Cómo deshidratar setas

Una de las mejores formas que hay para realizar un correcto estudio sobre las propiedades que contienen las setas, es hacerlo a partir de setas deshidratadas. Por ello, vamos a enseñaros a cómo deshidratar setas de diferentes formas y a cómo conservarlas de la mejor manera, para que mantengan sus propiedades intactas y evitar que se pudran.

La base para conseguir que las setas se encuentren en perfectas condiciones para su conservación, es intentar conseguir que pierdan casi la totalidad de la humedad, para ello, vamos a comentar diferentes métodos, de entre los cuales, debes seleccionar uno según tus posibilidades. Pero no te preocupes por ello, ya que todos los métodos que vamos a mostrar son perfectamente válidos, y simplemente varía el tiempo en el que se va a conseguir el punto óptimo de deshidratación para su estudio y/o conservación.

Cómo deshidratar setas | Desinfección

Antes de comenzar con la recolección de las setas y con su posterior deshidratación, es importante desinfectar la zona de trabajo, al igual que los materiales y los recipientes que se van a utilizar en el proceso.

Desinfectar zona de trabajo

Para desinfectar la zona de trabajo, podemos utilizar agua destilada junto con una disolución de lejía al 5 o al 10%. También necesitaremos 2 paños o trapos limpios, uno para mojarlo con esta mezcla de agua y lejía y pasarlo por la superficie en la que vayamos a trabajar y otro para pegar varias pasadas, empapado solo con agua destilada para dejar la zona desinfectada y sin restos de lejía. Después, solo hay que dejar que la zona se ventile durante un par de horas y ya estaría lista para comenzar a trabajar.

Materiales necesarios para desinfectar la zona de trabajo:

  • Agua destilada
  • Lejía sin aromatizar
  • 2 Paños limpios
  • Guantes de látex sin talco

Desinfectar herramientas de trabajo y recipientes para la conservación

Independientemente del material que vayamos a utilizar para la deshidratación de las setas, este se debe desinfectar para evitar que se contaminen o que las probabilidades de hacerlo sean las mínimas posibles. Por norma general, este tipo de labor no se suele realizar por la mayoría de cultivadores de setas para su estudio y es posible que gran parte de los problemas que suceden con la setas recolectadas vengan por no tomar estas medidas de seguridad e higiene.

Material para la desinfección de las herramientas y de los recipientes de conservación:

  • Alcohol
  • Mechero
  • Agua destilada
  • Lejía sin aromatizar
  • Guantes de látex sin talco

Si se utilizan tijeras o algún tipo de pinza de acero para la recolección y posterior manipulación, se deben mojar en alcohol y prender con un mechero, asegurándonos de que la parte que va a tocar la seta está en llamas. Después, se deben enjuagar en un recipiente con agua destilada para eliminar los posibles restos de alcohol y se deben colocar encima de una superficie desinfectada y/o encima de papel de cocina sin aromatizar.

El futuro recipiente hermético, se debe rellenar con agua destilada y un 5 o un 10% de lejía. Después, hay que agitarlo enérgicamente durante unos cuantos segundos para desinfectarlo por completo, una vez hecho esto, se debe enjuagar un mínimo de 3 veces solo con agua destilada, después se deja secar en una zona desinfectada y listo.

Una vez tenemos preparada y desinfectada la zona de trabajo, es el momento de dar comienzo con los pasos previos a la casi completa deshidratación de las setas.

Cómo deshidratar setas | Pre-secado

Antes de comenzar con el secado definitivo, es necesario realizar un primer desecado, el cual se suele realizar dejando las setas separadas encima de una servilleta, en una zona oscura y un poco ventilada. De esta forma, se consiguen que las setas pierdan un alto porcentaje de humedad de forma natural. Este método es el más utilizado por todos los cultivadores de setas para su estudio y lo cierto es, que no es una mala práctica. Este proceso puede durar más o menos días dependiendo de la época del año y de las condiciones de la zona de secado. Lo ideal, es comenzar con el proceso de deshidratación completa, cuando las setas adquieran una textura más o menos quebradiza.

Material necesario para el pre-secado:

  • Guantes de látex sin talco
  • Papel de cocina sin aromatizar
  • Ventilador
  • Platos de cocina
  • Termohigrómetro

Para conseguir un buen pre-secado y evitar que durante su conservación aparezca moho y tengamos que tirar toda la cosecha, es muy importante que la zona se haya desinfectado como hemos comentado anteriormente, que quede completamente a oscuras, que haya una cierta corriente de aire (ventilador) para acelerar el proceso de perdida de humedad y con la ayuda del termohigrómetro controlar que la humedad del ambiente no supere el 55%.

Una vez hemos realizado este primer paso de pre-secado, se podrían utilizar estas setas para realizar estudios o análisis sin problemas, aunque para que sus propiedades se mantengan intactas y se puedan realizar análisis incluso varios años después, es totalmente necesario realizar una deshidratación casi al 100%. Primero vamos a nombrar el material necesario y después los diferentes métodos que hay para hacerlo.

Cómo deshidratar setas | Secado

Para conseguir secar o deshidratar casi por completo las setas previamente pre-secadas, se pueden utilizar varios métodos, algunos muy sencillos y otros un poco más complicados y como hemos comentado al principio, deberás elegir el que mejor se ajuste a tus posibilidades. Por otro lado, una práctica muy recomendada para evitar tener que abrir y cerrar el bote hermético cada vez que queramos analizar  una o varias setas, con el riesgo que ello supone, es el uso de varios botes herméticos de reducido tamaño para introducir y repartir la cosecha entre ellos.

Material necesario para deshidratar setas:

  • Guantes de látex sin talco
  • Botes de cristal herméticos
  • Papel de cocina sin aromatizar
  • Bolsas de gel de silicio (opcional-desecante)
  • Sales de Epson (opcional-desecante)
  • Deshidratador de alimentos (opcional)
  • Vermiculita (opcional-desecante)

Deshidratar setas método 1 | Secado con bolsas de Gel de silicio

Coloca un par de servilletas en el fondo del bote de cristal y deposita varias setas sin que lleguen a acumularse demasiado. Es preferible colocar unas pocas sin que lleguen a tocarse demasiado entre ellas. Por último introduce una pequeña bolsita de silicio como las de la ropa para mantener la humedad a raya. Con una bolsita por bote es más que suficiente. Si tan solo dispones de un par de botes, siempre puedes hacer pisos colocando papel, setas y papel e intentando no prensarlas demasiado.

Deshidratar setas método 2 | Secado con deshidratador de alimentos

Introduce las setas previamente pre-secadas en el interior del deshidratador de alimentos dejando algo de espacio entre ellas. Regular la temperatura a unos 55° C y déjalo actuar durante aproximadamente 8 horas. Este proceso se puede realizar de forma parecida en un horno, aunque preferimos el deshidratador, ya que nos deja más margen para no cometer errores. Recuerda limpiar concienzudamente el deshidratador después del uso de las setas, ya que es posible que hayan quedado esporas en el interior.

Deshidratar setas método 3 | Secado con vermiculita

Forma una capa de 1 o 2 cm vermiculita en el fondo de los botes de herméticos, coloca una capa de papel de cocina y coloca encima las setas. Este método es bastante sencillo y se parece mucho al del uso de gel de silicio. Este es más bien una alternativa para los casos en los que no tengamos bolsas de silicio o queramos hacerlo de forma económica.

Deshidratar setas método 4 | Secado con Sales de Epson

Este es el método más laborioso de realizar, ya que hay que preparar previamente las Sales de Epson, aunque si se hace bien, es seguramente la mejor opción que tenemos, gracias a que después de su deshidratación, es una tremenda captadora de humedad ambiental.

Cómo preparar sales de Epson como desecante

Para preparar las Sales de Epson, es necesario disponer de un horno y de una bandeja para horno. Se debe colocar una capa de 1 cm de sales en la bandeja y después se debe introducir a media altura en el horno, el cual debe haber sido pre-calentado a unos 220 -250° C. Más tarde, se debe tapar la bandeja y se debe dejar en el horno aproximadamente durante 2 horas, con la intención de conseguir que las sales pierdan toda su humedad y vuelvan estar listar para rehidratarse con la poca humedad que todavía contengan las setas guardadas junto a él. Estas sales las puedes conseguir en la farmacia sin problemas.

Nada más se hayan preparado la sales de Epson, es muy importante introducirlas en los botes herméticos para evitar que comiencen a captar la humedad del ambiente. La mejor manera de hacerlo es introduciendo una capa de 1 cm en el fondo del bote hermético, después, se debe colocar un par de hojas de papel de cocina y por último, se deben colocar la setas encima, con cuidado de que no toquen las sales de Epson.

Conclusión:

Como hemos podido ver, lo más importante para un correcto almacenaje y conservación de las setas, es el control de la humedad del recipiente de conservación y la seguridad de que han perdido la mayoría de la humedad interna. De lo contrario, el periodo de tiempo apto para su estudio puede verse reducido de forma drástica.

Recordamos a nuestros lectores, que las recomendaciones que estamos dando son solo para el  estudio y análisis de las setas, y nunca para su consumo y experimentación. Growbarato.net no se hace responsable de un mal uso de este artículo informativo.