¿Es legal el cultivo de cannabis en España?

Dada la actual prohibición del Cannabis en España, son muchos los consumidores que ven en el cultivo para consumo personal la vía más segura para ahorrarse posibles disgustos con las autoridades. Sin embargo, sigue siendo muy frecuente encontrar en foros especializados dudas sobre la legalidad de esta actividad. Por esa razón, en este artículo nos hemos propuesto intentar aclarar de una vez (hasta nuevo aviso) esta cuestión.

Hoja de marihuana | Imagen libre de derechos

Normativa española respecto a la marihuana

En primer lugar, conviene distinguir las diferentes normativas en las que se encuentra regulado el Cannabis en España. En el ámbito penal, el artículo 368 del Código penal tipifica como delito la ejecución de actos de cultivo, elaboración o tráfico, o de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, entre ellas la marihuana. De la interpretación jurídica de este artículo se deduce que el cultivo de Cannabis se considera delito sólo si está destinado al tráfico ilegal. La comisión de este delito conlleva penas de entre uno y tres años de prisión, y una multa cuya cuantía se calcula atendiendo al valor de la droga.

El vacío legal del auto-consumo

Nada se dice, sin embargo, del cultivo de Cannabis destinado a otros fines, como puede ser el auto-consumo. A falta de una normativa reguladora, han sido los jueces los encargados de rellenar este vacío legal. Así, la reiterada jurisprudencia del Tribunal Supremo ha llevado a una situación en la que, si bien el auto-consumo (y, por extensión, el cultivo para el mismo fin) sigue sin ser legal, tampoco se considera punible penalmente. Por lo tanto, siempre que se pruebe que no existe ánimo de traficar o simplemente facilitar el consumo a terceras personas (la Sentencia del Tribunal Supremo 3981/2015 reconoció que el ánimo de lucro no es un requisito del tipo del artículo 368), la conducta quedará fuera del tipo penal, por lo que se evitarías las penas arriba mencionadas.

Cultivo interior de marihuana | Imagen libre de derechos

A nivel administrativo, el cultivo de Cannabis se ha visto enormemente afectado tras la entrada en vigor de la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana, también conocida como “Ley Mordaza”. El apartado 18 del artículo 36 de dicha ley eleva a la categoría de sanción grave (castigada con multas que oscilan entre los 601 y los 30.000 euros) la ejecución de actos de plantación y cultivo ilícitos de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en lugares visibles al público, cuando no sean constitutivos de infracción penal.

A diferencia de la antigua Ley de Seguridad Ciudadana de 1992, que únicamente se limitaba a sancionar la tenencia ilícita y el consumo en lugares públicos, la Ley 4/2015 da un paso más al sancionar también el cultivo ilícito de Cannabis en lugares visibles al público. Sin embargo, la redacción del artículo 36.18 ha dado mucho que hablar, ya que, al incluir como elemento objetivo de la comisión de la infracción el hecho de que el cultivo se realice en lugares visibles al público, podría interpretarse que el cultivo de Cannabis, siempre que se destinase al auto-consumo y que se realizase en lugares no visibles, no sería constitutivo de sanción administrativa. De esta forma, el artículo 36.18 supondría la despenalización de facto del cultivo para consumo personal.
Si bien, esta realidad normativa no acaba de convencer a todos (la ley no especifica qué se entiende por “cultivo ilícito”, y, más concretamente, si el cultivo para el autoconsumo se encuentra incluido o no en esta categoría), lo cierto es que la lectura aperturista es la más extendida a día de hoy. Dada esta situación, el cultivo de interior es la opción más recomendable y segura para aquellos interesados en producir su propia marihuana. Esta recomendación es igualmente extensible a las asociaciones cannábicas.

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 18 Promedio: 4.6)