LLega la temporada de cultivar en exterior

LLega la temporada de cultivar en exterior
5 (100%) 2 votos

Un año más entramos en el mes de marzo y comienzan a alargarse los días, las temperaturas empiezan a subir y el sol pega cada vez más fuerte. Llega la temporada de cultivar en exterior, y muchos son los cultivadores que se animan a comenzar con los preparativos, para aprovechar al máximo sus cultivos en exteriores.

LLega la temporada del cultivo en exteriorOtros cultivadores prefieren esperarse y comenzar sus cultivos más tarde, ya que si tenemos nuestras cepas totalmente al descubierto, pueden sufrir fuertes lluvias durante Abril o Mayo, lo que frena su crecimiento o incluso puede llegar a paralizarlas. Si vamos a cultivar en algún balcón o lugar donde las lluvias no vayan a golpear nuestras plantas directamente, podremos comenzar a germinar nuestras semillas ya, ya que este par de meses les hará ganar bastante ventaja en cuanto a tamaño. Si vamos a cultivar en una zona donde nuestras cepas estén expuestas completamente a las inclemencias del tiempo, se recomienda esperar un poco, ya que una fuerte lluvia podría echar a perder nuestras cepas.

Existen diferentes formas de cultivar en exterior, ya que son muchos los meses que dura el cultivo, por lo que nos ofrece la ocasión de realizar cultivos totalmente diferentes.

Plantar en exteriorUna de las cosas más importantes es saber que estamos cultivando, ya que muchos cultivadores noveles eligen sus semillas basándose en la foto, sin importarles las características específicas de esa variedad. De unas semillas a otras puede cambiarlo todo, ya que según genética, variará completamente su sabor y su efecto. Los tiempos de floración también cambian de unas variedades a otras, y no significa que con un tiempo mayor, vallamos a sacar una producción más pesada. Conocer la planta es importante, por lo que antes de seleccionarla deberemos saber sus características más importantes.

Algunos cultivadores le han cogido el punto a las variedades autoflorecientes, ya que aunque las cosechas sean bastante menos pesadas, nos permiten hacer hasta 3 o 4 cosechas en una sola temporada. Además se quedan en un tamaño mucho más compacto que las de temporada, por lo que son más fáciles de camuflar, lo que nos hará que sean mucho más difíciles de detectar por vecinos o autoridades. Antes de las autoflorecientes algunos cultivadores optaban por esconder las macetas a mitad tarde, lo que hacía creer a las plantas que los días empezaban a acortarse, por lo que las forzaban a cogollar mucho más rápido. De esta manera conseguíamos tener nuestras producciones antes, pero bajaba muchísimo el peso final, y no nos permitía realizar más cultivos en la misma temporada.

Las variedades de temporada nos ofrecen cosechas mucho más pesadas, pero también tienen una vida bastante mayor, por lo que pueden causar un número mayor de problemas, así que tendremos que tenerlas mucho más controladas.

Cultivar en exteriorPara que desarrollen los mejores ejemplares, se recomienda ir pasando de menor a mayor el tamaño de la maceta, llegando a trasplantarla hasta 2 veces si es necesario. Cuando hacemos un trasplante nuestra planta lo nota, mostrando primero un pequeño apagón, pero después del par de día la veremos más viva y grande que nunca. Al germinar la semilla deberemos colocarla previamente en una maceta pequeña, de 0.4L sería perfecta, para que desarrolle unas raíces lo más fuertes posibles. En un máximo de unas 2 semanas, veremos cómo las raíces comienzan a asomar por la parte inferior de la maceta, lo que será el momento perfecto para trasplantarla. Según el espacio del que dispongamos, podremos colocarla en macetas de 7L o de 11L, permitiéndonos realizar hasta otro trasplante más si lo deseamos. Conseguiremos plantas ya bastante grandes, pero si queremos formar auténticos árboles deberemos hacer todavía un trasplante más. Podremos trasplantarla a un contenedor de 50L, o si queremos podemos trasplantarla incluso a tierra madre, aunque deberemos tener un cuidado especial para no dañar las raíces.

El tamaño de la maceta no es el único factor a la hora de seleccionarla, pues también tendremos que tener en cuenta el color y el material. Las macetas blancas son especiales para exterior, ya que al moverse el sol la luz no pega siempre desde el mismo punto, y las macetas negras atraen demasiado la luz del sol. Las macetas blancas hacen que la luz rebote, por lo que retienen mucho menos el calor y es más difícil que las raíces lleguen a quemarse. También tendremos que seleccionar el material en función a lo que mejor se adapte a nosotros, ya que las macetas de tela podrían adaptarse perfectamente a nuestro cultivo. Permiten que las raíces estén mucho más aireadas y que por lo tanto crezcan más sanas, aunque al estar formado por paredes de tela nos limita mucho su movimiento, ya que corremos riesgos de que vuelque fácilmente.

Uno de los factores que decidirán en cuanto se quedará nuestra cosecha final será la utilización de tutores, ya que de esos dependerá que nuestras plantas dejen de centrarse en ensanchar sus cogollos. Los tutores se encargan de aportarle fuerza a la estructura de nuestra planta, ya que si llega un momento en el que nota demasiado peso en sus brazos, dejará de ensanchar cogollo para maximizar la resistencia de sus brazos. Deberemos colocar tutores en cada brazo para que no le cueste nada de fuerza cargar con el peso, y no frenará su producción hasta el momento que toque cortarla.

Prevención en exteriorTener las plagas y los hongos alejados de nuestro cultivo nos evitará muchos problemas, ya que según el tipo de plaga que sea, puede llegar a hacernos perder toda la cosecha. Si utilizamos el aceite de Neem desde las primeras etapas de la planta, ningún insecto se acercará a ella, ya que su olor los repele totalmente. Si llegan las plagas a tu cultivo te verás obligado a utilizar insecticidas más potentes, ya que una vez vean que el Neem realmente es inofensivo, dejará de molestarles su olor. Para mantener alejados los hongos también deberemos de prevenir, pero deberemos utilizar Propolix. Si un hongo fuerte como el Oidio se coge a nuestro cultivo, podremos decir que tenemos nuestras plantas para tirar, ya que las dejará totalmente inservibles. Además sus esporas son muy resistentes y aguantan el paso de los años, por lo que estarán ahí esperándote a que realices tu próximo cultivo.

Para que nuestras cepas den los mejores resultados necesitarán alimento, que le proporcionaremos en forma de fertilizantes. Utilizar los fertilizantes adecuados para cada etapa de las plantas es algo fundamental para conseguir las mejores producciones, por lo que algunas marcas de fertilizantes nos ofrecen tablas, para guiar a los cultivadores menos experimentados a hacer sus riegos correctamente. Si además le medimos los niveles de PH y de Ec nos estaremos asegurando de que se alimenta correctamente, ya que son dos factores que marcarán la diferencia en tus cultivos.

Estos solo son algunos de los consejos más básicos para optimizar vuestros cultivos, por lo que si os estáis preparando para la temporada de exterior, os recomendamos que sigáis estos consejos y lo notaréis a la hora de cortar.