Partes, desarrollo y cuidados de una Raíz

Partes, desarrollo y cuidados de una Raíz
5 (100%) 1 voto[s]

En este artículo hablaremos sobre una de las partes más importantes de las que se compone una planta de marihuana; la raíz. De ella depende la salud y la posibilidad de obtener cosechas de calidad o mediocres. Tomaremos conciencia sobre la importancia de tener un sistema radicular sano y cómo conseguirlo.

Si pensamos rápidamente, ¿qué es una raíz?, lo primero que se nos viene a la cabeza es, que es la parte por donde se alimentan las plantas y árboles. Y esto es correcto, básicamente es la parte con la que captan los nutrientes que encuentran a su alrededor, aunque también les sirve como anclaje en el suelo donde han nacido. Pero realmente sabemos cómo se desarrolla, cuáles son sus partes y que hace cada una de ellas? Ahora podrás saberlo con certeza y poder conseguir un sistema da raíces digno de campeonato.

Partes

  • La raíz es la primera parte que se desarrolla una vez empieza a germinar la semilla, es esa pequeña puntita de color blanco que asoma cuando la semilla abre por primera vez, a esa parte se le llama radícula. Esta primera raíz o radícula sirve en un primer momento para el anclaje de la plántula en el medio de cultivo en el que trabajamos, ayudando a la plántula a fijarse en el suelo y poder germinar completamente, rompiendo la capa superficial de sustrato buscando y encontrando con éxito la luz. Al mismo tiempo que realiza esta función sigue desarrollándose sin parar, dejando de ser radícula para convertirse en raíz primaria, empezando a crear pelos radiculares y/o absorbentes y raíces secundarias.

articulo sobre la salud y mantenimiento de la raizarticulo sobre la salud y mantenimiento de la raiz

  • La segunda parte que se desarrolla dentro de un sistema radicular, son los pelos radiculares o pelos absorbentes, cuyo objetivo es el de la absorción de las sales minerales del suelo. Estos pelos radiculares son de vital importancia, ya que son los encargados de captar el alimento que hay alrededor de las raíces y empezar con el proceso de transporte hacia las partes aéreas de la planta (tronco, ramas y hojas). Es muy importante que estos pelos radiculares se mantengan en óptimas condiciones.

articulo sobre la salud y mantenimiento de la raiz

  • La tercera parte que se empieza a formar en el sistema radicular, son las raíces secundarias. Estas se desarrollan y se extienden de una forma más lateral que si las comparamos con la raíz principal, que se desarrolla más en profundidad. Gracias a las raíces secundarias la planta, por un lado consigue un mayor y mejor anclaje al medio de cultivo, permitiéndole soportar la inclemencia de fuertes vientos y por otro lado consigue expandirse lateralmente, lo que la permite ir en busca de nuevas zonas en el medio de cultivo o suelo ricas en nutrientes, consiguiendo de esta forma alimento para poder subsistir y seguir con su desarrollo.

articulo sobre la salud y mantenimiento de la raíz

Desarrollo

Para obtener un buen desarrollo del sistema radicular tenemos que tener varios factores en cuenta:

  • Uno de ellos es el medio de cultivo que vamos a utilizar, lo único que importa en este sentido es que independientemente del medio de cultivo con el que trabajemos, tiene que ser con medios de cultivo diseñados específicamente para el cultivo de cánnabis, puesto que se han desarrollado tras un estudio de las mejores características físico-químicas para este tipo de plantas. Por lo tanto si estamos utilizando un medio para cultivo de cánnabis, hemos empezado con buen pie.
  • Otro de los factores importantes es el de la calidad del agua. Para mantener un sistema de raíces sano y próspero tenemos que evitar usar agua de grifo, por la posibilidad de contener componentes perjudiciales para las raíces. Si tenemos la opción de trabajar con agua de ósmosis o destilada evitaremos estos componentes nocivos. El PH ideal debe oscilar entre 5,5 y 6,5 y la EC debe de ser la recomendada para cada etapa de desarrollo de la planta, intentando evitar los excesos, puesto que crearan cierto grado de toxicidad en el medio de cultivo perjudicando la salud y capacidad de absorción por partes de las raíces.
  • Utilizar un enraizador de calidad, diseñado específicamente para el desarrollo fuerte y sano de las raíces. Como por ejemplo el Root Stimulator de BAC o el Rootbastic de Atami, facilitara mucho el trabajo de crecimiento para la planta, aportando los nutrientes necesarios para que las raíces crezcan fuertes y sanas rápidamente.
  • La aplicación de bacterias y hongos beneficiosos como Funky Fungi o Bactohemp, protegerán el rico sistema de raíces creado frente el ataque de enfermedades u hongos radiculares, además la planta también se beneficiara de su uso, ya que aumentara la capacidad de captación de nutrientes por parte de la planta, aumentando la producción general de masa vegetal.
  • La correcta oxigenación de las raíces también es vital. Necesitamos que el medio de cultivo tenga cierta cantidad de agua para que las raíces puedan hidratarse, pero también de oxígeno. Por lo que intentaremos no encharcar el sustrato o medio de cultivo no hidropónico, para evitar que las raíces se ahoguen. Un sustrato encharcado limita y reduce la cantidad de oxígeno e impide el desarrollo normal de la raíz, además es el entorno ideal para hongos perjudiciales.
  • También debemos de evitar un resecado excesivo del sustrato o medio, esto puede crear una pérdida de sistema radicular irrecuperable, lo que conlleva finalmente a un exceso de nutrientes, desorden alimenticio y finalmente en una gran disminución de la producción final.
  • A las raíces las gusta estar en un entorno húmedo y con un poco de temperatura, así que cuando vayamos a regar, el agua debe estar entre los 15°C y los 25°C. Por debajo o por encima de estas cifras, el agua en cuestión contendría poco porcentaje de oxígeno, además el agua con temperaturas inferiores a 15°C frena el desarrollo normal de las raíces. Una temperatura por encima de los 30°C puede llegar a cocer las raíces literalmente.

Como habéis podido comprobar, son varios factores los que hay que tener en cuenta para mantener las raíces en perfecto desarrollo y mantenimiento. En un primer momento puede parecer demasiado complejo, pero en cuanto tengamos asimilados y comprendidos estos datos nos daremos cuenta de que es más sencillo de lo que parece tener un excelente desarrollo del sistema radicular.

Ahora os voy a dar una forma rápida de poder controlar esto:

  1. Regar con agua de ósmosis o destilada.
  2. PH del agua de riego 5,5-6,5 siempre.
  3. EC no excederse de la cantidad recomendada para cada etapa de la planta.
  4. Enraizado: 0,4 a 0,6 EC.
  5. Crecimiento: 0,4 a 1,0 EC.
  6. Floración: 0,4 a 1,8 o 2,0 EC dependiendo de la variedad cultivada.
  7. Temperatura del agua entre 15°C y 25°C.
  8. Regar con la cantidad justa de agua y evitar que se reseque demasiado.
  9. Añadir bacterias y hongos beneficiosos.

Solo con que tengamos esto más o menos controlado, todo debe de ir sobre ruedas en nuestro sistema radicular.