Llega la temporada de plantar marihuana

Llega la temporada de plantar marihuana, la época de empezar a buscar nuestras semillas para plantar nuestra cosecha de exterior. A éste tipo de cultivo es al que más esfuerzo le dedicamos, ya que necesitamos cuidar de nuestras plantas unos 6-7 meses, así que hay que hacerlo bien para que no tengamos posibilidad de fallo al final de la cosecha.

Lo primero que tendremos que hacer será empezar a buscar una variedad que se adapte a nosotros. Debemos guiarnos más por un sabor que nos guste, por un efecto en concreto o por que se adapta a tu clima. La producción dependerá mucho de cuando la plantemos, de como la cuidemos y como nos salga la cosa. Si buscas una semilla por que digan que es productiva a lo mejor tienes mucha marihuana y luego no te gusta, o a lo mejor te sale poca, ya que la producción lo repetimos, la sacas tú.

Otra de las cosas que debes poner atención es que la variedad que elijas se adapte bien a tu clima para no tener problemas de hongos, si vives en un lugar húmedo donde hace frío a finales del verano coge Indicas abiertas de cogollo como White Russian o Mazar. Si vives en un clima caluroso donde se alarga el verano elige variedades de cogollo duro y buenas ramas, tipo skunk o Northern Lights, ya que sacaremos producción para todo el año con pocas plantas. Aunque en un clima caluroso podrás cultivar la que quieras, ya que a ese clima se adaptan todas.

Cuando tengamos nuestras semillas habrá que cultivarlas durante mucho tiempo, con lo que no tengas prisa. Germínalas con nuestro método, ya que así te saldrán las máximas posibles y sin fallos. Una vez germinada ponla en una maceta pequeña, como una teku 7×7, ya que son como los zapatos, después del 25 el 26, no podemos empezar directamente calzando un 45. Mientras las germinamos y asoman a la vida en las macetitas prepararemos el terreno para el resto de su vida.

Podemos o 1, cultivarlo en macetas o 2 en tierra madre. Si la cultivamos en maceta tendremos que preparar la tierra cada vez que trasplantemos, si lo hacemos en tierra madre debemos realizar abonados en polvo según las fases de la planta.

Cuando preparemos el terreno para el crecimiento, deberemos elegir un sustrato que venga Light y añadirle humus de lombriz, un saco de 3kg por cada 50L de sustrato. Con eso o rellenamos las macetas o hacemos un agujero en el suelo y plantamos ahí nuestra planta de marihuana una vez alcance algo de tamaño.

Tendremos que usar preventivos anti insectos (aceite de Neem) y anti hongos (propolix) para que no tengamos problemas prematuros en nuestras plantas, como plagas persistentes o oidio, el letal hongo que destroza nuestro cultivo habitualmente.

Así deberemos mantenerla hasta que llegue Junio, que llegará la fase de floración y tendremos que añadir otras cosas. Hasta ese momento no tendremos que aportar nada más que agua con el Ph regulado a 6, y si está en tierra madre cada mes aportarle una nueva dosis de humus hasta Mayo máximo. Si es en maceta cada vez que deje de crecer hay que trasplantar a una mayor, ahí aprovecha y mezcla con la tierra nueva el humus. Puedes usar un abono líquido de crecimiento como Bio Grow de Biobizz en vez de humus, pero el humus sale económico y es bastante efectivo también como enraizante.

Cuando lleguemos a verano haremos el artículo de la floración en exterior, mientras, crezcámoslas!!!

Autor del Artículo: Javier Chinesta, del equipo de GrowBarato Valencia.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 6 Promedio: 5)