumiendo la situación, tenemos cárceles en el país con bastante gente relacionadas a delitos de cannabis y derivados, muchos por simple tenencia, los políticos de centro y de izquierda, muchos no todos, apoyan firmemente la propuesta, clasificando como hipocresía no legalizar el cannabis, mientras que los cristianos hablan por nombre de todos gritando un rotundo No al igual los partidos de derecha, en septiembre volverán al parlamento para debatir el tema, de momento hablan de prioridades mayores como parejas homosexuales, derechos de la familia, la edad media de las madres y la bajada de natalidades, temas que los números ya anunciaban hace siglos, aun así nos tocará esperar hasta Septiembre para poder tener un resultado sobre esta propuesta, esperando que tenga un desenlace diferente que la propuesta del 2014.

Autor: Fabio Inga

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)