>> Semillas>> Semillas feminizadas

Semillas feminizadas

 Semillas feminizadas

Uno de los resultados del prohibicionismo fue la constante búsqueda de poder favorecer la presencia de plantas hembras de cannabis en los cultivos, ya que el macho tiene poco poder psicoactivo, la limitada y peligrosa posibilidad de cultivar cannabis tenía que dar un resultado seguro, evitando polinizaciones, perdidas de espacio y tiempo en la diferenciación del sexo, para no conseguir nada más que un macho no útil al fin del usuario que busca tanto un efecto lúdico como un efecto medicinal.

Por este motivo, las empresas se inclinaron en buscar la manera de poder elevar la presencia de plantas hembras en los cultivos. En un primer momento, lo que se hacía era seleccionar plantas hembra resistentes a los estreses, cuanto más resistente se presentaba, cuanto mejor madre podía ser y menos hermafroditismo presenta en la generación sucesiva, desde allí, se usaba clonar la planta seleccionada y, revertirle el sexo para que, a pesar de ser genéticamente XX manifieste un sexo de XY, de esta manera será posible polinizar las plantas hembras que no se han revertido. De esta manera la generación sucesiva será genéticamente XX ya que los padres, tanto por un lado como por otro, son XX ambos.

En los años 90 esto se podía conseguir usando una elevada concentración de giberelina, hormona que existe de forma natural en las plantas, que ayuda a decidir cuál sexo manifestar, dependiendo de la concentración que haya en la planta. Este método no aseguraba una feminización estable y homogénea como el método que se usa hoy en día, aun así, no hay ninguna manera de feminización al 100%, la que se usa ahora alcanza un 99,7%, debido a que puedan aparecer flores machos en caso de estreses de la planta por varios motivos. Hace años era más fácil encontrarnos hermafroditas en los cultivos, ahora, gracias al STS (Tiosulfato de plata) podemos encontrarnos una proporción mucho menor de hermafroditas, casi roza lo 0, pero será mucho más sensibles a la contaminación lumínica y otro tipo de estrés que nos puede cambiar el sexo de la planta durante el cultivo.

Hay que especificar que los casos de hermafroditismo de la planta de cannabis, pueden presentarse en casos de mala selección genética y cultivo no idóneo, cuando no se respetan las necesidades de la planta pueden aparecer hermafroditas. Esto quiere decir que la contaminación lumínica, estrés de temperatura, exceso de fertilizante, todo eso puede afectar la planta hasta el punto de poder manifestar los 2 sexos en la misma planta, lo que se conoce como hermafrodita.

Ventajas de las semillas feminizadas

La ventaja de usar este tipo de semilla, como hemos comentado al principio, es evitar de encontrarnos plantas machos durante el cultivo y que puedan polinizarnos el cultivo asi encontrando la fastidiosa semilla que, no solo nos rebaja el nivel de THC si no que también nos estropea bastante el sabor a la hora de fumar, nos limitaría la producción de flores, y nos haría gastar tiempo, esfuerzo y espacio para ningún tipo de resultado útil menos que un incremento de una posible pena en caso vengamos descubiertos de parte de la policía.

Desventajas

La desventaja que tienen en frente a las semillas regulares (macho y hembra) es el vigor, por algún motivo aún oculto, la semilla feminizada no tiene el mismo vigor que puede tener una semilla regular, por esto hoy en día, podemos diferenciar los bancos de semillas que tengan buena calidad de lo que no tienen buena calidad solamente con el cultivo de sus genéticas y proporcionando voluntariamente, o no, algún estrés para ver su estabilidad, si el banco de semilla en cuestión ha utilizado unas plantas regulares para poder crear su genética, notaremos un vigor y una resistencia a los estrés mucho mayor que las plantas creadas a partir de plantas feminizadas, la producción será mayor en plantas regulares siempre y cuando salgan hembras y se hayan cultivado en iguales condiciones.

Posiblemente, ese vigor que tienen las semillas regulares, es debido al hecho de no haber pasado por ningún tratamiento químico de feminización cual es el STS o con la giberelina, es vigor no solo se traspasa a la generación futura, si no que también a los esquejes, enraizaran mucho más rápido los clones de las regulares que los clones de las plantas feminizada.

Otra ventaja de las regulares, es la posibilidad de hacer tus propios cruces, pudiendo elegir el fenotipo y la variedad que más te guste, cruzándola como tu quieras, a parte de esto, enseña a cultivadores a saber diferenciar entre flores machos y flores hembras.

Si no sabes que semilla elegir, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo que te asesorá gratuitamente