Cómo evitar excesos y carencias de nutrientes

Puntuación del post

Es fácil tener problemas de excesos y carencias de nutrientes en nuestras plantas de marihuana si no tenemos un poco de experiencia. Aun así, hay muchos casos en los que teniéndola es muy complicado saber al 100% cuales han sido las causas.

Por ello os vamos a dar unos pequeños consejos básicos para evitar que esto suceda y conseguir llevar nuestro cultivo hasta el final sin sobresaltos.

Calidad y control del agua de riego

Conocer el agua con la que vamos a trabajar es uno de los factores más importantes que tenemos que tener en cuenta.

 Solemos trabajar con 5 tipos de agua generalmente:

  •  Agua de grifo: su calidad dependerá de la zona geográfica donde nos encontremos, en zona del mediterráneo y sur de la península la calidad es pésima, conteniendo infinidad de metales pesados y contaminantes nocivos para la salud de las plantas. En el centro y norte peninsular encontraremos mejor calidad, dependiendo de la zona en concreto obtendremos un agua que nos permitirá trabajar sin crear problemas en la salud de nuestras niñas. Aunque lo más inteligente es pedir un análisis de calidad de nuestra agua de grifo y asegurarnos de que está compuesta, en algunas comunidades este análisis es gratuito y en otras no.

Cómo evitar excesos y carencias de nutrientes

Cómo evitar excesos y carencias de nutrientes

 

 

 

 

 

  • Agua destilada: este tipo de agua se caracteriza por no contener sales minerales, conteniendo una EC de 0,0 aunque el PH por carácter general suele ser alto 7,5-8,0, que con un simple reductor de PH podremos calibrar hasta los niveles ideales que oscilan entre 5,5-6,5. Esta agua es ideal, el único inconveniente es su coste, aunque si tienes un cultivo pequeño quizás podría interesarte este tipo de agua.

Cómo evitar excesos y carencias de nutrientes

Cómo evitar excesos y carencias de nutrientes

 

 

 

 

 

 

  • Agua embotellada: tenemos infinidad de opciones en el mercado de las cuales podemos ver su composición detallada en la etiqueta, esto nos facilita la labor a la hora de seleccionar una marca de agua embotellada para el riego de nuestras plantas. El PH varía entre las diferentes marcas igual que la EC. Las proporciones de ciertos minerales pueden ser demasiado altas dependiendo de la marca, para nuestro tipo de cultivo nos interesan las aguas de baja mineralización. En este caso el inconveniente es el coste, aunque como en el caso del agua destilada, si tienes un cultivo pequeño esta puede ser una buena opción.

Cómo evitar excesos y carencias de nutrientes

Cómo evitar excesos y carencias de nutrientes

 

 

 

 

 

 

  • Agua osmotizada: este tipo de agua suele ser la ideal, ya que al pasarla por los filtros de osmosis y dependiendo del modelo podemos llegar a purificar el agua de grifo hasta un 99% libre de minerales pesados y contaminantes. El único inconveniente es el precio de los sistemas de osmosis inversa, aunque sin lugar a dudas es la opción más acertada. Nos proporcionara una fuente segura y fiable de agua de calidad en nuestra propia casa. Solo tendréis que cambiar los filtros cada cierto tiempo.

Cómo evitar excesos y carencias de nutrientes

 

  • Agua de pozo: más comúnmente utilizada en cultivos de exterior, es un tipo de agua de la que no se tiene un control de los componentes exactos y suelen estar contaminadas en su mayoría por cantidad de metales pesados, restos de pesticidas y/o químicos que son aplicados en la superficie para cultivos intensivos de fruta y hortaliza. Estos contaminantes se filtran a través de las capas superficiales de la tierra hasta depositarse finalmente en estos pozos. Por ello es un poco arriesgado utilizar este tipo de agua al no conocer sus componentes. Aun así podemos hacer un análisis y asegurarnos de que está formada.

Cómo evitar excesos y carencias de nutrientes

Cómo evitar excesos y carencias de nutrientes

 

 

 

 

 

 

 

Después de este repaso sobre los tipos de agua más comúnmente usados para cultivo de cannabis nuestra recomendación que utilicéis agua destilada o la osmotizada, por contener una baja mineralización y estar libres de contaminantes externos.

Como ajustar el PH y la EC.

Recordar que para tener un control del agua que vallamos a utilizar finalmente lo ideal es trabajar con un medidor de Ph y EC y los valores que debemos mantener son los siguientes:

  • PH: Mantendremos los valores entre 5,5 y 6,5. Si queremos trabajar siempre con un mismo nivel de PH el recomendado es de: 6,2 y/o 6,0.
  • EC: Si vamos a regar solo con agua, la EC debe de ser 0,4. Tenemos productos específicos para subir la EC de 0,0 a 0,4, como el Sensi Cal-Mag de Advanced Nutrients o los mono nutrientes de Canna Calcio y Magnesio. Si nuestra EC es superior a 0,4 solo podremos reducir este nivel añadiendo agua destilada con EC 0,0, o agua osmotizada con EC 0,0.
  • EC: Si vamos a abonar nuestras plantas, hay que tener en cuenta que la demanda de alimento va aumentando con forme vamos avanzando en las etapas de crecimiento y floración. Empiezan con una demanda aproximada de 0,4 hasta 1,2 de EC en la etapa de crecimiento y de 1,2 hasta 1,8 o 2,2 de EC dependiendo de la variedad de marihuana y tipo de cultivo.

La clave:

Esta parte es una de las más importantes para controlar la acumulación de nutrientes en el sustrato, ya que es este motivo por el que solemos tener problemas de excesos o carencias en nuestras plantas de cannabis.

Recordar siempre que vallamos a regar, es muy importante asegurarnos de que un 20% como mínimo del abono o agua de riego debe escurrir, drenar o lixiviar por la base de la maceta. De este modo nos aseguraremos el arrastre de los nutrientes no aprovechados por la planta y acumulados a partir de la mitad del sustrato hasta el fondo. De este modo la próxima vez que abonemos o reguemos nuestras plantas, nos aseguraremos de recomponer con nuevos nutrientes el sustrato y que quede repartido por todo el medio de cultivo lo más homogéneo posible.

Con este método tan sencillo evitaremos en un 75% los típicos problemas de:

  • Cosechas pobres de poca producción.
  • Carencia de nutrientes por bloqueo.
  • Exceso de sobre-fertilización.
  • Plantas mal formadas y desarrollos raquíticos.
  • Perdida de dinero por gasto innecesario de producto.
  • Mal sabor al fumar.
  • Mala presencia de las flores.
  • Bajo aprovechamiento del potencial genético de la variedad trabajada.