Como ocultar tus plantas de exterior

Como ocultar tus plantas de exterior
3 (60%) 1 voto

El precio de la marihuana en el mercado negro no hace más que aumentar, lo que antes era un producto con un precio justo para cualquier consumidor, ahora se ha convertido en un lucrativo negocio, donde muchos obtienen grandes beneficios, pero otros no pueden ni permitirse fumar. Este aumento de precio ha causado que este año sea uno de los que más se ha incrementado el número de consumidores que se han decidido a no pagar por un producto que pueden conseguir de forma gratuita y natural. Esto ha causado un disparo en el número de plantas cultivadas en exteriores, pues es el único medio al alcance de muchos fumadores.

Con el aumento de los cultivos en exterior, equitativamente ha aumenta el número el número de robos de estas plantas, lo que obliga a todo cultivador de exterior a estar preparado frente a los famosos “palos” de marihuana. Aun sabiendo que pueden entrar en nuestra propiedad y robarnos algo en lo que llevamos tiempo trabajando, la ley de derechos humanos nos prohíbe colocar cualquier pincho cerca de rejas o muros, además de trampas como fosas o similares. Esto nos obliga a buscar la forma de camuflar nuestro cultivo, ya que si lo descubren y deciden robárnoslo, va a ser muy difícil impedírselo.

Mallas de ocultación

El elemento que más se utiliza para camuflar plantas de marihuana son las mallas de ocultación, ya que se utilizan en chalets, campos, balcones, etc, por lo que no llamará la atención. Estas mallas comenzaron a utilizarse para separar campos y otras tareas agrícolas o de jardinería,  aunque poco a poco se fueron utilizando cada vez más para aumentar la privacidad tras vayas u otros muros transparentes, ya que ofrecen una gran intimidad, sin impedir el paso de los rayos del sol. A día de hoy es muy común encontrarlas en zonas residenciales, en prestigiosos chalets o en cualquier huerto. Colocada tras cualquier muro el cual esté tapado con una pequeña jardinera o arbusto, hará camuflarse todo en una única pieza, dando la sensación de que es la propia jardinera o arbusto, el que evita el paso de luz.

Otra malla similar, pero más utilizada para sombrear que para ocultar es la blanca, ya que ese color permite que se vean las plantas, en vez de camuflarlas como hace el verde. En cambio, estas mallas son especialmente efectivas para las típicas terrazas del interior de las fincas, ya que puedes colocarla de pared a pared tapando totalmente la visión a los pisos superiores. El color blanco permitirá que traspase la luz y dentro tendrás una zona muy acomodada, donde la luz no será muy intensa pero podrás cultivar cualquier genética debajo. Los vecinos verán que bajo de esa lona hay algo verde que podría ser cualquier planta de cualquier tipo, ya que la malla les impedirá ver con claridad.

Scrog

Si dispones de un balcón con muro pero buena iluminación, quizá la mejor opción para ti sea  la de hacer un Scrog rodeando todo el muro, de manera que tendrás plantas enormes y muy productivas, pero no se verá ni una simple hoja desde la calle. Lo único que necesitas es una malla Scrog y un poco depaciencia, ya que tendrás que ir enrollando los brazos a lo largo de la malla, de manera que su crecimiento no cese pero nunca supere la altura deseada.

Para este tipo de cultivos es necesario realizar la poda apical, ya que esto provoca un repentino freno en el desarrollo de las plantas, haciendo que el tronco se estanque y únicamente aumente el tamaño de sus brazos, lo que viene perfecto para el sistema de cultivo que queremos desarrollar.

LST

Si no dispones del espacio lateral suficiente como para hacer el sistema anterior, puedes comenzar a doblar y atar tus plantas, aportándoles una estructura más abierta y favorable para el paso de luz, lo que mejora la producción hasta en la parte más baja de cada brazo. Gracias a este sistema, podremos adaptar nuestras cepas a cualquier zona de cultivo, haciendo que formen la estructura que nosotros deseemos. Este sistema de cultivo conocido como LST, nos permite formar plantas muy productivas, que ocuparán el mínimo espacio, por lo que podremos introducir un número más elevado de plantas.

Con un poco de imaginación cualquier lugar con iluminación suficiente es perfecto para cultivar, solo tenemos que pensar la forma de aclimatarlo para que nuestras cepas queden camufladas. En ocasiones deberemos taparlas, otras deberemos mimetizar el entorno utilizando todo tipo de materiales, o incluso otras con doblar la planta y forzarla a crear una estructura específica será suficiente.