El término descarboxilación suena complicado y casi ilegible. Pero es mucho más sencillo ponerlo en práctica de lo que parece. De hecho, es fundamental si se quiere activar los efectos psicoactivos de la marihuana, ya que si se consume en crudo no producirá los efectos esperados. La cuestión es, ¿en qué consiste la descarboxilación?

Qué es la descarboxilación de la marihuana

La descarboxilación es un proceso químico que provoca una reacción molecular al aplicar calor a los cannabinoides no psicoactivos. Una vez suministrado calor a la marihuana, ésta activa sus propiedades psicotrópicas dormidas hasta entonces.

Ésto se debe a que los cogollo de marihuana en crudo se encuentran en su estado ácido, es decir, poseen THCA y CBDA que al exponerlos a cierta temperatura se transforman en THC y CBD respectivamente, los compuestos de la marihuana que le aporta sus característicos efectos. 

Ésto no significa que fumar el cannabis en crudo no produzca efecto alguno. Este caso es distinto, pues al fumar o vapear se produce la descarboxilación de la marihuana de forma automática, transformando el THCA en THC instantáneamente y otorgando a la hierba todas sus propiedades. No obstante, fumar o vapear no es incompatible con realizar una descarboxilación del cannabis antes para activar de una forma más efectiva los cannabinoides y terpenos.

Para realizar una exitosa descarboxilación es necesario controlar muy bien dos elementos: el tiempo y la temperatura. La forma más común de llevarla a cabo es horneando la marihuana triturada a 110ºC durante unos 45 minutos. Es importante no sobrepasar los 120ºC y controlar muy bien la temperatura, pues si ésta se supera algunos terpenos empiezan a volatilizarse y se perderá tanto aroma como propiedades. 

 A pesar de ser el horno el método más utilizado, también es posible hacer uso del microondas o emplear el baño maría, aunque éste último es menos frecuente.

Cómo descarboxilar marihuana

Descarboxilar la marihuana sólo es necesario cuando se va a ingerir en una receta cannábica, como cuando se añade a un brownie, a unas cookies, cuando hacemos mantequilla cannábica, etc.; pues al fumarla o vapearla, la llama del mechero o el calor del vape descarboxila automáticamente la sustancia por lo que no es preciso realizar previamente el proceso de descarboxilación para activar los cannabinoides.

Descarboxilacion de la marihuana

Éstos son los métodos más utilizados para ejecutar la descarboxilación.

Descarboxilación en un horno

Para efectuar este proceso utilizando un horno existen diferentes recetas que indicarán distintas temperaturas. Lo más común es mantener la marihuana en el horno 45 min a 110ºC. Pero es igual de efectivo dejarla unos minutos más (45-50 min) con el horno a 105ºC si se prefiere un proceso un poco más lento y cuidado. Del mismo modo, se puede hornear a 120ºC durante 30 minutos. Esta última opción es menos aconsejable ya que a partir de esta temperatura hay terpenos que empiezan a perder sus propiedades, además de haber un riesgo mayor de quemar el cannabis. 

Descarboxilacion de la marihuana horno

Para descarboxilar en un horno se han de seguir estos sencillos pasos:

  1. Precalentar el horno a 110ºC
  2. Triturar homogéneamente la marihuana con un grinder o mediante cualquier utensilio con el que se consiga el mismo efecto, para que el calor afecte a todo el vegetal seco por igual.
  3.  En una bandeja, colocar papel de horno y esparcir de forma uniforme la marihuana en una capa fina.
  4. Una vez el horno esté caliente, introducir la bandeja durante 45 minutos.
  5. Sacar la bandeja con cuidado para no quemarse.

La marihuana habrá pasado de un color verdoso a adquirir un tono marrón-amarillento. Esto es totalmente normal, significa que se ha descarboxilado con éxito.

Descarboxilación en un microondas

Ésta es la forma más rápida que existe para descarboxilar marihuana. También es la más peligrosa, pues el microondas aporta calor de forma más rápida y concentrada que el horno, por lo que habrá que controlar la temperatura y estar atento para no quemar la sustancia.

Éstos son los pasos a seguir para descarboxilar en un microondas:

  1. Triturar la marihuana con un grinder o similar.
  2. Colocar el vegetal sobre un plato e introducirlo en el microondas.
  3. Calentar durante 3 minutos a temperatura media.

¡Atención! Cada microondas es diferente por lo que es de suma importancia prestar atención al cannabis para certificar que la descarboxilación se ha realizado con éxito. Es posible que, tras realizar estos pasos, la marihuana necesite un poco más de calor, por lo que se repetirán los pasos indicados vigilando muy bien el producto para evitar que se queme. 

Es igual de necesario prestar atención durante el primer intento de descarboxilación, el microondas utilizado puede ser demasiado potente y llegar a abrasar los cogollos triturados. 

Para saber si el cannabis está bien descarboxilado hay que utilizar los sentidos. Por una parte, se ha de apreciar ese color marronáceo al que cambiaba con el horno. Por otra parte, se ha de notar un olor fuerte e increíble al producto, pero nunca a quemado.

Descarboxilación al baño maria

Es la forma más lenta de descarboxilar marihuana. La ventaja de utilizar este proceso es que el olor es casi completamente nulo (hasta que se abre la bolsa), por lo que la casa no quedará impregnada del intenso olor del cannabis descarboxilado. Además, es más complicado estropear el producto.

Para descarboxilar al baño maría se han de seguir los siguientes pasos:

  1. En este caso no habrá que triturar la marihuana, basta con romperla para que quede en trozos más grandes.
  2. Introducir el resultado en una bolsa y envasarla al vacío con ayuda de un dispositivo diseñado para este fin.
  3. Poner agua a hervir en un cazo o cazuela.
  4. Bajar la temperatura a unos 95ºC cuando empiece a hervir. Ésta es la mayor temperatura a la que se puede mantener el agua sin que llegue a bullir.
  5. Sumergir la bolsa en el agua durante una hora.

Otros métodos de descarboxilar marihuana: Descarboxilador Infusor Nebula

El Descarboxilador Infusor Nebula es un aparato diseñado exclusivamente para descarboxilar, tanto las flores de la planta de cannabis como las de cualquier otra planta que se vaya a utilizar para realizar un preparado botánico. Su controlador de temperatura mantiene un calor constante durante el tiempo exacto necesario para realizar un proceso óptimo. 

Como resultado, la marihuana obtenida será de una calidad extra con todos sus principios activos presentes, lo que le dará mayor efecto, sabor y aroma.

Para descarboxilar con este innovador dispositivo únicamente habrá que introducir los cogollos en trozos pequeños, escoger la temperatura y el tiempo indicado, y esperar a que los principios activos aparezcan sin tener que vigilar la marihuana durante todo el proceso.

En conclusión, descarboxilar marihuana es necesario, sobre todo, cuando se va a cocinar con cannabis. Si no se realiza este proceso los cannabinoides de las flores de la planta quedarán en su forma ácida y no se notarán sus efectos. Existen múltiples métodos de descarboxilación entre los que elegir según la necesidad de cada persona.

Erik Collado

Con más de 10 años de experiencia en el sector del cannabis, sus vivencias y aprendizaje son la base del éxito de GB The Green Brand.

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *